Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Impulsar Navarra

Lesaka, la forja de un destino

El programa de Diario de Navarra ‘Impulsar Navarra’ recala en la villa con un repaso a hitos prehistóricos que cimentaron una progresión vinculada al hierro. Tras la dureza de la pandemia, el alcalde ensalza el ejemplo de esperanza de los mayores

Imagen de grupo, con los intérpretes del grupo Tantirumairu sentados, tras el encuentro de ayer de ‘Impulsar Navarra’ en Lesaka
Imagen de grupo, con los intérpretes del grupo Tantirumairu sentados, tras el encuentro de este jueves de ‘Impulsar Navarra’ en Lesaka j.a. goñi
Publicado el 01/10/2021 a las 06:00
A los diez días de la muerte del Padre Donostia, que cultivó con primor y elegancia el gusto por la música, la Junta del Grupo Aranzadi acordó “plasmar en un sencillo monumento, emplazado en un lugar solitario, el recuerdo el cariño y la admiración por el buen fraile, que tanto hizo, para poder ser considerado como verdadero Amigo del País”. Aquel espacio entrañable, abrazado por el silencio y la soledad donde se erige una estela de Jorge Oteiza dedicada al Padre Donostia dentro de un conjunto del arquitecto Luis Vallet, no era sino el monte Agiña. Situado en el punto más elevado de la carretera que comunica Lesaka con la localidad guipuzcoana de Oiartzun -618 metros-, está salpicado de vestigios que dan fe de la presencia humana desde épocas remotas. Sobre su extensión se asienta “una estación megalítica de unos 50.000 metros cuadrados, formada por 107 cromlechs, 11 dólmenes, 4 túmulos y un menhir”. Los hitos hilvanan una historia de indicios de actividad de 800 años a.C.
De la mano del pintor Juan Carlos Pikabea Zubiri, habilidoso en sacar los colores al País del Bidasoa que denominase Pío Baroja, pudo realizarse este jueves un paseo imaginario por Agiña. Pikabea alardeó de pueblo. “Es el más bonito de Navarra”, se le escuchó decir. Con soporte audiovisual, el rescate del pasado actualizó un episodio apegado a la historia y la tierra de Lesaka, donde este jueves por la tarde el programa Impulsar Navarra hizo un alto en el camino. En su novena entrega de este año, Diario de Navarra continúa en su periplo por ayudar a reconocer indicios de recuperación y sostenibilidad en el futuro sin olvidar las raíces de cada pueblo. Belén Galindo y Leyre Mateos se encargaron de conducirla en presencia del consejero de Cohesion Territorial, Bernardo Ciriza, y el alcalde, Ladis Satrustegui (EH Bildu), entre otros invitados.
Casualidades del destino, que no son tanto cuando se indaga en las razones que lo dibujan, el encuentro de este jueves se desarrolló en la Casa de Cultura Harriondoa, erigida junto al que fue convento carmelita de Nuestra Señora de los Dolores desde el siglo XVIII. En su interior se adivina desde el año 2008 un elemento clave en el desarrollo de Lesaka: el hierro.
El Centro de Interpretación del Hierro y la Forja, que ocupa una de las alas del antiguo edificio religioso, contiene una selección de la trayectoria profesional recorrida por Pedro Lanz Antxordoki en sus 60 años de herrero. Con 90 de edad, representa la última generación de una saga familiar apegada al oficio desde hace 300 años. Lanz forjó su persona al calor de la fragua, con las indicaciones recibidas de su padre, Vicente Lanz, del que siempre obtenía una respuesta desafiante al término de un trabajo: “Nunca decía que estaba bien. Solía decir: ‘Se puede mejorar’”. Según contó, cuando la forja fue su oficio dedicó sudor y empeño a ganarse el sustento familiar. Al alcanzar la merecida jubilación convirtió en arte la doma del fuego y el hierro.
Sonriente a sus 90 años, Pedro Lanz, el último herrero de Lesaka
Sonriente a sus 90 años, Pedro Lanz, el último herrero de Lesaka goñi
EL ÚLTIMO AÑO Y MEDIO
La jornada vesperinta arrancó con un repaso al contexto vital de una de las Cinco Villas, que mantuvo a raya al coronavirus hasta que se reveló con crudeza en Sanfermines. Las aglomeraciones, que se tradujeron en un aumento preocupante de contagios, sorprendió a las autoridades locales, como recordó el alcalde. “Después, la gente se portó bien”, añadió, en un ejercicio de responsabilidad acompañado por las indicaciones del Gobierno foral.
En las actuales circunstancias, reforzadas con la tercera dosis de la vacuna que comenzó a administrarse en Bera y Lesaka, los mayores de la residencia “Nos han enseñado a darle la vuelta a las cosas malas”, apreció el alcalde. El consejero Bernardo Ciriza alabó el compromiso de alcaldes y concejales en el trato diario con sus vecinos durante la gestión de la pandemia. Maitane Bueno, de Laboral Kutxa, puso rostro a la iniciativa de las entidades bancarias y de ahorro de tramitar en los momentos de mayor dificultad ayudas y asegurar efectivo a empresas y particulares que lo necesitaban.
La sesión concluyó con una coreografía del grupo local de Tantirumairu, basada en una combinación de repertorios tradicionales y estilos modernos. Las dantzas evocan en Lesaka la reedición del pacto de conciliación del siglo XV entre los barrios de Pikuzelaia y Legarrea, que se renueva cada año con catorce dantzaris encaramados a 1,50 metros del río Onín. Sus aguas fluyen por la historia del pueblo de los 20 puentes, que no olvida sus raíces.

El quinto tramo del ‘2+1’ será el más complicado con 18 estructuras

El quinto tramo de la reconversión de la N-121-A en una vía 2+1, con un carril alterno para los dos sentidos de la circulación, será el más “complicado” de ejecución, en palabras utilizadas ayer por el director general de Obras Públicas, Pedro López. Con un coste de 15.140.367,65 euros, el trazado entre el túnel de Arrigaztelu (Sunbilla) y el límite con Guipúzcoa en Endarlatsa, estará condicionado por 18 estructuras existentes (12 viaductos y 6 pasos inferiores), amén de 4 túneles. La ampliación de tres carriles en estos tramos será tarea compleja. Además, la orografía, como apuntó el propio director de Obras Públicas, obligará a buscar una solución para los tramos de adelantamiento. Los técnicos del departamento trabajan también en garantizar que todos los accesos a los pueblos se ejecuten hacia la derecha sin ninguna maniobra que obligue a realizar giros en sentido opuesto. Pedro López anunció también la adjudicación provisional del cuarto tramo (Oronoz-Mugaire- túnel de Arrigaztelu) la próxima semana.
Los detalles fueron desvelados durante una mesa redonda sobre movilidad en la que el alcalde de Lesaka, Ladis Satrustegui, habló del enlace de 1,7 kilómetros que pretende habilitarse entre el centro urbano y la Vía Verde del Bidasoa. El antiguo trazado ferroviario se integrará en la Euroveló 1, que enlazará Noruega con Lisboa. El ramal de nueva adecuación discurrirá por la derecha de la NA-4000. Es concebida en la localidad como una oportunidad de impulso de su economía. Toño Peña, que compartió foro junto al consejero de Cohesión Territorial, reforzó la idea del potencial turístico que acercará la ruta. Como jefe del Negociado de Movilidad Sostenible se remitió a un estudio de Francia para subrayar las posibilidades que ofrece: “La cantidad que revertió fue de 108 millones en un año, es decir 80.000 euros por kilómetro”. Durante el encuentro se atendió a la observación de que la Vía Verde del Bidasoa ha sido este verano la que mayor número de cicloturistas ha recibido. El apunte no pudo corroborarse con una cifra. “El futuro será ecologista o no será”, concluyó su turno de exposión Toño Peña.
El alcalde de Lesaka, Ladis Satrústregui; el consejero Bernardo Ciriza, el jefe del Negociado de Movilidad Sostenible, Toño Peña, y el director general de Obras Públicas, Pedro López.
El alcalde de Lesaka, Ladis Satrústregui; el consejero Bernardo Ciriza, el jefe del Negociado de Movilidad Sostenible, Toño Peña, y el director general de Obras Públicas, Pedro López.j.a. goñi

Placas fotovoltaicas y ‘coworking’

El Ayuntamiento de Lesaka se encuentra inmerso en la ejecución de la renovación de calles de la plaza Zaharra y anexas. La reforma se ajustará al objetivo de proporcionar seguridad y protagonismo al peatón frente al vehículo a motor. El proyecto fue recordado por el alcalde, que no obvió la iniciativa de promoción de energías renovables así como de cuidado del medio ambiente, con especial acento en la conservación del monte. Sobre la primera de ellas, recordó el abastecimiento que proporcionan las placas fotovoltaicas instaladas en el parque de bomberos, que es fuente también para la residencia de personas mayores. La intención es trasladar el mismo modelo al frontón para suministrar al resto de edificios municipales. Así como hay 130 viviendas vacías de las 1.300 que compone el parque inmobiliario, Ladis Satrústegui anunció un proyecto de coworking que estimule la residencia en la villa.   

Dinamismo y apuesta por el comercio pequeño

Deñe Abuin, presidenta de la fundación Denok Bat, que aglutina a asociaciones de comerciantes y servicios de diferentes comarcas, abogó este jueves por el modelo del comercio de pueblo que, como dijo, “no hay que perder”.
Al contrario se mostró partidaria de hacer lo posible para que “estén vivos y dinámicos”. Será así cómo “puedan quedarse a vivir aquí nuestros vecinos”. Con un formato en el que los establecimientos comerciales responden a las necesidades que surjan a su alrededor, la digitalización es tan real como necesaria de potenciar. En esa línea, Pello Bayona (Laboral Kutxa) habló del factor favorable que es la combinacion de la tecnología y las relaciones cercanas aseguradas en los comercios locales. Martxel Rodríguez Etxaide, presidente de la compañía de danza Led Silhoutte, se refirió a la capacidad de adaptación del sector cultural tras los rigores de la pandemia. Imanol Perotxena Lopez, de Oninart, aludió, con el ejemplo de la evolución de su empresa, a las ventanas abiertas a cada traba.

Impulso femenino en el manejo de un rebaño y la elaboración de queso

La tradición en el cuidado de ganado y el vínculo familiar con el caserío animó a los hermanos Jon y Maite Urroz Telletxea, y a Ainhoa Goñi Ormart, pareja del primero, a dar forma a la idea de constituir una quesería. El nombre de Agorleku decora las etiquetas con las que comercializan sus unidades desde Lesaka. Los hermanos se turnan en el manejo del rebaño y Ainhoa Goñi se ocupa de las fases que acaban en el producto final, rico al paladar.
Según compartieron ellas este jueves en el foro Impulsar Navarra, el cuidado de las ovejas repercute de forma positiva en la naturaleza, “en el mantenimiento de los montes y está ligado a la cultura de la zona”.
La clave de un buen queso -señaló Ainhoa Goñi- está en la buena leche, que se obtiene con buenos alimentos y con el cuidado de los animales”.
Maite Urroz y ella dan fe del papel relevante de la mujer en el mantenimiento del caserío, aunque no siempre ha sido reconocido.
volver arriba

Activar Notificaciones