Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Presidente de la CEN

Juan Miguel Sucunza: “Lo urgente ahora es salvar empresas; es lo más social que podemos hacer”

El nuevo presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra tiende la mano al Ejecutivo de Chivite para actuar con rapidez y en el marco del diálogo social. Dice que no es tiempo de pensar cuántas empresas pueden venir porque “estamos en el quirófano”

Foto de Juan Miguel Sucunza, presidente de la CEN.
Juan Miguel Sucunza gesticula durante la entrevista, realizada el viernes por la tarde en su nuevo despacho de la CEN que hasta ahora ocupaba José Antonio Sarría.
Actualizada 27/05/2020 a las 14:50

Juan Miguel Sucunza Nicasio (Pamplona, 8 de junio de 1960) toma las riendas de la patronal navarra en un momento que nunca hubiera imaginado. Hay cerca de 7.000 empresas en ERTE y el fantasma del cierre se cierne sobre muchas de ellas como amenaza real. Ingeniero industrial por Tecnum (Universidad de Navarra), casado con Beatriz Guibert Guibert a quien llama con cariño ‘Santa Beatriz’, y con cuatro hijos, era conocido hasta ahora por su trayectoria en empresas como Icer Brakes, Berkelium o el Grupo Azkoyen, donde fue presidente casi una década. Los últimos años los había pasado a caballo entre Madrid y Pamplona. Pero el covid-19 y su nueva responsabilidad (no remunerada) en la CEN que compatibilizará con su presencia en los consejos asesores de Eulen, Atrevia y MTorres le obligarán ahora a pasar más tiempo en Pamplona.

Es un hombre de carácter y mente inquieta, al que le gusta aprender y rodearse de gente capaz de ponerse en su lugar para criticarle. Dice que no dejará de estudiar hasta que sea el mayor de la clase. Afable y cercano en las distancias cortas, promete actuar con pragmatismo y vehemencia en defensa de los intereses de los empresarios navarros. Se estrena en el cargo proponiendo cuatro caras nuevas en el comité ejecutivo y hará “algún retoque más” para adaptar la organización a las nuevas circunstancias.

Empiezo con la frase que le repiten sus hijos estos días: ¡Vaya lío en el que se ha metido!
Sí, es verdad, eso me dicen... Cuando el 31 de enero, en esta misma mesa, le dije a José Antonio (Sarría) que aceptaba el contexto era muy distinto.

Tampoco imaginaba que su toma de posesión sería retransmitida por el canal de Youtube y con algún problemilla técnico.
Me he lucido. Estoy haciendo un curso de Transformación Digital y llevaba en mi discurso dos alusiones a ese tema. Pero después de interrumpirse el acto hasta en dos ocasiones por un problema con la voz me ha costado decirlo.

Volvamos al contexto. Con una Navarra que ni crece (el PIB cayó un 2,8% en el primer trimestre) ni crea empleo y hasta, quizá, con el viento desfavorable de la legislación laboral, ¿por dónde piensa empezar?
Lo primero que voy a hacer es hablar con nuestra presidenta (María Chivite) para ver si puedo convencerla de que las medidas se deben tomar más rápidamente y de manera focalizada. Nos enfrentamos a dos problemas. El primero es social. Debemos evitar que el paro se dispare y para eso las empresas tienen que estar en funcionamiento. Muchas no lo están. En Estados Unidos la crisis la han solucionado dando dinero a fondo perdido a las empresas para que la gente no vaya al paro. Aquí eso no es posible, pero tenemos que conseguir que el paro no llegue a los niveles de los que se está hablando. Si no se toman medidas rápido, no decreceremos ese 10 ó 12% del que se habla sino mucho más. El segundo problema es conseguir dinero. De momento en el presupuesto faltan 800 millones. Por eso digo que habrá que focalizar.

¿Y para atajar ese primer problema social qué plantea?
Habrá que ver cómo se puede montar un hospital para rescatar a las empresas que estén en problemas y luego poner mecanismos para que el resto no vayan a ese tipo de situaciones.

REFORZAR EL DIÁLOGO SOCIAL

El Ejecutivo de Chivite ya trabaja en el Plan Reactivar Navarra pero entiendo que usted habla de medidas al margen de ese plan.
Es que, insisto, creo que hay que focalizar dónde se va trabajar. Ese va a ser mi consejo a la presidenta. Trabajar en las empresas, los trabajadores y el empleo. Para eso está el Consejo del Diálogo Social que se ha utilizado muy poco. Es la forma para actuar con rapidez.

Pero en ese órgano no están todos los sindicatos.
Porque no quisieron. Están UGT y CC OO, los dos más representativos y que han estado trabajando para que Navarra tenga la mayor paz social posible que es lo que ahora tenemos que conseguir.

¿Qué pensó cuando supo que el PSOE había pactado con Bildu la derogación de la reforma laboral para conseguir su abstención en la prórroga del estado de alarma?
La noticia me llegó por whatsapp. Pensé que era un fake. Empecé a investigar y resulta que no lo era. Lo primero que me vino a la cabeza es ¡pobre España! Mientras grupos franceses como Renault están pensando en subvencionar plantas de su país y quitar la produccion de España, nosotros estamos haciendo estas cosas. Tiene que haber un objetivo que no llego a comprender. No me creo que un presidente vaya a tomar una decisión para llevarnos al desastre.

Rafael Simancas lo justifica diciendo que fue para seguir salvando vidas.
Y yo digo que ese tema se estudió profundamente en el PSOE.

No es fácil justificar que el PSOE ocultara ese pacto pero tampoco que la CEOE llamara a Nadia Calvino para protestar y exigir una rectificación. ¿Le consta que fue así?
Eso no lo sé.

Hay quien defiende que la derogación de la reforma laboral ya estaba en el programa del PSOE.
Sí, pero dentro del diálogo social. A los sindicatos el resultado quizá les guste, pero el camino entiendo que no.

¿Qué supondría en estos momentos esa derogación, con millones de trabajadores en ERTE?
Que muchas empresas se pensarían dos veces contratar y otras aprovecharían para despedir antes de que les cueste más.

¿Ve margen para reconducir un diálogo social que la CEOE da por roto?
Hace solo unas semanas se habían firmado unos acuerdos sobre los ERTE. Entendíamos que teníamos hasta el 30 de junio para seguir hablando de ellos, pero ahora ya no sé dónde estamos.

Ha mencionado que tras el social, el segundo problema es conseguir dinero. ¿No es arriesgado que Navarra apueste por mantener una previsión de ingresos sabiendo que se van a reducir drásticamente?
Hay dos formas de actuar: cuánto dinero tengo qué hago o qué quiero hacer y hasta dónde me llega. De momento no sabemos de cuánto dinero disponemos y por eso tenemos que focalizar y gastar en lo necesario. Creo que Navarra tendrá que endeudarse hasta el máximo permitido para resolver la crisis. Eso, en el fondo, supone que todos paguemos más impuestos.

¿No ve necesario, entonces, hacer unos nuevos presupuestos?
Lo que me preocupa es que no se hagan las cosas rápido y los presupuestos tienen una complejidad importante de aprobación. Tendremos que hacer lo que sea para conseguir que a los autónomos, las micropymes, al tejido empresarial en general y a algunas personas físicas les llegue el dinero para poder subsistir.

¿No está llegando la liquidez que se ha prometido?
Hay una grave falta de liquidez y va a seguir faltando. Todas las empresas que están en ERTE tiene un problema y hay más de 6.000.

¿Cuánto tiempo será necesario mantener esos ERTE?
Yo diría que casi sine die. Aún no sabemos qué va a pasar con el covid-19. La vacuna no estará disponible hasta dentro de un año. Debemos pensar en ese escenario.

Cuando en 2017 recibió el Premio Empresario de Navarra dijo que el Gobierno siempre había tratado bien a los empresarios. ¿Matizaría hoy esa frase?
Fiscalmente Navarra es la comunidad peor tratada, para Sociedades, Patrimonio, IRPF...Eso es un hecho. Recuerdo que ese día estaba allí Uxue Barkos y le dije que si no había unas mejoras fiscales de cara a las empresas pocas vendrían a Navarra. Ahora ya no pienso en cuántas empresas van a venir. No es el momento de vender. Estamos en el quirófano y hay que tomar decisiones drásticas y algunas con riesgo para salvar la vida.

¿Tampoco es momento de repensar la fiscalidad con nuevas figuras?
No hay margen. Ya somos los más altos en todo. Sería un grave error. Lo urgente es salvar empresas, ayudar a las pymes, micropymes y a los autónomos para que no haya paro. Es lo más social que podemos hacer en este momento.

¿Encaja ese planteamiento con la renta mínima?
Entiendo que pueda haber una renta de ese tipo, pero de una forma transitoria porque no puedes incentivar que la gente no quiera trabajar.

¿Entiende la tasa covid-19?
No. Es mejor endeudarnos que empezar a buscar elementos distorsionadores para las empresas o personas que tienen que empujar.

¿No han incluido medidas fiscales en sus propuestas al Plan Reactivar Navarra?
Reducir los impuestos forales sería positivo para incrementar el consumo, pero no es la guerra en este momento. Lo urgente es atacar el problema verdadero que está en las empresas y en el paro.

LOS RECORTES Y EL AHORRO

El Gobierno insiste aquí en que no habrá recortes. ¿Lo ve factible?
Al final eso es la decisión del Gobierno. Es como decir voy a comer todos los días jamón. Pero, entonces, habrá menos dinero para otras cosas. No puedes decir que no quieres ahorrar, pero sí gravar a las personas que tienen que solucionar gran parte del problema.

¿Y hay margen para ahorrar?
Hay muchos sitios de donde se puede ahorrar. Que hay más consejerías es un hecho. No sé si son demasiadas.

Estos días se escucha mucho a los políticos decir que hay que dar certidumbre. ¿Tienen certidumbre los empresarios?
Tener que estar mirando los domingos a las 23:59 el BOE para ver qué va a pasar con su compañía los próximos días no da certidumbre. Tampoco los cambios de criterio.

¿No es de sabios rectificar?
Los cambios de criterio pueden ser por dos cuestiones. Por una cuestión estratégica de vamos a volver loco a todo el mundo, que supongo que no será. O porque no se tienen muy claras las cosas o hay discusiones internas. Cada día me sorprende más cómo se está gestionando este país. Es uno de los problemas del gobierno de colacion y de las coaliciones, aunque no estén en el gobierno, que tiene nuestro presidente.

¿Diría que Navarra ha sabido aprovechar sus fortalezas en esta crisis o que ha actuado con seguidismo al Gobierno de Sánchez?
Navarra cuenta con una trayectoria industrial muy larga y sólida que le da mucha fortaleza en esta crisis. Tiene a Volkswagen y tuvo a un señor que se apellidaba Huarte. Tendría que haber varios monumentos por ahí para él.

¿Y eso se está aprovechando?
Los gobiernos ni pueden ayudar mucho ni lo pueden estropear demasiado. El último cogió la crisis bastante finalizada. Ahora veremos.

¿Se atreve con un pronóstico?
En cuatro años estaremos igual que hace unos meses si no hacemos ninguna barbaridad. Tengo mucha confianza en nuestra presidenta y espero que tengamos una buena interlocución.

 

"EN ESTA CRISIS NO HAY CULPABLES; ESO NOS DEBERÍA UNIR"

A mediados de marzo, tras dos reuniones, una en los Edificios Inteligentes y otra en la Inspección de Trabajo, que compartió, entre otros, con Manu Ayerdi, José Antonio Sarría y José Manuel Ayesa, todos contagiados de coronavirus, se vio obligado a pasar la cuarentena en casa aunque luego terminó dando negativo en todas las pruebas que se ha hecho. Aprovechó ese tiempo para pintar “abstracto” sobre un lienzo. Confiesa que siempre fue muy malo en dibujo durante la carrera pero que ahora hace rayas y cuando acaba el resultado le gusta. Colgará una de sus jóvenes obras en su despacho de la CEN.

El 26 de febrero, en su primera declaración pública tras conocerse su candidatura, dijo que quería ayudar al empresariado navarro en su conjunto por el bien de la sociedad navarra.
Dicho así, me parece un poco osado. Primero quiero conocerles a todos y ver qué inquietudes tienen por sectores. Después, intentaré ayudar. No sé si voy a ser capaz pero por lo menos coordinar la CEN y ayudar a que la organización ayude, sí.

Se lo recordaba porque esa frase parece premonitaria de lo que estaba por llegar. ¿Hablaron del covid-19 en aquel comité ejecutivo en el que presentó su candidatura?
No lo recuerdo.

Es que hoy parece que nadie se esperaba esta crisis. ¿Tampoco vieron los empresarios lo que se nos venía encima?
Sí recuerdo que por esas fechas ya empezamos a saludarnos con el codo. Pero los asesores sanitarios te decían que iba a ser como una gripe y no había que preocuparse.

¿Ha sacado alguna lección de esta crisis?
Es que no ha acabado. Estamos viendo la parte gris pero no hemos visto la parte negra y nos tenemos que apretar el cinturón para lo que vamos a ver.

Nuestra realidad ya ha variado.
Eso es cierto. Una lección positiva es que las personas nos desenvolvemos muy bien a distancia y podemos trabajar así en las empresas. Estamos todos el día conectados, las reuniones informativas son más eficientes y es algo que hemos acelerado y que tiene poca vuelta atrás. Es positivo para la eficiencia y para la conciliación.

¿Qué echa en falta?
Tenemos que unirnos más para tomar decisiones. Y no lo digo por las manifestaciones ni por las bocinas. Esta crisis ha venido, no por Lehman Brothers y tampoco sé si de China, como por arte de magia. No hay culpables y eso tendría que hacer que estuviéramos más unidos. Lo que me ha defraudado es que aunque la ciudadanía ha tenido una respuesta de solidaridad fantástica, el Gobierno (central) nos lo ha complicado.

¿No ha estado a la altura?
Un Gobierno tiene que dar confianza y cumplir lo que dice.

CAMBIO DE PARADIGMA

¿No cree que esta crisis ha demostrado que se puede gastar menos dinero en reuniones, viajes y comidas y ser igual de eficientes?
Ha dado en el clavo. Antes no lo he pensado y le he contestado mal. Tras aquellas reuniones de marzo he estado dos meses en casa y aunque no es que me haya acostumbrado, si me he dado cuenta de que cosas como viajar o moverse, que me encanta, quizá no sean tan importantes. Estábamos acostumbrados a ir demasiado deprisa y no hace falta.

¿Por qué se fue de Azkoyen cuando iba todo tan bien?
Hay etapas y veces en que las cosas no pueden continuar. Creo que es mejor irse cuando las cosas van bien.

¿Cómo es hoy su relación con Eduardo Unzu?
Es buena y también con Juanjo Suárez, presidente de Azkoyen, somos amigos. En Inglaterra un presidente no puede estar más de nueve años en los consejos.

¿Y su contrato con la CEN? ¿Cuánto va a durar?
De momento cuatro años. Mi objetivo y plan de vida es para cuatro años.

¿Ha vendido todas sus acciones en Berkelium?
Sí. Hoy justo (el viernes) hace seis meses me despedí de Azkoyen y dos días antes de Berkelium.

¿Piensa entrar en alguna otra empresa?
Algo más haré, pero ahora no. Mi dedicación estará en los tres consejos asesores en los que estoy y la presidencia de la CEN. El reto es hacerlo bien. Es una responsabilidad muy grande. Hay muchas empresas -la integran 41 asociaciones empresariales y más de 12.000 compañías y autónomos- y la situación es la que es.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE