Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Proyectos

Carlos Ros:“Atraer industria es nuestra única forma de fijar población”

La nueva cabeza visible de los empresarios de la merindad estrena el cargo con la confianza en que proyectos como el campus de FP salgan adelante y una referencia, la de las Tierras Altas de Escocia, como ejemplo de cohesión territorial

Carlos Ros Zuasti, tras ser elegido presidente de Laseme en el exterior del ctel  junto a la antigua impresora que preside su entrada
Carlos Ros Zuasti, tras ser elegido presidente de Laseme en el exterior del ctel junto a la antigua impresora que preside su entradaMONTXO A.G.
Actualizado el 10/07/2021 a las 11:19
Acaba de relevar a Guillermo Erice al frente de una asociación que agrupa a 123 empresas de la merindad de Estella con un total de 2.000 trabajadores y el objetivo de seguir sumando. Y de hacerlo hacia el sur. Con la mirada puesta en un Eje del Ebro al que Carlos Ros Zuasti - ingeniero estellés de 51 años nuevo presidente de Laseme- se refiere como parte de la estrategia de una entidad que ha ido creciendo estos últimos ocho años tras perder asociados en la crisis anterior. Hay satisfacción por ese lado, pero se quiere seguir avanzando en la misma línea. Abrir la puerta a las nuevas incorporaciones. Entre ellas, se encuentra en proceso de hacerlo la multinacional Mondélez, la galletera de Viana.
¿Qué tipo de empresa predomina hoy entre los asociados?
El tamaño habitual en Tierra Estella, en general medianas empresas con unos 15 trabajadores de media.
¿Satisfechos con el número alcanzado?
Es cierto que hemos recuperado poco a poco las bajas de la anterior crisis e incluso crecido, pero aumentar este número es nuestra razón de ser y lo que nos da más fuerza para representar a Tierra Estella. Nos gustaría trasladar a su tejido económico que se asocie y nuestras puertas están abiertas para todo el que quiera venir.
¿Por qué cuesta llegar a esa parte de la comarca que concentra, además, las grandes agroalimentarias?
Económicamente el Eje del Ebro, con municipios como San Adrián, Andosilla o Azagra, tiene mucha fuerza, pero es donde menos asociados tenemos. De alguna manera, hablamos de una zona que se vale por sí misma y creemos que no siente por ello tanta necesidad de asociarse, pero sí nos gustaría que sus empresas formaran parte de Laseme.
Empezó en la junta en una crisis y la preside en otra. ¿Cómo valora sus consecuencias en el tejido económico de Tierra Estella?
Parece que los datos están diciendo que de esta crisis sanitaria se está saliendo de una manera bastante razonable. Los problemas que tenemos en Tierra Estella vienen de atrás. El tejido empresarial más o menos se mantiene, pero no aparecen empresas nuevas salvo casos muy concretos y, sin embargo, las existentes van perdiendo trabajadores. Poco a poco y desde hace veinte años. Ese es el principal problema, tratar de parar la sangría y dinamizar el tejido empresarial con otros campos o empresas nuevas.
¿De qué forma?
Nosotros no tenemos la capacidad. Somos un ente muy pequeño que funciona con las cuotas de los asociados. Entendemos que la solución, ya no solo del tejido empresarial sino de la despoblación que sufre la comarca, requiere de soluciones políticas. Lo que hace falta es una política activa y decidida por parte del Gobierno de Navarra para dar soluciones. No es fácil, pero sí requiere de una discriminación positiva hacia estos territorios. Cuando una empresa está pensando instalarse en Navarra o se generan nuevas iniciativas de emprendimiento, tendría que darse una política realmente de facilitar su instalación. Por ejemplo, poniendo a su disposición suelo subvencionado con medidas fiscales.
O empezando por dar respuesta a las demandas que se piden desde hace tantos años.
También tiene que conseguirse. Que no tengamos problemas con el suministro eléctrico o con la fibra óptica. Todo este tipo de infraestructuras tendrían que estar resueltas. No es fácil, pero hay un ejemplo en Europa donde se ha logrado dar la vuelta a la situación. Las Tierras Altas de Escocia. Llevan trabajando en esto 40 años porque no es algo que se resuelva de hoy para mañana.
¿Puede concretar cómo?
La cobertura de banda ancha está al cien por cien y crearon un ente que se encargó de este desarrollo al margen de lo político. No dirigido por cargos públicos sino por técnicos, que son los que van aportando las ideas. Luego requiere una inversión pública y privada que favorece esos proyectos. Por ejemplo, en 2008 pusieron en marcha una universidad que tiene 70 campus diseminados por todo el territorio. Campus algunos de ellos con más de cien alumnos y que suman más de 8.000 estudiantes, además de otros estudios complementarios. La población ha crecido un 20% y su modelo se ha convertido hoy en el paradigma de Europa estudiado por otros territorios. No se puede plantear lo que vayas a hacer para tratar de revertir la situación pensando siempre en una amortización económica. La rentabilidad es también social, conseguir la cohesión territorial.
En esa dirección plantean el campus de FP ¿Es optimista respecto a su ejecución?
Tenemos muy buenas sensaciones y la idea está gustando mucho en los dos departamentos del Gobierno de Navarra donde la hemos presentado. Lo que pretendemos es un campus de Navarra situado en Estella que aporte nuevas titulaciones totalmente actualizadas y preparadas para lo que realmente demandan las nuevas tecnologías. Robótica, ciberseguridad, impresión funcional en un campus con una formación integral, también con instalaciones deportivas. A la vez, en línea de lo que está proponiendo Europa, valorizar la Formación Profesional. Que se entienda por la sociedad como una vía tan válida como la universidad. En la comarca tenemos todo el respaldo de los entes políticos y sociales. Hay ilusión y estamos convencidos de que el Gobierno de Navarra nos va a apoyar y que va a ser la apuesta definitiva para conseguir un desarrollo importante de Tierra Estella.
Si hay una preocupación común en la zona es la despoblación. Junto a proyectos como éste, ¿cómo puede frenarse?
Tienen que venir las empresas y es el Gobierno de Navarra el que debe marcar la orientación cuando planteen instalarse porque así estás consiguiendo el equilibrio territorial. La única forma de fijar población y de atraerla es la industria, el empleo de calidad con perspectivas de futuro. Uno de los errores es tratar de lograrlo solo con el sector primario porque no resulta suficiente.
La subestación eléctrica se ve más cerca, ¿en qué situación se encuentran otras demandas como la fibra óptica?
Por un lado, se encuentra ese despliegue de la fibra óptica en los polígonos que no está solucionado. Y luego reclamamos una banda ancha que llegue a todas las zonas rurales. No como una demanda específica del tejido empresarial, pero sí creemos que es necesario para que la gente se quede a vivir. Es como el tema de la vivienda. Volvemos a Escocia, donde se ha construido vivienda pública para gente joven que adquiere el compromiso de quedarse. Se trata de nuevo de discriminación positiva e inversión pública. En Navarra hay pequeñas ciudades con todos los servicios como Estella, Tafalla, Sangüesa, Alsasua o Aoiz. Lugares donde la vida social está asentada. Por eso no tiene sentido trasladar a la gente joven a otros sitios, lo que va generar lugares impersonales que, al final, suponen una agresión al territorio porque convertir zonas rústicas en zonas urbanas no resulta sostenible.

Un polo de atracción en la zona de los castillos

¿Qué les motiva a usted y a sus compañeros?
El valor de Laseme, aparte de los asociados, reside en la gerente y en la junta porque, al final, somos una serie de profesionales de la zona que queremos lo mejor en todos los ámbitos. Nos preocupa lo que está ocurriendo con Tierra Estella, nos parece un lugar que hay que revalorizar y lograr que la gente venga a vivir aquí porque tiene mucho potencial. Hay también una buena relación con los agentes sociales y con los ayuntamientos porque somos pocos, queremos lo mismo y tenemos que trabajar unidos.
En esa línea de trabajo con otras entidades apuntaba el día de su elección al proyecto en la zona de los castillos. ¿Cómo surge?
La idea parte de Laseme y la hemos puesto ya en conocimiento del CETE, que es quien tiene el conocimiento histórico. También del Ayuntamiento de Estella, de Príncipe de Viana y de Teder. Todo el mundo está de acuerdo y hemos ido dando pequeños pasos. Se trata, en ese enclave natural, de recuperar esa zona de los castillos junto a la judería para generar un polo de atracción turística. No solo para Estella, sino para Navarra. Similar al del castillo de Olite que es la estrella. Entendemos que puede aumentar las pernoctaciones y animar a venir más.
¿Barajan ya fechas concretas, presupuesto?
Príncipe de Viana nos propuso hacer un plan director en el que se fijen todas estas cuestiones. A dónde queremos llegar, cómo queremos financiarlo, cuáles son los objetivos y qué se va a integrar ahí. Darle forma a todo esto para luego llevarlo a cabo. El presupuesto para redactarlo ascendería a 50.000 euros e integraría a un equipo multidisciplinar de profesionales. Hay ejemplos que nos planteamos, como un castillo en Francia que se está reconstruyendo con técnicas medievales, tal cual se hubiera hecho en esa época, lo que ya en sí mismo es algo visitable desde el principio.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones