Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Despidos en Navarra

Trenasa Castejón anuncia el cierre y el despido de sus 110 trabajadores

La empresa ha justificado causas económicas para presentar este ERE y la clausura de la factoría

Protesta de los empleados de Trenasa
Protesta de los empleados de Trenasa
Los trabajadores de Trenasa han cortado la N-113 durante 15 minutos tras el anuncio de los despidos.
Blanca Aldanondo
Los trabajadores de Trenasa han cortado la N-113 tras el anuncio de los despidos.
Los trabajadores de Trenasa se han manifestado tras el anuncio de sus despidos.
Los trabajadores de Trenasa han cortado la N-113 tras el anuncio de los despidos.
Los trabajadores de Trenasa han cortado la N-113 tras el anuncio de los despidos.
Los trabajadores de Trenasa han cortado la N-113 tras el anuncio de los despidos.
Los trabajadores de Trenasa han cortado la N-113 tras el anuncio de los despidos.
Foto de varios operarios trabajando en el montaje de un vagón en las instalaciones de Trenasa Castejón en una imagen de archivo.
Varios operarios trabajan en el montaje de un vagón en las instalaciones de Trenasa Castejón en una imagen de archivo.
ARCHIVO
Actualizada 26/09/2020 a las 08:29

El Grupo CAF comunicó este viernes el cierre de su filial Trenasa de Castejón y, en consecuencia, el despido de sus 110 trabajadores que conforman actualmente su plantilla. Una decisión que justificó en las pérdidas económicas que acumula la planta ribera, algo en lo que no están de acuerdo los representantes sindicales.


A partir de ahora, comienza un proceso que tendrá como primera cita el próximo viernes 2 de octubre, cuando se espera que la compañía presente toda la documentación y se inicie el periodo de negociaciones, que se prolongará durante un mes. Mientras tanto, la plantilla de Trenasa, que abrió sus puertas en 2007 y que se dedica a construir chasis de vagones de tren, tranvía y metro, y de su montaje interior, ya ha convocado una huelga indefinida que comenzará el próximo miércoles.


SORPRESA EN LA PLANTILLA

La noticia cayó ayer como una losa sobre la plantilla de la compañía, formada sobre todo por vecinos de distintos municipios riberos, entre los que destacan Tudela, Castejón o Buñuel -algunos llegados de la empresa General Electric, que también cerró en 2016-, así como de localidades riojanas.


Ayer mismo, tras recibir la comunicación de la empresa, se convocó una asamblea y, posteriormente, alrededor de 70 trabajadores iniciaron una marcha desde la empresa hasta la carretera N-113, que cortaron durante unos 15 minutos sin que se registraran incidentes.


Sus caras lo decían todo. Eran una mezcla de incredulidad y sorpresa, y alguno de ellos trataba de contener las lágrimas. “Todavía estoy temblando. No lo puedo asimilar”, reconocía Miguel Ángel Molina Gil, delegado de CC OO.


Y es que, según indicó, la empresa estuvo haciendo hasta ayer mismo fijos a trabajadores a los que les finalizaba el contrato temporal.


La plantilla se encuentra actualmente en un ERTE que se aprobó en junio y, precisamente, los delegados sindicales pensaron que la reunión era para presentar el calendario del mes que viene. “Y nos hemos encontrado con esto. La empresa ha sido tajante. La dirección de Trenasa nos dice que la decisión viene de CAF y que ellos han intentado todo, desde un cambio de nombre a la recolocación de trabajadores. Pero parece ser que CAF les ha dicho que no y que estamos abocados al cierre, que es irreversible”, lamentó Miguel Ángel Molina.


PÉRDIDAS ECONÓMICAS

El delegado de CC OO también respondió a la razón de pérdidas económicas que esgrimió CAF. “Es una multinacional con miles de trabajadores y unas cifras de escándalo. Maneja las cargas de trabajo en sus distintas plantas -tiene una docena en todo el mundo- y si quiere que Trenasa tenga números rojos, lo puede hacer porque no tiene más que llevarse el trabajo a otro lugar”, señaló.


Actualmente, y como consecuencia del ERTE, estaba trabajando aproximadamente la mitad de la plantilla en la modernización de unos trenes franceses. Por ahora, no había otros proyectos en cartera.
Pero, a pesar de todo, los trabajadores de Trenasa tienen claro que la fábrica tiene futuro, como reflejó el delegado del sindicato USO, Manuel Ruiz del Sotillo. “El acuerdo para el ERTE incluía que había viabilidad hasta 2023, pero no sabemos qué ha pasado. No había el volumen de trabajo de otros años, igual no para los 110 trabajadores, pero sí para seguir con la actividad y que la empresa pidiera más carga de trabajo a CAF. Pero no ha habido manera y son más de 100 familias que se van a su casa. Somos una filial del grupo y siempre estamos a expensas de lo que nos encarguen. Dependemos de la ‘casa madre’ y si dice que cierra, acabará cerrando. Esto es muy duro”, lamentó Del Sotillo.


En esta situación, los delegados sindicales señalaron que este fin de semana analizarán lo ocurrido para iniciar todas las movilizaciones posibles. “Primero ya hemos dado el preaviso de huelga indefinida a partir del próximo miércoles. Y luego seguiremos dando pasos aquí y en el País Vasco”, indicó Miguel Ángel Molina (CC OO), quien reconoció que en estos 14 años la empresa ha sufrido muchos “bandazos”. “Había temporadas en las que no había proyectos y luego entraban muchos y hacía falta más gente”, apuntó.


De hecho, añadió que hace unos meses llegó a haber hasta 200 trabajadores, que se quedaron en los 110 fijos tras el ERTE de junio.


La noticia provocó el malestar del secretario general de Industria de CC OO en Navarra, Josema Romero, que calificó el anuncio de cierre como “una auténtica sinvergüenzada”, sobre todo después de haber negociado hace unos meses el ERTE de suspensión.


CRÍTICAS DE PSN E I-E

Por otro lado, el PSN mostró su solidaridad con las 110 familias afectadas por el cierre y calificó el anuncio de “un duro golpe para Castejón y las localidades próximas”. El grupo municipal en la villa ribera añadió que intentará trabajar para revertir la situación y pidió a Trenasa que busque soluciones, además de solicitar al consejero de Desarrollo Económico que medie para garantizar los puestos de trabajo.


En términos similares se expresó Izquierda Ezkerra, que reclamó al Gobierno de Navarra que intervenga para evitar el cese de la actividad. Además, ha registrado una declaración institucional en el Parlamento foral para rechazar el cierre, pedir al Gobierno que actúe y solidarizándose con los trabajadores.

 

Te puede interesar

 

49 despidos en el año 2012 y otros 23 en 2015
 

 

Desde que inició su actividad en el año 2007, Trenasa siempre ha dependido de los proyectos que le encargaba su matriz, el Grupo CAF. Eso ha motivado que la empresa no haya tenido la estabilidad que hubiera querido y que los incrementos y reducciones de plantilla hayan estado casi a la orden del día.


Apenas un mes después de abrirse, CAF anunció que preveía duplicar el empleo y la inversión en Castejón para pasar de 50 a 100 trabajadores y crear una línea de mantenimiento de trenes y otra de I+D+i. En la puesta en marcha de la planta ribera invirtió 7 millones de euros y contó con una subvención del Gobierno de Navarra de 1,2 millones.


Apenas un año después, pasó de 34 a 120 trabajadores gracias a encargos para el metro de Barcelona o trenes de cercanías de Madrid.


Pero en noviembre de 2009 llegaron los primeros problemas, ya que no se renovaron 60 contratos de empleados de eventuales.


Las cosas no fueron mejor en 2012, cuando el descenso de la producción llevó a la empresa a plantear el despido de 58 de sus 120 trabajadores. Finalmente, se llegó a un acuerdo y fueron 49 los empleados afectados por esta medida.


Algo similar ocurrió tres años después, en 2015. De nuevo, la compañía propuso el despido de 33 de los 68 trabajadores con los que contaba entonces. En las negociaciones se logró reducir esa cifra a 23 empleados, lo que dejó la plantilla en 45 personas.


El número de trabajadores siguió variando dependiendo de los proyectos que había en cada momento y en 2017 las cosas mejoraron. De hecho, en octubre se anunció la contratación de 100 personas hasta mayo de 2018 para afrontar tres proyectos de trenes con destino a Estados Unidos, Reino Unido y Ecuador. Esto permitió volver a las cifras de trabajadores con las que contó la fábrica castejonera entre 2009 y 2010, pero, como en ocasiones anteriores, fue una situación coyuntural.


De hecho, y a consecuencia de la crisis sanitaria, en junio se acordó un ERTE a la plantilla y ahora, apenas tres meses después, se ha anunciado el cierre de la planta.

 

Vectia y los millones que invirtió el Gobierno
 

Una de las dudas que genera el anuncio de CAF sobre Trenasa es qué pasará con Vectia, otra empresa que creó este grupo en las mismas instalaciones dedicada a la fabricación de autobuses híbridos y eléctricos. Una iniciativa en la que el Gobierno foral, a través de Sodena, tuvo mucho que ver. La empresa pública anunció en 2016 la entrada en su accionariado con 6 millones de euros. Dos años después volvió a comunicar que aportaría otros 5,7 millones para una ampliación de capital. Por aquel entonces, se habló de que esta empresa iba a llegar a 400 trabajadores en 2024.


Sin embargo, CAF adquirió en 2018 la empresa polaca Solaris, dedicada a la misma actividad, y este junio el Ayuntamiento de Castejón denunció que se había trasladado la actividad al país europeo. Fuentes sindicales dijeron ayer que la actividad de Vectia en Castejón es ahora mismo nula.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE