Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

ERE

Miasa mantiene a 63 empleados para facilitar su venta

Otros 14 trabajadores van a ser despedidos que se suman a las 17 salidas voluntarias

Trabajadores de Miasa en la puerta de la empresa, durante una rueda de prensa anterior.
Trabajadores de Miasa en la puerta de la empresa, durante una rueda de prensa anterior.
Actualizado el 24/06/2021 a las 13:57
Nuevo paso en el proceso concursal de Miasa, fabricante de horquillas para cajas de cambio de automoción ubicada en el polígono de Landaben. El administrador concursal ejecutó ayer el Expediente de Regulación de Empleo que permite el despido de toda la plantilla, compuesta por 94 trabajadores, tras recibir el visto bueno del juzgado de lo Mercantil Nº 1 de Pamplona. Sin embargo, con el objetivo de mantener la actividad a la espera de encontrar un comprador para una parte del negocio al menos, el administrador concursal solo despedirá a 31 empleados. La fábrica mantiene así su producción normal con los otros 63 empleados para seguir abasteciendo a sus clientes y mantener su cartera de pedidos. Según la información facilitada por la empresa, 17 trabajadores ya se habían ofrecido voluntariamente para salir de la compañía, por lo que en los próximos días serán despedidos forzosamente otros 14.
Miasa entró en fase de liquidación en febrero de este año tras solicitar el concurso en octubre de 2020. Tras la entrega del plan de liquidación, el administrador concursal sigue a la espera de que juzgado de lo Mercantil le dé el visto bueno. En caso de que no se lograra un comprador para las unidades productivas (fundición y mecanizado) en los siguientes pasos del proceso, se procedería a la extinción de todos los contratos y la subasta de activos por lotes que, de no presentarse ofertas, se pasaría a la subasta de los activos individualizados.
Pese a que las instalaciones de Miasa en Landaben todavía retienen el suficiente atractivo para atraer el interés de inversores industriales, el interés se ha ido reduciendo con el paso de los meses debido a que las cargas sobre la compañía han ido creciendo. Según fuentes conocedoras del proceso, Miasa acumula impagos y deudas por 15,5 millones de euros, aunque se mantiene al corriente en el pago de trabajadores y proveedores. En caso de que se extinguieran todos los contratos, Fogasa se haría cargo de las indemnizaciones hasta los 26.596,80 euros por trabajador y la diferencia hasta los 28.000 euros de media que cobrarían saldría de la liquidación en caso de quedar efectivo.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones