Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión

¿Para qué la mediación?

María de Araoz Ezpeleta.
María de Araoz Ezpeleta.
  • Marian Garjón/María de Araoz E.
Actualizada 21/01/2021 a las 17:38

Una pregunta habitual que hacemos a las personas que participan en un proceso de mediación es ¿para qué has venido a mediación? Ya que viene a ser una manera respetuosa y sencilla tanto de romper el hielo, como de conocer que temas preocupan a la persona y qué expectativas tiene del proceso que se inicia.


En estas fechas, gracias a los días conmemorativos, se habla más de mediación y otros sistemas de resolución de conflictos, algo que nos encanta a las personas que nos dedicamos a este campo, es la oportunidad de exponer nuestra apasionada defensa de estos procesos que consideramos parte del derecho de acceso a la justicia que tiene la ciudadanía.


Para las personas que nos dedicamos a la mediación, la pregunta es una de nuestras herramientas, por ello, hoy nos hacemos esta pregunta: ¿para qué la mediación?


En el siglo XXI se ha elevado a categoría filosófica el reconocimiento. Reconocer, hacer objetivo el conocimiento, es una palabra que tiene tres acepciones: identificar, recordar, agradecer.


Por tanto, reconocer nos lleva a momentos de generosidad y momentos de paz.


Consideramos que una de las posibles respuestas a la cuestión ¿para qué la mediación? Es que nos sirve para reconocer y para reconocernos. Reconocer los conflictos, reconocer nuestras escalas de prioridades, reconocer nuestras opciones y posibilidades y, sobre todo, reconocer a la otra persona/s, al prójimo, reconocer la importancia de decir, de poder decir, de lo dicho y de lo no dicho y reconocer la escucha.


Este reconocimiento es fundamental en todos los tipos de mediaciones posibles, entre dos o más personas, mediaciones familiares, civiles, mercantiles, laborales, penales, comunitarias, administrativas, organizacionales, sociales o institucionales ya que el denominador común en todas ellas es la presencia de personas y esto, por obvio, a veces se olvida.


Una característica de los conflictos de alta escala es que se produce la cosificación de la otra persona, de forma que, cuanto más nos bloquea nuestro conflicto, más difícil nos resulta reconocer al ser humano, la búsqueda del reconocimiento posibilita la buena gestión del conflicto.


Como mediadoras, lo que procuramos en el proceso de mediación es que se genere una mutualidad, un espacio de experiencias en el cual se produzca un reconocimiento mutuo de las personas mediadas en un contexto de ayuda mutua no violenta. El reconocimiento mutuo va más allá que el reconocimiento recíproco, porque el recíproco depende del reconocimiento de la otra persona para otorgar el mío, sin embargo, el mutuo se produce sin condiciones ni condicionamientos.


Algunas personas hablan de la mediación como utopía, efectivamente es una utopía si entendemos este concepto como ideal y esperanza para trabajar en mejorar lo que hay, como autoreflexión, como variaciones imaginativas y como función transcendental que implica salir de sí y trabajar por lo que creemos.


Valgan estas líneas también para reconocer la dedicación, buen trabajo y esfuerzo de tanta gente que apuesta por la mediación, reconocimiento a las personas que han hecho del Gobierno de Navarra una de las instituciones actuales junto con Consejo General del Poder Judicial que apoyan de manera efectiva la mediación, reconocimiento a las personas que posibilitan la prestación del Servicio Mediación Familiar de Gobierno de Navarra que este año cumple 20 años de intensa dedicación y ayuda a muchas familias, reconocimiento a ANAME asociación referente en el ámbito de la mediación penal, reconocimiento a Cámara Navarra por su implicación en llevar la mediación al ámbito empresarial, reconocimiento al Colegio de Abogados por tutelar e impulsar un centro de mediación, el CEMICAP, y divulgar la mediación y otros sistemas de resolución de conflictos entre todos los operadores jurídicos, reconocimiento a las dos Universidades con las que contamos en Navarra por su trabajo de estudio y difusión de estos métodos, reconocimiento a todas esas personas, entes privados y Fundaciones que se dedican a la mediación con profesionalidad y compañerismo.


Especialmente un reconocimiento a las personas y organizaciones que estando en situación delicada confían a la mediación y a los profesionales de la mediación su conflicto.
Por último, reconocer a las generaciones presentes y futuras que van a generar espacios de participación, en los que la mediación y otros métodos de resolución de conflictos serán las herramientas de gestión y diálogo.

María de Araoz Ezpeleta y Marian Garjón Parra Mediadoras Equipo Creatalent


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE