Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Automoción

Stellantis comunica el cierre a cuatro de sus once concesionarios

La medida será efectiva en 2023 y dejará en la calle en torno a un centenar de empleados

Instalaciones de Opel Asmovil en la avenida Aróstegui de Pamplona, que echará el cierre en junio de 2023
Instalaciones de Opel Asmovil en la avenida Aróstegui de Pamplona, que echará el cierre en junio de 2023EDUARDO BUXENS
  • C.L.
Actualizado el 02/08/2021 a las 23:49
El gigante automovilístico Stellantis, fruto de la reciente fusión entre PSA (Peugeot, Citroen, DS y Opel) y FCA (Fiat, Abarth, Alfa Romeo, Jeep y Chrysler), ya ha puesto boca arriba sus cartas para la reestructuración de su red comercial en Navarra. Según confirmaron fuentes del sector, la multinacional italo-gala ha comunicado por burofax que no contará desde el 1 de junio de 2023 con cuatro de sus once concesionarios en la Comunidad foral. No por esperada, la noticia ha sido menos amarga para los negocios afectados que se ven abocados a una casi segura desaparición y que dejará en la calle a unos cien empleados.
Fue en mayo cuando Stellantis comunicó a su red comercial en España la cancelación de todos los contratos de venta y posventa a partir de 2023 y anunció que, en una criba para cerrar uno de cada tres concesiones, en julio daría a conocer los puntos de venta con los que pensaba contar a partir de esa fecha. Los burofaxes llegaron finalmente entre el 19 y 20 de julio para alivio de unos, a la espera de que se concrete en septiembre la nueva relación comercial con el grupo, y desesperación de otros, que en algunos casos pondrán punto final a una larga trayectoria en el sector.
Por el momento, son muchas las especulaciones sobre cuáles son los concesionarios afectados por el cierre y solo algunos de los que han recibido la confirmación de continuidad hablaban ayer abiertamente de la situación. Todos admitían que se estaban haciendo quinielas de los negocios que tendrán que echar la persiana en dos años, pero mantenían un total mutismo para no herir a colegas del sector que se encuentran en un callejón sin salida. En juego también están las negociaciones que, entre bastidores, pretenden dar una salida digna a empresas navarras históricamente asociadas a la venta de coches de las distintas marcas de Stellantis. Tan solo la concesión de Opel Asmovil, con centros en Pamplona y Tudela, confirmaba la recepción de la carta que finiquitaba la relación comercial con el fabricante alemán, aunque en este caso el personal será recolocado en otros centros del grupo Mundomovil ajenos a Stellantis.
Algunos de los concesionarios de referencia de las marcas de Stellantis, como Peugeot Torregrosa, Peugeot Marco o Citroen Beola, confirmaban haber recibido el burofax de continuidad, aunque añadían que las relaciones comerciales con sus marcas estarán sujetas a nuevas reglas que todavía se tienen que concretar. De hecho, algunos de los gerentes consultados daban por hecho que Stellantis les exigirá inversiones y cambios que, en función del modelo de negocio que se plantee, podría hacer inviables varias empresas más. Por ello daban por supuesto que la reestructuración comunicada por Stellantis hace un par de semanas no es más que una primera criba a la que seguirán otras similares en meses venideros.
Según los datos publicados por la Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automoción (Faconauto), 129 de los 329 concesionarios oficiales que ahora componen la red comercial de Stellantis en España dejarán el grupo a partir de junio de 2023. Todas ellas ya han recibido la comunicación por burofax. De los que cierran, 35 corresponden a Fiat (46% de toda su red); 35 a la red de concesionarios de Opel (37% del total); 31 a la marca Citroen (34% del total); 23 a la red comercial de Peugeot (23% del total); y 5 a la de DS (14% del total).

La distribución de coches nuevos encara un cambio radical del negocio

Todo parece indicar que la venta de coches nuevos lleva camino de padecer un proceso similar al sufrido por el sector bancario en cuanto a concentración empresarial y cierre de sucursales, que en este caso serán concesionarios. Así lo creen las distintas fuentes del sector consultadas, que apuntan a que lo sucedido con la red comercial de Stellantis es solo el punto de partida de una reestructuración global que va a poner patas arriba al tradicional modelo de negocio en la distribución de coches nuevos de todas las marcas. La digitalización lleva camino de transformar por completo un sector que, hasta la fecha, basaba la comercialización de los vehículos nuevos mediante contacto personal entre vendedores y clientes. El futuro pasará, según creen los gerentes encuestados, por la venta a través de internet, lo que dejará a los concesionarios únicamente el papel de entregar los coches a un precio fijado por la marca, un cambio que deja poco espacio para algunos perfiles profesionales que tradicionalmente trabajaban en el sector, en especial en el área comercial y en atención al público.
volver arriba

Activar Notificaciones