Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

OPINIÓN

"El régimen de Mohamed VI no tiene escrúpulos en utilizar a adolescentes y menores como arietes"

El régimen de Mohamed VI no tiene escrúpulos en utilizar a menores y adolescentes como arietes involuntarios de una mezcla de venganza y chantaje contra España y la Unión Europea

Avatar del undefinedDiario de Navarra19/05/2021
La crisis migratoria desatada en Ceuta no puede desligarse de la quiebra que revela en las relaciones entre España y Marruecos. Resulta estremecedor descubrir que en las localidades marroquíes próximas a esa ciudad autónoma y a Melilla viven miles de jóvenes dispuestos a aventurarse para dar un salto a nuestro país y a Europa. Pero es descorazonador percatarse de que el régimen de Mohamed VI no tiene escrúpulos en utilizar a adolescentes y menores como arietes involuntarios de una mezcla de venganza y chantaje. Una situación en la que se han visto también hombres y mujeres adultos alentados por rumores intencionados a acercarse a las costas españolas que son a la vez la frontera de la UE. Lo ocurrido desde la madrugada del lunes atestigua que África encierra millones de voluntades migratorias, de necesidades y aspiraciones por escapar del hambre y la persecución. Es previsible que su presión sobre la frontera sur europea y las aguas del Estrecho se intensifique. Un desafío que las instituciones de la Unión y los gobiernos nacionales deben afrontar regulando unitariamente la inmigración legal y evitando que los compromisos políticos y financieros hacia los países de origen y tránsito en África se vuelvan en contra de aquellos que los migrantes ven como destino. “Hay actos que tienen consecuencias”, declaró la embajadora de Marruecos en Madrid, sabedora de que el asunto se añadiría a las tensiones internas de la política española, tras ser convocada por la ministra Laya. El Gobierno pudo acoger al líder del Frente Polisario de una manera más franca. Pero en ningún caso podía sortear la petición de Argelia para cuidar de la salud de una persona y de un interlocutor ineludible en el contencioso del Sáhara. El presidente Sánchez se trasladó a Ceuta y Melilla en un gesto con el que subrayó la españolidad de ambas ciudades y garantizó la seguridad de sus habitantes, tras anunciar que quienes accedan a nuestro territorio de manera irregular serán devueltos a Marruecos si no son menores o no presentan perfiles de vulnerabilidad. Un gesto imprescindible de afirmación de la soberanía nacional. Pero que requiere del restablecimiento de vínculos de mínima confianza con Rabat para contener la avalancha migratoria.
volver arriba

Activar Notificaciones