Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"No hay manera de poner cara a cada uno de los ministros"

Artículo de Lucía Baquedano

Avatar del Lucía BaquedanoLucía Baquedano19/07/2021
Como son tantos los ministerios que ahora tenemos en España, apenas nos ha dado tiempo de memorizar sus nombres y muchísimo menos los de los ministros titulares. Si además uno es eso que se suele llamar mal fisonomista, no hay manera de poner cara a cada uno de ellos hasta que por uno u otro motivo se afaman y empezamos a conocerlos mejor.
Y justo ahora, cuando ya sabíamos el nombre, apellido y fisonomía del que tiene costumbre de pasear a horas intempestivas por aeropuertos, donde casualmente una vez se encontró con una señora conocida suya que tenía prohibida la entrada en nuestro país; o nos habíamos quedado con cara y nombre de quien aseguró que los hijos no son de sus padres, va el presidente y de un plumazo destituye a no se cuántos y nombra a otros tantos, a quienes poco a poco iremos conociendo, y a ver qué pasa.
Hay ciudadanos que se lamentan de la caída de tal o cual ministro mientras otros se alegran. Sobre todo los que por culpa de la mal gestionada pandemia han perdido su trabajo. Les consuela saber que los ricos también lloran, aunque nadie cree que los recientemente destituidos vayan a engrosar la lista del paro o acabar en las colas del hambre piensan eso del mal de muchos, que siempre consuela.
Lo que ahora preocupa a los gobernados no es precisamente el latazo de aprender los nombres de los nuevos ministros. Lo que preocupa es qué pasará con la ley Celaá de la enseñanza, si acabaremos con el covid o él acabará con nosotros, si harán algo con las pensiones, en una palabra si realizarán el trabajo a ellos encomendado mejor que sus antecesores, que al parecer dejaron tanto que desear que incluso quien los nombró, ha decidido apartarlos de su cargo a toda prisa. Por mi parte y como nunca he oído hablar de ninguno de ellos, sé que tardaré en conjuntar ministerio, nombre y cara, pero deseo de verdad que cumplan a la perfección su cometido. Lo necesitamos, porque sería bueno para todos.
volver arriba

Activar Notificaciones