Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Coronavirus Navarra

Volkswagen Navarra vuelve este lunes al trabajo solo con el turno de mañana y a bajo ritmo

La plantilla regresa a la fábrica bajo estrictas medidas de seguridad

Volkswagen Navarra vuelve este lunes al trabajo solo con el turno de mañana y a bajo ritmo
Volkswagen Navarra vuelve este lunes al trabajo solo con el turno de mañana y a bajo ritmo
Publicado el 26/04/2020 a las 20:28
Este no es un lunes cualquiera para Volkswagen Navarra. La necesidad de retomar la producción, de la que dependen miles de puestos de trabajo en todo el sector, ha obligado a buscar fórmulas de compromiso para coexistir con la pandemia de la covid-19 que, de momento, ha dejado en la Comunidad foral más de cinco millares de contagiados y más de cuatro centenares de fallecidos. Se han dejado de fabricar unos 40.000 coches desde que la factoría automovilística cerró sus puertas el pasado 15 de marzo, con todo lo que ello implica en cuanto a reducción de actividad industrial y pérdida de ingresos.
Son 1.250 operarios de la cadena los que se han desplazado a la fábrica en esta primera jornada de un único turno, desde las seis de la mañana a dos de la tarde. A ellos se suman otros 350 empleados de oficinas, una parte de ellos teletrabajando, para poner a prueba las medidas de seguridad que tendrán que garantizar la salud de la plantilla. El viernes se distribuyeron, además de un folleto explicativo con normas y recomendaciones, parte de los 4.800 juegos de mascarillas FFP2 y guantes de uso obligatorio durante todo el tiempo, incluyendo la entrada y la salida, que permanezcan en la planta.
Todos los trabajadores presenciales han tenido que pasar a primera hora un control de temperatura antes de acceder a las instalaciones y se ha colocado por los talleres más de un centenar de carteles didácticos con las instrucciones de seguridad. También se ha sacrificado parte de la producción, con lo que no se llegará al objetivo los 527 coches terminados, para dedicar la primera hora y media a formar a la plantilla sobre los procedimientos para evitar los contagios y mantener las distancias entre los puestos.
Desde la empresa destacaban el “gigantesco esfuerzo” hecho por la organización para “volver a la actividad por responsabilidad social”, así como para “garantizar la seguridad de la plantilla”, algo que el presidente de Volkswagen Navarra consideraba “absolutamente prioritario”. El servicio médico descartó la semana pasada el retorno de 154 trabajadores por el riesgo para su salud debido a patologías graves. Otro centenar más de empleados con menor riesgo seguirán en sus casas acogidos al Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por fuerza mayor que está todavía vigente y el resto, hasta contabilizar 416 personas, han sido asignados a puestos compatibles con sus dolencias. El servicio médico también ha atendido más de 1.300 consultas telefónicas.
Suave aceleración
La paralización que ha sufrido la automoción en todo el mundo, que también ha supuesto el cierre temporal de los concesionarios, aconseja un pausado ritmo de producción que, en el caso de Volkswagen Navarra, pasará por ensamblar 18.000 coches en las cuatro primeras semanas cuando lo normal en ese periodo debería situarse sobre las 30.000 unidades. El turno de noche ha sido aparcado hasta nueva orden para facilitar las labores de limpieza y desinfección, de forma que entre el 27 de abril y el 15 de mayo solo trabajará el turno de mañana, por el que rotará toda la plantilla declarada apta, y el turno de tarde, de 15.00 a 23.00 horas, no se activará hasta el 18 de mayo.
Así las cosas, el programa anual de producción se ha recortado de las 306.645 unidades previstas inicialmente para 2020 a 253.714, un 17,3% menos. Pocos se atreven a dar esta nueva cifra por definitiva y no descartan nuevas reducciones si no se activa algún plan de estímulo al consumo. Las circunstancias han llevado a dirección y comité de Vokswagen Navarra a firmar un nuevo ERTE hasta fin de año, esta vez por causas organizativas y productivas, para cuando decaiga el ahora vigente por fuerza mayor.
La desorientación en la que está inmerso el sector queda patente por las decisiones a las que se ha dado marcha atrás en los últimos días. Sin ir más lejos, el nuevo ERTE se había planteado inicialmente hasta el 5 de julio, fecha de comienzo de las vacaciones, para dejar tras el descanso estival el estudio de nuevas medidas en función de la demanda de coches. Otro tanto pasó con la fecha para volver al trabajo, programada para el 20 de abril, y que tuvo que posponerse por orden de Alemania.
Más de 12.000 empleos y 6.600 millones facturados
El sector de la automoción en Navarra, que aportó en 2019 el 19% del Valor Añadido Bruto a la economía, facturó el año pasado unos 6.600 millones de euros, de los que 3.800 millones correspondieron a Volkswagen Navarra y el resto a la industria auxiliar. Se trata de la actividad económica más exportadora, que representa el 46% del total, y la que más invierte en I+D+i. Según los datos de la Asociación Clúster de Automoción de Navarra (ACAN), el sector da empleo a más de 12.000 personas y la mayoría de sus empresas cuenta con plantillas de 50 empleados o menos. Está formado por algunas grandes compañías con más de 500 trabajadores, como la propia Volkswagen, Kybse o Mapsa, y dos decenas situadas entre los 51 y los 500 asalariados. El 76% de las compañías exportan parte de su producción. Descontando el efecto de Volkswagen Navarra, el conjunto del sector destina de media unos 31 millones de euros a I+D+i.
volkswagen
volver arriba

Activar Notificaciones