Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

OPINIÓN

"¡Mira mamá, ese señor y esa señora van desnudos!"

Avatar del Lucía BaquedanoLucía Baquedano05/03/2021
Hace casi un año que la llevo, que la llevamos todos, así que tenía que haberme acostumbrado a ella y ponérmela al salir de casa tenía que resultarme tan natural como coger las llaves o el bolso, o ponerme los zapatos. Y sin embargo a veces lo olvido, por lo que hace algún tiempo que llevo una en cada uno de mis bolsos que ya me han sacado del apuro en alguna ocasión, evitando mi vuelta a casa, cuando ya en el portal o en la calle descubro mi despiste. Si nunca dejo de ponerme los zapatos cuando voy a salir, ¿por qué no ocurre lo mismo con la obligatoria mascarilla?, me pregunto cuando esto ocurre, porque tenía que haberme acostumbrado.
Y admiro a los niños, ya que al parecer han aceptado el covid y sus inconvenientes con gran naturalidad. Las madres dicen que sus hijos no se rebelan al ponerse la mascarilla, que ni siquiera se quejan por tener que estar en el colegio, tanto en clase como en el recreo con ella puesta. Y cuando dando mi paseo habitual veo a un grupo de tres o cuatro dando patadas al balón con media cara oculta, me avergüenzo por haberme bajado un poco la mascarilla en un momento que no se cruzaba nadie en mi camino, para aspirar profundamente, con ganas, ese aire exterior que de repente me parece tan puro que parece un crimen desaprovecharlo.
Dicen que pronto nos vacunarán, pero que la vacuna no nos librará de la mascarilla y que tendremos que llevarla todavía algún tiempo, al menos hasta que todos estemos vacunados y se compruebe la eficacia de las vacunas, pero yo no las tengo todas conmigo ¡se dicen tantas cosas! Cuando veo a todos esos niños que pasean en sus silletas y nos miran sin temor, pienso que tal vez crean que los adultos somos así, que no tenemos boca ni nariz, o que estas deben llevarse tapadas, lo que me hace temer que cuando al fin un día salgamos a la calle con la cara descubierta, alguno nos señalará con el dedo, y muerto de risa gritará: ¡Mira mamá, ese señor y esa señora van desnudos!
volver arriba

Activar Notificaciones