Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
Editorial

Más hechos y menos palabras

Las esperanzas de una aceleración de la vacunación no deberían relajar la actitud institucional ni el comportamiento ciudadano frente a la cuarta ola que ya es evidente

  • Diario de Navarra
Actualizada 07/04/2021 a las 06:00

El presidente Pedro Sánchez expuso ayer el calendario de vacunación que maneja el Gobierno, insistiendo en que 33 millones de españoles estarán inoculados para antes de que finalice agosto. Los hitos que señaló el presidente parecen hoy una serie de metas que invitan al escepticismo, dada la lentitud con que ha transcurrido el primer trimestre de la campaña. No porque resulte imposible que nos sean suministradas las vacunas contratadas desde el marco de la Unión Europea; o porque nuestro sistema público de salud no sea capaz de administrar todas esas dosis con prontitud. Es que los imponderables van más allá de los incumplimientos de AstraZeneca. Tampoco vale de mucho comparar la tasa de vacunación alcanzada en España con la de los otros socios europeos, cuando es toda la Unión la que se ha quedado atrás respecto al resto del mundo desarrollado. Sólo la constatación de que se cumplan los objetivos fijados por Sánchez para este mes de abril podrá acreditar la verosimilitud del calendario anunciado. Siempre a la espera de que las autoridades autonómicas certifiquen la viabilidad del plan. El compromiso de alcanzar una serie de metas de vacunación durante la primavera y el verano ofrece a la sociedad y a los sectores económicos más directamente afectados una perspectiva imprescindible a la hora de planear la reactivación de la vida personal, la reapertura o ampliación de negocios, la previsión de contrataciones y de líneas de financiación. Pero para que los anuncios de Sánchez -“nos encontramos al principio del fin”- despejen el horizonte estival, su optimismo no debería soslayar el desafío inmediato de la cuarta ola epidémica. La esperanzadora llegada de millones de dosis vacunales a partir de este mes no debería relajar la actitud institucional ni el comportamiento ciudadano frente a una incidencia acumulada que va a más. El presidente declaró que su propósito es no recurrir al estado de alarma una vez que el vigente expire el 9 de mayo. Pero se mostró inconsistente al transferir al Consejo Interterritorial de Sanidad la responsabilidad subsiguiente, dando por supuesto que los tribunales avalarán las decisiones del órgano de coordinación como “de obligado cumplimiento”.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE