Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Un aniversario para evitar el olvido

"El espíritu de Ermua que surgió tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco se tambalea hoy tras la ignominia de Sánchez de pactar la Ley de Memoria con Bildu. Un partido que sigue sin condenar a ETA"

Avatar del Editorial DNEditorial DN10/07/2022
Miguel Ángel Blanco fue asesinado por ETA el 13 de julio de 1997, tras ser secuestrado tres días antes. Hoy se cumplen veinticinco años de su desaparición a manos de los terroristas y de que estos sometieran al conjunto de la sociedad española a un chantaje imposible a cambio de la vida del joven concejal del PP en Ermua. La reacción de la población para salvar a Miguel Ángel se convirtió en una vigilia estremecedora de manifestaciones. En una espera angustiosa de ciudadanos aferrados a un hilo de fe en la piedad improbable de los terroristas que acabaría rompiéndose con la fatídica noticia. ETA ejecutó su amenaza de la manera más vil. El País Vasco y España entera se fundieron en un abrazo, arropando entre la impotencia y la rabia a sus padres y a su hermana. Pero hubo quienes no tuvieron dudas en situarse al lado de los asesinos. Quienes ofrecieron a ETA la cobertura del silencio primero, de la justificación después y del olvido finalmente. Y quienes tampoco se sintieron concernidos por el clamor que exigió la liberación de Miguel Ángel y condenó su asesinato, demostrando así que para la izquierda abertzale la autodeterminación era en realidad un subterfugio totalitario a imponer bajo la dictadura etarra. Precisamente por ello resulta una ignominia y una afrenta intolerable para la memoria de Miguel Ángel y de todas las víctimas del terrorismo que el PSOE haya pactado con EH Bildu la futura Ley de Memoria para que quede a su gusto. Un paso más en esa concesión a la infamia ante la que la izquierda abertzale se relame por la entrega de un Sánchez dispuesto a renunciar a los principios más elementales para permanecer en el sillón. Que a Bildu, un partido que sigue sin condenar la violencia terrorista ni sus crímenes, se le conceda la ocasión de reescribir la memoria de este país, sólo puede generar la máxima repulsa e indignación en todos los demócratas de bien. En los escalofriantes días del secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco surgió el espíritu de Ermua. Un espíritu que hoy se tambalea por el propósito de Sánchez de blanquear a Bildu a cualquier precio.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE