Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Premio al Directivo del Año

José Antonio Canales (Viscofan): “Hay que quitarse complejos y salir a comerse el mundo”

El director general de Viscofan expresó su confianza en la capacidad de los profesionales españoles y su buena preparación respecto a sus homólogos en el mundo

Ampliar José Antonio Canales, durante su discurso de agradecimiento
José Antonio Canales, durante su discurso de agradecimientoJesus Caso
Actualizado el 17/09/2022 a las 08:31
José Antonio Canales, director general de Viscofan, se mostró este viernes visiblemente emocionado con el Premio al Directivo del Año, un reconocimiento que, pese a recaer en su persona, hizo extensivo a los “más de 5.000 empleados con los que cuenta Viscofan por los cinco continentes”. “Somos embajadores de Navarra por todo el mundo y lo hacemos gratis. Vender Navarra no es promocionar solo a Osasuna, que también, o los Sanfermines, que también, sino valores como trabajo, liderazgo, productividad, calidad, excelencia, honestidad y orgullo de tener la bandera de Navarra y España en nuestras fábricas por todo el mundo”, afirmó con convicción ante los más de doscientos asistentes al evento organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) y por DN Management, plataforma online de información empresarial de Diario de Navarra, así como con el patrocinio del Gobierno de Navarra, Caixabank y el concesionario de Lexus en Pamplona.
Un orgullo que no le impidió reconocer que, fruto de su experiencia viajando por todo el mundo a lo largo de las últimas décadas, Navarra padece una importante desventaja respecto a países como Alemania, Francia, Reino Unido o Estados Unidos: “Somos más pobres y eso limita mucho el poder competir de tú a tú porque nuestras empresas tienen menos margen de error”. A pesar de ello, mostró una fe inquebrantable en la calidad humana y capacidad de los profesionales patrios. En ese sentido, incidió en que cualquier directivo o profesional español “le da mil vueltas a lo que hay ahí fuera”, una ventaja que abarcaba “formación, educación, valores humanos, ética y capacidad de compromiso”. “Hay que perder los complejos y salir a comerse el mundo. Podemos hacerlo y debemos hacerlo”, arengó desde el estrado.
Fueron las dos principales conclusiones en su discurso de agradecimiento en el que también hizo un especial llamamiento a las nuevas generaciones. Canales les animó a “salir al extranjero una temporada” y dejar de lado las comodidades del hogar para conocer mundo. “No pasa nada, Osasuna va seguir jugando y el vermú en la Plaza del Castillo se va a seguir consumiendo. Viajad cuatro o cinco años, ved el mundo. En Pamplona se vive de maravilla, pero es importante tener la perspectiva que te da el estar fuera para valorar más lo que hay dentro”, les propuso.
Dirigiéndose más específicamente a los miembros más jóvenes de la APD, se atrevió a darles varios consejos: “No compliquemos las cosas, seamos simples: la distancia más corta entre dos puntos es la línea recta, no las curvas aunque estén peraltadas. Hay que hablar poco y escuchar mucho a todos los miembros de la organización. Es bueno incentivar al equipo para que se equivoque, ya que eso es síntoma de que se toman decisiones. Es verdad que hay que intentar que los fallos cada vez sean menos, pero no hay que tener miedo a cometerlos. No hay que dudar en rodearse de gente más lista y mejor que uno mismo y, por último, resulta clave lograr que cada miembro del equipo lo ponga todo encima de la mesa”.
LA FAMILIA, UN PILAR
El director general de Viscofan quiso dar protagonismo también al papel que su esposa, María Zubizarreta Delclaux, ha jugado en su trayectoria profesional, una mujer “valiente” que dejó atrás “una vida fácil y cómoda” para coger las maletas y cruzar el charco hasta Brasil. Un valor que también ha demostrado “superando las dificultades que a veces plantea la salud”. “Ahora tiene la paciencia muchas veces de verme llegar tarde y tener que hacer muchos viajes. Sigue siendo un pilar muy fuerte para poder estar aquí. Al resto de la familia también y a mis amigos. ¡Qué importante es tener buenos amigos!”, exclamó. Tampoco se olvidó de su hijo Jaime y de su hija Cristina, que viajó por sorpresa desde Estados Unidos para asistir a la entrega del premio.
En referencia a la actualidad, no quiso mostrarse “agorero o catastrofista”, pero tampoco esquivó la verdad ante el difícil panorama que se avecina: “Vienen tiempos duros”. Canales se atrevió a dar una receta con cuatro ingredientes para lidiar con las dificultades venideras: educación, tecnología, fiscalidad y energía. En cuanto a lo primero, abogó por cultivar entre los estudiantes el valor del esfuerzo y el espíritu de superación. Respecto a la tecnología, propugnó un uso racional de la misma y destacó el “papel vital” que va a jugar la ciberseguridad. En cuanto a la fiscalidad, reclamó cambios para hacerla “más atractiva” y, en relación con la energía, pidió que Navarra se convierta en un referente en la producción del hidrógeno verde.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE