Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

OPINIÓN

"El Gobierno no debería confiar en que con la manifestación de Colón han acabado sus aprietos para decretar los indultos a los líderes del 'procés"

El país en su conjunto puede acabar pagando un altísimo precio de tensión partidaria

Avatar del undefinedDiario de Navarra14/06/2021
La concentración convocada por Unión 78 fue secundada por decenas de miles de personas en la plaza de Colón de Madrid. El llamamiento “contra la concesión de indultos a los condenados por sedición en Cataluña, y en apoyo al Poder Judicial, atacado por el Gobierno Sánchez, y en defensa de la igualdad ante la ley de todos los españoles, sin excepción” contó con el PP, Vox y los dirigentes de Ciudadanos. Aunque, a diferencia de la foto de 2019, esta vez la formación de Pablo Casado -algunos de cuyos responsables territoriales excusaron su ausencia- y la de Inés Arrimadas trataron de evitar retratarse junto a Santiago Abascal, con el propósito de respetar la diversidad de sensibilidades que confluyeron en Colón, y de que Vox no resultase la más beneficiada del encuentro. El rotundo rechazo de los presentes es una muy seria advertencia de que los indultos -que parte del independentismo recibirá con desdén y otra parte tratará de asimilar a la amnistía- por su significado y por la deliberada intencionalidad política de su concesión, constituyen un factor de quiebra de la cohesión constitucional. El Gobierno da por supuesto que las medidas de gracia son imprescindibles para la normalización política de Cataluña y de las relaciones de la Generalitat con las demás instituciones del Estado. Pero aunque la concesión de los indultos sea una potestad exclusiva del Consejo de Ministros, al decretarlos es el país en su conjunto el que puede acabar pagando un precio altísimo de tensión partidaria y desconfianza mutua. Se equivocan el presidente y su Gobierno al despachar la movilización de ayer acusando a los partidos que la apoyaron de dedicarse a la “política pequeña” frente a la estrategia de alcance que representarían los indultos. Porque son muchas las miradas que ven en la medida un ejercicio de puro tacticismo ventajista. En Colón no estuvieron representados todos los ciudadanos a quienes les contraría y mucho la concesión de los indultos y los pactos con los secesionistas que persiguen quebrar el marco constitucional. El Gobierno no debería confiarse en que al sumarse PP, Vox y Ciudadanos a una misma convocatoria, rebaje la contestación de aquellos que preferirían no ser partícipes de una dinámica polarizada.
volver arriba

Activar Notificaciones