Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Miedo a una nueva recesión

El Banco Central Europeo ha de manejar con extrema cautela la subida de tipos para que la lucha contra la inflación no hunda el crecimiento económico

Avatar del Editorial DNEditorial DN27/06/2022
La persistencia de una inflación fuera de control, que no ofrece indicio alguno de relajarse a corto plazo, ha empujado a intervenir a los bancos centrales con un aumento de los tipos de interés, ya aplicado con vigor por la Reserva Federal en Estados Unidos y anunciado a partir del próximo mes por el BCE. Esa medida está encaminada a frenar el desbocado ascenso de los precios para que no frustre la recuperación en marcha. Pero, paradójicamente, uno de sus inevitables efectos es una cierta contención del crecimiento al penalizar el consumo y la inversión, lo que obliga a manejarla con un extraordinario tino tanto en los tiempos como en la intensidad para evitar que, en un contexto de deterioro de las perspectivas económicas, desemboque en una nueva recesión. Ese temor ha cobrado fuerza ante la eventualidad de que un IPC insensible a las decisiones de los gobiernos desencadene subidas de tipos más agresivas de las barajadas hasta ahora. La Reserva Federal norteamericana acaba de elevarlos 0,75 puntos, lo que añade presión al BCE, que tiene previsto un ascenso del 0,25% en julio y otro en septiembre. Las supuestas ventajas de ese viraje en la política monetaria no son todavía visibles. Sí lo son ya, en cambio, sus efectos nocivos para los países más vulnerables. El incremento de las primas de riesgo en España, Italia y Grecia por el peligro de impago de sus gigantescas deudas que observan los inversores ha obligado al BCE a salir en su ayuda, lo que ha rebajado de momento la presión. El fuerte alza de los precios en la Eurozona no obedece a un consumo desbocado, sino al brusco encarecimiento de la energía y a otros efectos de la guerra en Ucrania, a la que no se vislumbra una pronta salida. De ahí que sea necesario afinar al máximo la subida de tipos para que no estrangule más la actividad. El acierto del BCE en ese ámbito y en impedir una fragmentación en las garantías que ofrece la deuda de los países del norte y del sur determinará el futuro inmediato de nuestra economía.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE