Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
Opinión

Autónomos, la solución para volver a la normalidad

Hemos planteado al Gobierno del Estado desvincular del estado de alarma la prestación extraordinaria de cese de actividad y la exoneración de cuotas

Juan Carlos Equiza
Juan Carlos Equiza
  • Juan Carlos Equiza
Actualizada 09/06/2020 a las 06:00

En estos últimos meses todos estamos comprobando que un virus que se ha hecho “viral”, no entiende de clases sociales, ni de credos religiosos, ni de nacionalidades, ni de fronteras, ni de economías. Un virus que nos mata, por faltarnos algo que, podríamos decir, no vale nada: el aire.

Pero también, este maligno bicho trae además de enfermedad, miedo, impotencia y un lado menos oscuro, pero no por ello menos grave, un parón económico que conlleva la destrucción del tejido empresarial y la pérdida de empleo.

Estamos ante una crisis sanitaria que tiene graves consecuencias en la economía y que acucia entre los más pequeños, aquellos que con mucho esfuerzo mantenían empresas familiares y que sostienen la economía de muchas pequeñas localidades.

En Navarra, 408 autónomos, empresarios con familias, han perdido durante este año su sustento y el de sus trabajadores. Y los que siguen en pie viven una montaña rusa de dudas e inseguridades que han compartido de cerca con sus gestores y asesores. Cada nuevo día traía una nueva normativa, sin importar que fuera domingo, que fueran altas horas de la noche… se ha legislado en el último minuto, se ha corregido en el último segundo, se han concedido aplazamientos cuando ya estaba todo tramitado.

Complicada y llena de incertidumbre es la situación económica a la que nos enfrentamos los autónomos tras esta pandemia. Y sin embargo, somos la solución, activar a los autónomos es activar la economía. Apoyar a los autónomos es volver a la normalidad.

La prestación extraordinaria de cese de actividad ha supuesto un alivio para cuatro de cada diez autónomos, bien porque se vieron obligados a cerrar sus negocios o porque los ingresos de los mismos cayeron un 75%. Por primera vez los autónomos hemos tenido conciencia clara de la importancia que tiene nuestra base de cotización, ya que los 700 euros de media de la prestación, 661 euros para aquellos que cotizan en base mínima, ha sido para la mayoría insuficiente para afrontar los muchos gastos que mes a mes han ido llegando. En Navarra, tras esta prestación directa que llegó a 17.654 autónomos, se han ampliado con dos nuevas ayudas directas para los que han tenido que cerrar su negocio y para los que perdieron al menos un 30% de su facturación.

La figura de los ERTES también ha supuesto un elemento esencial de protección para los asalariados que dependen de nuestro colectivo y para las empresas y negocios que los cobijan.

Sin embargo, la continuidad de estas ayudas, actualmente vinculadas al estado de alarma la primera y hasta el 30 de junio la segunda, favorecerá o no un escenario temprano de recuperación económica. Conscientes en ATA del largo y tortuoso camino que nos espera hemos planteado al Gobierno del Estado desvincular del estado de alarma la prestación extraordinaria de cese de actividad y la exoneración de cuotas y ampliarlo en el tiempo ya que la recuperación de los negocios no se hará de la noche a la mañana.

Pero también hemos querido dejar muy claro que esta prolongación no debe estar ligada a sectores o cnaes específicos sino a la caída de ingresos, ya que por ejemplo un fotógrafo de prensa está trabajando con normalidad, mientras que un fotógrafo de estudio ha visto truncadas su actividad económica este año con la cancelación de bodas, comuniones o bautizos y ambos profesionales están bajo el mismo epígrafe. Esta es una de esas ocasiones en las que hay que mirar con lupa, dependiendo de la casuística particular, al detalle, uno por uno cada caso porque cada autónomo que sufre son muchos puestos de trabajo que pueden perderse. Esa economía después no se recupera.

La caída del 75% de ingresos, comprobable por las mutuas en las declaraciones trimestrales, es una referencia objetiva que debe permitir extender estas ayudas mientras se mantenga la situación al menos hasta final de año y que también admite que el autónomo renuncie a las mismas cuando mejore su negocio.

Pero además tampoco podemos olvidarnos de los más débiles, los denominados autónomos de temporada aquellos cuya actividad está ligada a la estacionalidad (feriantes, guías turísticos, hostelería, montadores de espectáculos y conciertos…), ya que en su mayoría no volverán a tener actividad hasta la próxima temporada y muchos de ellos no estaban dados de alta en el momento de publicarse el decreto de alarma con lo que se han visto fuera de cualquier ayuda o prestación. Para ellos hemos propuesto al gobierno su inclusión siempre que demuestren noventa días cotizados entre abril y octubre del año anterior y se den de alta durante el estado de alarma.

Esperemos que estas propuestas que actualmente estamos negociando lleguen a buen puerto y que junto a una mejora considerable en las líneas ICO, sean la palanca de recuperación de un sector empresarial tan importante en nuestro país como los autónomos. De no ser así, si no nos escuchan, más de medio millón de autónomos en España cerrarán sus negocios antes de las campanadas.

Juan Carlos Equiza. Presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Navarra (ATA Navarra)


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE