Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Boris Johnson, contra las cuerdas" 

Avatar del Editorial DNEditorial DN21/01/2022
La revelación de fiestas semanales en el 10 de Downing Street, cuando el Reino Unido se encontraba sujeto a las medidas más estrictas que el Gobierno de Boris Johnson ha aplicado frente a la pandemia, ha restado tanta credibilidad al actual primer ministro que se enfrenta a una creciente contestación en las propias filas conservadoras. Tres hechos dan cuenta de la envergadura de la crisis entre los ‘tories’. Por un lado, la presunción de que tan escandalosas noticias tendrían que ver con la revancha del asesor que contribuyó decisivamente al triunfo del brexit y del propio Johnson, Dominic Cummings. Por otro, la intervención en la Cámara de los Comunes de David Davis, secretario de Estado para la Salida de la UE entre 2016 y 2018, en la que proclamó un histórico “en el nombre de Dios, váyase”. Por último, la denuncia del presidente conservador del Comité Constitucional de Westminster, aconsejando a los parlamentarios de su grupo que se hayan visto coaccionados para defender a Johnson a poner el caso en manos de la policía. Por encima del reproche moral y político que le dirigen algunos de sus correligionarios pesa el debilitamiento demoscópico del particular carisma del actual premier cuando los laboristas cogen ventaja en las encuestas. El enroque de Johnson, sacudiéndose responsabilidades sobre lo ocurrido, resulta aún más irritante. La relajación en las medidas frente al covid anunciadas ayer contra el parecer científico y sanitario, cuando la curva de infecciones no alcanza todavía su pico en el Reino Unido, caricaturiza en el populismo la sensación ciudadana de que la política partidaria prevalece sobre el criterio de los expertos como vía de escape. Puede que la personalidad a prueba de todo de Johnson se imponga entre los conservadores. Pero, aun en ese caso, su autoridad saldría tan resentida dentro de su partido que no podría superar un próximo contratiempo. El primer ministro está en manos de los parlamentarios de su partido, que aspiran a mantener su respectivo escaño en los próximos comicios, un objetivo más difícil cada día que se extiende el escándalo.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE