Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Economía

Tarjetas revolving: cómo reclamar en caso de queja tras la sentencia del Tribunal Supremo

El principal motivo de queja de estas tarjetas es el interés tan alto que se aplica a la devolución a plazos del préstamo

Las tarjetas de crédito y débito que circulan en España superan los 80 millones
Algunas de las tarjetas 'revolving' más comunes en España son las de Ikea y Alcampo
Actualizado el 16/07/2021 a las 12:37
Ya se han hecho famosas las tarjetas ‘revolving’ y no precisamente por sus ventajas de aplazar los pagos y ofrecer un buen crédito. Su popularidad viene de la mano del número de reclamaciones judiciales y extrajudiciales en relación a sus condiciones que han crecido en un 212% en el último año y en un 800% en los dos últimos años.
Estas reclamaciones se han multiplicado a raíz de la sentencia del Tribunal Supremo sobre una tarjeta comercializada por WiZink Bank que supuso la nulidad del contrato entre las partes por existir un interés remuneratorio usurario.
Este es el principal problema que presentan las tarjetas ‘revolving’. Ofrecen un límite de crédito determinado que puede devolverse a plazos, a través de cuotas periódicas, pero la deuda derivada del crédito se renueva mensualmente. Esta deuda aumenta exponencialmente, porque el interés aplicado a las mensualidades es muy alto.
CÓMO RECLAMAR
Existen dos formas de reclamar a nuestro banco si tenemos una queja de la tarjeta ‘revolving’. La primera de ellas no requiere acudir a un juzgado ni contar con la presencia de un abogado. Consiste en contactar con el servicio de atención al cliente de nuestro banco para presentar un escrito con la incidencia en cuestión y esperar a que nos conteste ofreciendo un nuevo acuerdo. Sin embargo, en este tipo de reclamación, los bancos suelen aprovechar el posible desconocimiento del usuario para retrasar su respuesta u ofrecer acuerdos no muy ventajosos para el cliente.
La otra opción es realizar una reclamación judicial. Esta siempre debe ser nuestro segundo camino, ya que debemos agotar las posibilidades que no requieran llegar a juicio. Si realizamos una simple reclamación al banco con la presencia de un abogado, seguramente nos ofrecerán un buen acuerdo para arriesgarse a tener una sentencia en contra que les obligue a devolver al cliente lo que corresponda y pagar los costes del proceso judicial.
RECLAMACIONES JUDICIALES
No son muchos pasos los que requiere llevar a cabo una reclamación judicial. Una vez contamos con un abogado, deberemos presentar una demanda, que tendrá que ser admitida por el juzgado en cuestión y este señalará la fecha del juicio. Pero, ¿compensa pleitear por los conflictos bancarios?
La jurisprudencia referida a las tarjetas ‘revolving’ es muy clara. Incluye la Ley de Represión de la Usura que data de 1908 y determina como nulo cualquier contrato de préstamo, extensible a un crédito, en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y desproporcionado, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de una situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales.
Esta ley no especifica qué se considera un interés superior al normal del dinero, pero el Tribunal Supremo indica que un interés usurario es aquel que supere el doble del interés medio habitual en las operaciones de crédito al consumo de la época en la que se haya firmado el contrato.
volver arriba

Activar Notificaciones