Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Automoción

La crisis de chips recorta en 23.000 coches la producción de VW Navarra

Supone una merma del 8,8% con respecto a la cifra asignada por la marca para este año

Un operario trabaja en el montaje de un paquete de celdas de batería para un modelo Volkswagen
Un operario trabaja en el montaje de un paquete de celdas de batería para un modelo VolkswagenCedida
  • D.D.M.
Publicado el 28/09/2021 a las 06:00
La persistente dificultad de los fabricantes de coches para lograr un suministro estable de microchips sigue condicionando la recuperación del sector de la automoción afectando, además de a Volkswagen Navarra, a otras marcas con factorías en el Viejo continente, como Honda, Mercedes, Renault, Citroen, Peugeot o Fiat. En el caso de Volkswagen Navarra, la escasez de chips ha obligado a volver a ‘recalcular’ la producción prevista en Landaben para este año en el que la planta producirá por primera vez en su historia tres modelos de forma simultánea.
Después de 34 años fabricando de forma ininterrumpida el Polo, la fábrica de Landaben asumió en diciembre de 2018 la producción del T-Cross, un SUV urbano y, ayer por la mañana, salió de la línea de montaje la primera unidad del Taigo que se inscribe en uno de los segmentos del mercado que más está creciendo, el de los SUV coupé pequeños. Actualmente, tanto en Europa como en España los segmentos de los SUV pequeños y medios son los que están registrando mayores tasas de crecimiento.
Ante la volatilidad del suministro de chips la sombra de un nuevo recorte a la baja de los objetivos de producción en Landaben llevaba días sobre la mesa. Según la actualización del programa productivo que la empresa ha detallado a los sindicatos, el recorte de producción con respecto a la previsión inicial es de algo más de 23.000 coches que dejan ahora la estimación de producción en 237.500 vehículos, una cifra un 8,8% inferior a la prevista y en la que se tienen en cuenta tanto los días de cierre llevados a cabo hasta ahora como las necesidades previstas hasta final de año. Hay que recordar que la fábrica navarra ya se ha visto obligada a cerrar este año 16 días por la escasez de semiconductores.
Con todo, según se recoge en el programa productivo trasladado a los sindicatos la única cifra de producción que se mantiene sin cambios es la del nuevo Taigo que este lunes comenzó a producirse en serie en Landaben en exclusiva para toda Europa. Se producirán, en concreto, 10.763 coches en lo que resta de año, los mismos que se habían previsto hasta ahora. En la producción de los otros dos modelos sí se recogen cambios. La del Polo PA pasa de 40.169 a 33.761 lo que supone un recorte de 6.408 unidades, y la producción del Polo antiguo, por el contrario, se incrementa hasta las 42.290 unidades, frente a las 23.450 que se habían previsto hasta ahora. Por último, la producción del T-Cross, que arrancó en diciembre de 2018, se reduce a 150.538, una merma de 20.383 frente a las 170.921 que se habían anticipado.
Según ha detallado la empresa a los sindicatos, el programa productivo contempla los viernes de noviembre como de no producción en ningún turno y el programa provisional de diciembre contendría como días de no producción, de momento, los días festivos. Aunque el calendario se irá confirmando semana a semana en función de la disponibilidad de las piezas y componentes, la previsión de cuatro días de trabajo podría terminar trasladándose, también, al mes de octubre. “Que el programa y el calendario resultante se cumpla sería una buena noticia en el contexto en el que nos movemos, sobre todo en cuanto a la garantía del lanzamiento del Taigo”, valoraron ayer desde la sección sindical de UGT.
Las previsiones son cambiantes. El pasado jueves, tras una semana en la que solo se pudo trabajar un día frente a los cinco previstos, se conoció que la asignación de una mayor partida de piezas y componentes con microchips iba a permitir producir toda esta semana, de lunes a jueves, tal y como estaba previsto en el calendario anual. El viernes 1 de octubre no saldrán coches de montaje tras cancelarse el único turno convocado, pero está previsto que los talleres de prensas y chapa puedan seguir trabajando por lotes.
volver arriba

Activar Notificaciones