Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

COMERCIOS SINGULARES

Electro Hogar Bayona: Electrodomésticos a domicilio

¿Qué pasa si en pleno confinamiento se me estropea el frigorífico o la lavadora? Electro Hogar Bayona tiene la persiana echada pero sigue atendiendo a domicilio. “Hasta un termo de agua caliente hemos cambiado estos días”, comenta David Basarte, que también vende portátiles para el teletrabajo y el teleestudio y teléfonos móviles

Electro Hogar Bayona: Electrodomésticos a domicilio
David Basarte, en la sección de telefonía de la tienda de electrodomésticos que regenta en la avenida Bayona.
Actualizada 09/04/2020 a las 16:47

Que falle el frigorífico en pleno estado de alarma puede ser una tragedia. O no. Aunque las tiendas de electrodomésticos estén cerradas, algunas siguen atendiendo por teléfono y distribuyendo a domicilio. Electro Hogar Bayona es una de ellas. En cuestión de horas es posible tener un combi no frost con los alimentos a salvo.

1985

Apertura en la avenida Bayona 40. Es una de las tres tiendas Cenor que hay en la comarca de Pamplona. El local tiene 225 metros cuadrados.

Contacto Se pueden hacer pedidos en el teléfono 948252612.

Pendiente de las tendencias A David Basarte le gusta investigar las modas y la innovación para adaptar sus productos. Actualmente ofrece vehículos de movilidad personas (VMP) como patinetes eléctricos.

Punto de atención de Iberdrola La tienda funciona también como punto de atención al cliente de Iberdrola para contratos y trámites de electricidad y gas. Estos días está cerrado.

David Basarte proviene de una familia de comerciantes. Primero se dedicó a la venta de artículos deportivos y hace 23 años se pasó al sector de los electrodomésticos. Tomó las riendas de Electro Hogar Bayona, en la esquina con la calle Martín Azpilcueta. La cercanía y el servicio son sus puntos fuertes frente a la competencia de las grandes superficies.

Antes de tener que cerrar a causa del estado de alarma, el local llevaba unos meses de reformas “por fases y en días sueltos”. Pretendía hacer una distribución más espaciosa, con islas de productos más accesibles para el cliente, mejor iluminación y estanterías mejor aprovechadas. “No podemos permitirnos cerrar un tiempo para hacer obras”, comentaba a principios de marzo, cuando puso parte del género con descuentos durante la Feria del Stock, la campaña de remate final que organizó el Ayuntamiento. Ahora, ni puede abrir ni puede terminar las reformas porque los gremios también deben quedarse en su casa. “El día 23 iba a venir el carpintero a montar las estanterías pero no ha podido ser”, lamenta.
Sin embargo, mano a mano con su hermana Jaione, lucha para que los ingresos de estas semanas no se queden a cero. No posee una tienda on line pero atiende pedidos por teléfono y por email y reparte a domicilio. Los clientes son principalmente los del barrio, “los que nos conocen de toda la vida”.

“Sobre todo hemos vendido lavadoras y frigoríficos a personas que han sufrido una avería y necesitaban uno nuevo de un día para otro. También un termo de agua caliente, que es una urgencia más complicada porque exige más horas de instalación en el hogar”, explica Basarte, que destaca que los servicios de asistencia técnica están haciendo su trabajo “lo mejor posible”. Los repartidores de la tienda acuden a las viviendas bien protegidos con mascarillas y guantes y con el bote de gel desinfectante siempre a mano: “Es importantísimo correr el mínimo de riesgos”.

La tienda también ha vendido unos cuantos portátiles y tablets “el 70% para teletrabajo y el 30% para teleestudio”. También algún teléfono móvil, “porque la gente está haciendo un uso intensivo de los smartphone y se han dado cuenta de que necesitaban uno más potente”. De momento no están teniendo problemas de suministro a pesar de que algunas fábricas están ya cerradas. “La central de compras de Cenor tiene un importante stock. Antes recibíamos el camión todos los días y ahora viene dos veces por semana. Quizás dentro de unas semanas haya más problemas”, admite.

Basarte defiende que esta crisis no es comparable a la de 2008. “Estar cerrado, sin que nadie pasee por la calle y entre a la tienda a comprar aunque sean dos pilas, es muy duro”. No obstante, David muestra una actitud positiva de cara al futuro. Durante unos años fue presidente de la Asociación de Comerciantes Martín Azpilcueta, cuando la calle se peatonalizó y renovó y ganó atractivo comercial. “Desde la tienda, el barrio y la cadena Cenor estamos preparados para dar el mejor servicio, para dar lo mejor de nosotros como nunca, con todas las energías”.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra