Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
opinión

Sentencia de 'La Manada': ¿Abuso o agresión?

José Murugarren
José Murugarren
Actualizada 28/04/2018 a las 09:25

La sentencia establece una condena por abuso pero no por agresión. Los jueces de la Audiencia Provincial creen que el atropello sexual grupal de cinco hombres contra una mujer se produjo sin violencia. Pero la misma sentencia admite que la mujer, una chica de 18 años víctima del ataque, fue metida en un portal y “rodeada por cinco varones, de edades muy superiores y fuerte complexión (…) se sintió impresionada y sin capacidad de reacción”. ¿Es que la violencia precisa siempre de una paliza? ¿Es indispensable abofetear a la víctima, patearla y que ella se retuerza, grite horrorizada para acreditar la agresión? ¿No es suficiente la intimidación, la sensación confesada de miedo, la claustrofobia de verse rodeada por cinco varones de constitución fornida encelados en mantener unas relaciones sexuales que en ningún caso la chica consintió? ¿Pero por qué a las mujeres se les exige exhibir un parte de lesiones físicas para demostrar unas heridas que la han roto por dentro para siempre?

Los jueces argumentarán que su labor es valorar hechos, pruebas y testimonios e interpretar la ley a partir de los términos que fija el Código Penal. Sin embargo, algo está ocurriendo en la calle. Ayer salieron miles de personas en toda España reivindicando mayor dureza contra las agresiones sexistas. El motivo concreto era el atropello sexual que padeció la chica de los Sanfermines de 2016 pero ese repugnante suceso es solo un capítulo más del extraordinario movimiento en defensa de los derechos de las mujeres al que como sociedad estamos asistiendo. La primera manifestación colectiva gigantesca de este sentimiento se produjo el pasado 8-M. España entera y Navarra no fue una excepción, salió a la calle en una huelga que pedía igualdad real para la mujer. Algo se mueve con fuerza, con tanta que es ya una revolución del nuevo tiempo. Y las revoluciones vienen con la intención de quedarse y construir un nuevo orden legal. Las leyes las hacen los ciudadanos. Ayer fue una multitud la que salió a la calle reclamando el delito de violación para los cinco responsables de abusar sexualmente de la joven de los Sanfermines. Y quienes redactan las leyes deben ser sensibles precisamente con la forma de interpretar la realidad y sus carencias de los ciudadanos. La revolución de las mujeres reclama una especie de nuevo sentido común que evoluciona a toda velocidad y que en derechos de las mujeres no se parece, afortunadamente en nada, al que hace solo 50 años era colectivamente asumido. Mirando la foto de portada de este periódico con la plaza Consistorial abarrotada de gente, no parece que pueda estar lejos el convencimiento colectivo de interpretar que encerrar en un portal entre cinco varones corpulentos a una joven y someterla a todo tipo de vejaciones sexuales es una violación y no un abuso sexual.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE