Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Presidenta del Clúster Audiovisual de Navarra

Rosa García: “Se está hablando ya de nuevos modelos de producción audiovisual”

Los rodajes de largometrajes, cortos, publicidad, series, videoclips, programas de televisión, documentales, vídeos institucionales... se mantienen prácticamente paralizados por el estado de alarma, mientras las empresas y los profesionales del sector en Navarra, que vivían un momento de esperanza, campean el temporal como pueden

Rosa García esta semana.
Rosa García esta semana.
Actualizada 30/04/2020 a las 14:37

Rosa García Loire fue elegida en diciembre presidenta del Clúster Audiovisual de Navarra (CLAVNA), la entidad que agrupa a 28 productoras, estudios, instituciones, profesionales, empresas de servicios, universidades, centros de formación... que dan forma al sector audiovisual en la Comunidad foral. Antes estaba al frente de NAPAR, la asociación de productoras y profesionales del Audiovisual, una de las fundadoras del CLAVNA.


¿Si fuera un médico qué estado de salud diagnosticaría al sector en esta paralización?
Sería como cuando a alguien le sobreviene una enfermedad y en un primer momento el diagnóstico es grave, pero poco a poco vas viendo qué tratamientos se pueden aplicar y, si es un paciente saludable, ves que con paciencia y aplicando tratamientos adecuados puedes volver a una situación más o menos parecida a la que estabas.


¿Es eso lo que pasará?
Es muy difícil saber a qué punto vamos a llegar, pero cuando partes de un estado positivo es fácil pensar en una recuperación en positivo.


¿Cuál es la foto ahora mismo?
Lo primero que se hace tanto desde el Clúster como desde NAPAR es ver en qué situación están nuestras empresas y nuestros socios en ese primer momento del estado de alarma. Así se vio que se mantenía un 20% de la producción en el caso de los socios de NAPAR. En el Clúster los rangos que se cogían eran mayores pero casi todas las empresas por debajo del 50%.


¿Ese descenso cómo se ha canalizado?
Hay que tener en cuenta que es un sector en el que trabajan profesionales autónomos, con lo cual en algunos casos sí se han podido pedir los ERTE, pero hay parte de nuestro tejido que a lo que está tendiendo es a ayudas a autónomos. Luego hay empresas que están manteniendo las plantillas mientras se pueda.


¿Cuánto tiempo se puede aguantar así?
Había algunos socios del Clúster que hablaban de un mes, de dos meses… me resulta difícil decirlo. Sí que es verdad que según van pasando los días, primero con la gestión de permisos de rodajes por parte de NAPAR y luego cuando se ha abierto un poco la restricción de trabajo, no nos terminan de decir cómo va a ser ese desconfinamiento.


¿Qué hacen mientras tanto?
La gente tiene la cabeza puesta en el desarrollo de proyectos, en avanzar con lo que se puede. Hay que pensar que no todos estamos en el mismo momento de la producción, no es lo mismo estar es un momento de rodaje que en postproducción, edición, o desarrollo de guion. Las mentes están ahora mismo en crear y en intentar sacar proyectos adelante. Se trabaja en esa generación de proyecto, ese desarrollo, y luego quien tiene un material para editar, para producir, que no necesitan un rodaje de calle, lo pueden ir adelantando.


¿Cuánta gente en el sector?
Es difícil decirlo porque desde el Clúster no tenemos puesta la mirada solo en la producción, sino en todo el proceso que va desde la idea hasta la comercialización, distribución, exhibición... En la cadena de valor están centros de formación, centros de investigación, músicos haciendo bandas sonoras, profesionales que trabajan temas de cásting, sonido, doblaje... dar un dato es difícil.


Es paradójico porque a la vez que la industria se congela, el consumo audiovisual se dispara estos días.
El consumo audiovisual ya se había disparado antes del confinamiento. Estos días en casa más todavía. Hace falta contenido y no sólo como entretenimiento. Al final consumimos audiovisual de una u otra forma para formarnos, para estar en contacto con nuestra gente… sí que es una paradoja. Hay una demanda muy clara de contenidos.


¿Por qué programas como Sálvame siguen haciéndose presencialmente y en cambio no se puede rodar una película o una serie?
Se prima la información. Si se considera que ciertos programas, como Sálvame, es información… este ya es otro debate. Sí que es cierto que ya se está hablando un poco de cambios en los rodajes.


¿En qué sentido?
De tener equipos de rodajes más pequeños, segundas y terceras unidades… Se está hablando ya de nuevos modelos de producción para respetar el distanciamiento en el trabajo, que puedan ir permitiendo que poco a poco se puedan ir poniendo en marcha, no ya como antes, pero por lo menos que se puedan ir poniendo en marcha ciertas cosas. Ahora mismo hay compañeros grabando, siguiendo los protocolos de sguridad generales y otros que ellos mismos se imponen. Son rodajes con equipos reducidos para vídeos institucionales, publicidad... que gestionan con el apoyo de NAPAR el permiso de rodaje. Por supuesto el volumen es mucho más bajo.


Se escucha estos días hablar de nuevos protocolos de entidades y asociaciones de producciones, ¿qué supondrán?
Se está trabajando en varios, para rodajes grandes, que mueven mucho personal. El jueves se presentó uno que, entre otros , avala la Spain Film Commission. Las diferencias entre distintos productos audiovisuales es muy grande y por eso es complicado cerrar un protocolo único. Habrá que trabajar para establecer protocolos concretos en proyectos concretos. Básicamente hay dos protocolos que circulan estos días y que son los que miran los profesionales. La mirada está puesta ya en un segundo momento de esta crisis después de la paralización.


El ministro Uribes incendió al mundo cultural al justificar la falta de ayudas con la cita de Orson Welles de “Primero la vida y luego el cine”. Después llegó María Jesús Montero a apaciguar los ánimos. ¿La ministra de Hacienda es la nueva ministra de Cultura en España?
Yo lo que quiero pensar es que esta situación le ha llegado a todo el mundo como un tsunami. Seguramente las administraciones públicas no estaban preparadas para esto. Si ha venido la ministra de Hacienda a ayudar y a apoyar, bienvenida sea. Yo entiendo que la emergencia sanitaria es una prioridad, somos todos conscientes, pero desde luego tampoco se puede desatender la cultura. La cultura también es fundamental y creo que es necesario que trabajemos todos juntos. Hubo una reunión el pasado día 17 en la que se pidieron medidas urgentes que ayuden a mantener las empresas y los empleos. Si esto sigue adelante yo creo que será un paso importante, una línea en la que hay trabajar.


En otros países desde el primer momento lo tuvieron claro. En Alemania se declaró la cultura como “bien de primera necesidad” y se aprobaron ayudas de 50.000 millones de euros. En Francia se han aprobado 22.000 millones como primera ayuda de urgencia. ¿En España no está tan interiorizado el valor de la cultura?
Efectivamente en otros países europeos se ha entendido antes y se entiende mejor la importancia de la cultura y la importancia de la cultura como industria, las industrias creativas y digitales. Es igual un discurso que aquí no llega. Más allá del peso que pueda tener la cultura, es que somos una industria. Con nuestras especifidades, somos un sector industrial que genera puestos de trabajo. Y que es rentable. Y que, además, hay una demanda del producto.


¿Cómo están siendo la relación estos días con el Gobierno de Navarra?
Ya antes de la crisis era muy fluida. El hecho de que se creara la Sección de proyectos estratégicos, audiovisuales y digitales es una muestra también de voluntad de apoyo al sector. Aparte de la comunicación que tenemos con Ana Herrera [jefa de la Sección] el 30 de marzo hubo una reunión entre el presidente de NAPAR, Gaizka Aranguren, y yo misma, en representación del Clúster, con la consejera de Cultura, el director general de Cultura y la jefa de sección. Se trasladaron las inquietudes más inmediatas: la situación de autónomos o la necesidad de financiación de las empresas a través de líneas de crédito. Se pidió también cierta sensibilidad hacia las empresas de nuestro sector que han solicitado hacer ERTE, y la gestión de un certificado para poder grabar durante el estado de alarma. En el caso del Clúster también estamos en contacto constante con Sodena.


¿Esas demandas se recogieron?
Sí, se activó la gestión de un certificado para poder desarrollar trabajos de grabación y luego hay cosas que no dependen directamente de Cultura, pero nosotros las trasladamos como la situación de los autónomos y las empresas del sector.


Hace dos años cuando se presentó el Plan estratégico del CLAVNA se dibujaba un sector atomizado con muchas empresas de pocos trabajadores, ¿sigue así?
Seguimos siendo un sector muy atomizado. Hay muchas productoras en Navarra con muy pocos trabajadores. Incluso muchos profesionales que son autónomos. Sí que es verdad que a pesar de estar atomizados estamos bien organizados.


¿La tormenta llegó en un momento dulce?
Creo que sí. Cuando la enfermedad llega en un momento bueno luego es más fácil reponerse. Nosotros manejábamos datos del Observatorio nacional de las telecomunicaciones y hablaban de porcentajes muy fuertes de crecimiento en España. El posicionamiento de Navarra era muy bueno, se trabajaba ya de forma muy coordinada entre la dirección general de cultura, la Navarra Film Commission, NAPAR, CLAVNA… había un espíritu de colaboración muy bueno. Había gente sacando proyectos desde Navarra, haciendo cosas muy interesantes, tenemos festivales…


Tenían también el proyecto de convertir el Convento de Agustinas de Pamplona en un hub audiovisual, un laboratorio y espacio de encuentro de empresas del sector. ¿Se ha paralizado?
Está en stand by por esta necesidad de trabajar en dos velocidades: intentando atender lo inmediato pero también poniendo la cabeza en el futuro. Pero sí que es verdad que en el caso del hub audiovisual lo que se había firmado ya con el Ayuntamiento de Pamplona era un convenio para el estudio de viabilidad, que se puede seguir haciendo. La idea era en un primer momento identificar los espacios y los posibles usos, coste de adecuación, necesidades específicas en cuanto a comunicaciones o dotaciones que hubiera que tener. Sí podemos seguir trabajando en este estudio, que tendría que estar a finales de año.


¿Qué supondría el hub?
Al final es un espacio de encuentro, para que esta unidad del sector de la que hablamos sea una unidad más física. Puede ser un foco de sinergías, laboratorio de ideas, vivero de empresas… facilitar la colaboración entre la gente del sector.


Pero el edificio tenía otras “novios”, se hablaba por ejemplo de un santuario de gatos.
Yo también leí la noticia del santuario de gatos, no sé si el mismo día o el anterior a firmar el convenio. A nosotros nos trasladaron tranquilidad y de hecho el estudio de viabilidad es un estudio sobre ese edificio en concreto. Confío en que el estudio arroja datos positivos y que nos diga que es viable.


¿La animación es un oasis en este parón?
No ha cesado su actividad. En la consulta que se hizo al principio de la crisis eran precisamente las empresas de animación las que mantenían el 100% de la actividad. Yo supongo que el hecho de estar acostumbrados a trabajar de manera virtual y deslocalizada hace que sean empresas con profesionales que tienen mucha formación en el uso de herramientas digitales, y son empresas muy flexibles también. Todo esto ahora mismo es un plus. Van a tener que enfrentar retos como las demás, sobre todo en las instalaciones y en los protocolos de trabajo para cumplir esas normas de distanciamiento y dotarse de equipos técnicos que faciliten el teletrabajo, pero ellos siguen trabajando. Y además se va a empezar a dirigir desde Pamplona una película de animación. Entre las tareas que se harán desde aquí, mas allá de la dirección, están la animática y el color, y se contará con profesionales que se formaron en los cursos de capacitación que hizo el Servicio Navarro de Empleo en colaboración con el Clúster.


¿Esa es una de las apuestas que ha salidobien, la de ir creando cantera?
Sí. Dentro del Clúster se trabaja en mesas de trabajo. Una de ellas es la mesa de animación, que está muy asentada y que sigue trabajando en el diagnóstico de nuevas oportunidades, acciones formativas, adaptación de grados de formación profesional… la verdad que ha salido bien. Y ha demostrado que es una industria que está aguantando bien el tirón.


Respecto a la exhibición, ¿cómo serán las salas de cine, los festivales, los sitios donde se reúne la gente?
Desde el Clúster no hemos entrado a analizar cómo será. Pero si queremos mantener las salas de cine habrá que aumentar los apoyos a los exhibidores. Estamos ante nuevos modelos, va a haber un cambio en la distribución. Yo por mi perfil puedo hablar más de producción. El otro día hablando con un compañero decíamos cómo será, una butaca sí, una butaca no, o poco a poco, pero hay que apoyar eso porque la experiencia de ver una película en el cine es una experiencia que nos gusta a todos.


¿Antes hablábamos del diagnóstico médico, pero desde el estado de ánimo cómo se encuentran los profesionales?
El paciente está con ánimo, es un paciente fuerte, optimista, y creativo. En tiempo de crisis la creatividad es muy importante para buscar soluciones y poner la mente en el día después, en el día que nos dejen salir del hospital. Tras un primer momento de preocuparse, el paciente está pensando ya en su recuperación. Y creo que eso es positivo.

 

DNI

Rosa García Loire nació en Pamplona el 13 de marzo de 1978. Estudió Comunicación Audiovisual en la Universidad de Navarra y Ciencias Políticas y Sociología en la UNED. Trabajó en la productora ARENA, en el Festival Punto de Vista, en el DNA (Festival de Danza Contemporánea de Navarra), 948 Merkatua y fundó la empresa de servicios audiovisuales Arroska. Actualmente trabaja en 601 Producciones Audiovisuales, donde es directora de producción.García fue presidente de NAPAR, la Asociación de Productoras y Profesionales del Audiovisual en Navarra, y en diciembre fue elegida presidente del Clúster Audiovisual de Navarra (CLAVNA). Es soltera y tiene una hija.

El Clúster Audiovisual de Navarra (Clavna) se contituyó en 2017 para dar respuesta al sector audiovisual, dentro del marco de la Estrategia de Especialización Inteligente de Navarra. El clúster (racimo en inglés) se creó en el marco de la transformación que vive el sector a raíz de los incentivos fiscales en Navarra y el empuje que estos están suponiendo. Actualmente agrupa 28 empresas, asociaciones, fundaciones,universidades, agencias, o estudios relacionadas con el sector audiovisual.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE