Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

OPINIÓN

Los principios morales y éticos no permiten excepciones

Avatar del Editorial DNEditorial DN25/12/2020
El rey Felipe VI se enfrentaba a su discurso institucional probablemente más difícil, ante un país azotado por la pandemia y los efectos económicos y sociales que ha producido. Nunca la sociedad española ha vivido una situación como la actual ni ha estado tan preocupada como ahora.
Por ello, el Rey quiso hacer un discurso cercano a los problemas de la gente, los ocasionados por el virus, con miles de muertos en España y en el mundo, y los económicos, que están afectando a los más vulnerables, y especialmente a los jóvenes.
Felipe VI admitió la gravedad de la situación, pero lanzó un mensaje de esperanza en el futuro: "Ni el virus ni la crisis económica nos van a doblegar".
Habló de afrontar el futuro con determinación y seguridad, y pidió un gran esfuerzo nacional de unión y solidaridad para salir adelante.
Existía una gran expectación por ver si Felipe VI se refería al anterior Jefe de Estado, el rey emérito. Y no hizo falta que lo nombrase para que todos vieran reflejado en sus palabras el compromiso de la institución monárquica: "Los principios éticos obligan a todos sin excepciones y están por encima de cualquier consideración, incluso de las personales o familiares".
El monarca quiso dejar claro que la ejemplaridad en las conductas no es negociable en un Estado de derecho. Ese fue su compromiso, como el de los principios democráticos y constitucionales que rigen nuestro país, "nuestro sistema de convivencia", "nuestro modo de entender la vida", "nuestra visión de la sociedad y del ser humano".
Un mensaje, quizás dirigido a quienes ponen en duda la legitimidad democrática del actual sistema político que nos hemos dado los españoles. Sin embargo, para quienes se manifiestan abiertamente contrarios a la existencia de la Monarquía como institución del Estado, ningún mensaje del Rey va a convencerles.
volver arriba

Activar Notificaciones