x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Entrevista
GERENTE DE LA DENOMINACIÓN DE ORIGEN NAVARRA

Javier Santafé: “Sería bonito que el vino denominación Navarra tuviera un proyecto más concreto y reconocible”

Es el nuevo director de orquesta de la Denominación Navarra. En su mano está dirigir a bodegas y viticultores para relanzar los vinos y lograr mayor prestigio. Javier Santafé es un navarro que ha trabajado más de 25 años en bodegas de Somontano, La Rioja y Cataluña. Es consciente de que, como no lleva ni un mes en el cargo, pisa “arenas movedizas”, pero habla de “identidad” y de “uvas autóctonas”. Anuncia que recorrerá todas las bodegas para transmitir un proyecto “ilusionante”

Foto de Javier Santafé, el nuevo gerente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Navarra.

Javier Santafé, el nuevo gerente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Navarra, en un gesto durante la entrevista en su despacho de la entidad.

Actualizada 24/03/2020 a las 17:17
A+ A-

Se define como “un estratega” del vino, un mundo en el que aterrizó después de estudiar Farmacia en la Universidad de Navarra. Natural de Valtierra, Javier Santafé, que prefiere no facilitar su segundo apellido ni su edad, es el hombre en el que las 85 bodegas y los 1.900 viticultores del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Navarra han depositado su confianza para “reposicionar” los vinos en el mercado nacional e internacional. “En un momento de mi vida, con poco más de 25 años, me vi detrás de un mostrador de una farmacia y me pregunté: ¿Te gustaría hacer esto toda la vida? Y la respuestas fue no. Me apunté a un máster del vino porque me gustaba ir a cenar con mi novia y entender de vinos”.

Santafé debutó como director de exportación en la bodega Viñas del Vero en Barbastro (Huesca). Allí, en la localidad oscense, tiene fijada su residencia familiar. Posteriormente, trabajó en Grupo Faustino en Oyón (Álava) y en el Grupo Paternina en Haro (La Rioja). Su última aventura laboral ha sido para el Grupo Roqueta Origen en Manresa (Barcelona) desde 2014 hasta la actualidad. “Digamos que quería volver”, contesta cuando se le pregunta por qué ha aceptado el cargo.

Un farmacéutico en el mundo del vino. ¿Tiene alguna pócima mágica para sacar brillo a la Denominación de Origen Navarra?
Hablar en genérico es complicado. En el mundo del vino ha habido un cambio importante que, casualmente, ha coincidido con el cambio de milenio. Antes, lo que estaba de moda era hacer grandes inversiones y grandes bodegas. Ahora, lo que está de moda es mirar al viñedo. A la crítica internacional y a los importadores, les gusta mucho que cuides el viñedo. Para entenderlo, suelo poner un ejemplo: para hacer un zumo se necesita una naranja y un exprimidor. ¿Qué es más importante? La naranja porque, aunque tengas un exprimidor de siete velocidades y conexión a Internet, si la naranja no es buena no harás un buen zumo. Hemos llegado ahí: de dar mucha importancia al exprimidor a dar mucha importancia a la uva, al viñedo y, en concreto, a tener uvas autóctonas y viñedos viejos.

Aquí, en Navarra, hablaríamos, sobre todo, de garnacha. ¿Hay que entonar el mea culpa? Muchas hectáreas se arrancaron por la crisis de precios con ayudas de la UE.
Aquí se arrancó mucha porque la garnacha es una variedad de uva difícil de cultivar. Eso no es problema. El 70% de la uva de la denominación son variedades autóctonas: garnacha tinta y blanca, tempranillo y viura. No hay problema. El potencial está ahí. Otro factor es que el vino de las denominaciones que están por encima del río Ebro: Navarra, Penedés, Somontano, etc, con una climatología más fría, apostaron en una época por variedades foráneas, tipo cabernet sauvignon, merlot. Tuvieron su momento, pero ahora parece que hay un consenso universal a que cada uno trabaje con sus uvas autóctonas.

La denominación lleva unos años salvando los muebles. ¿Qué se le ha encomendado?
A mí no se me ha encomendado ninguna misión. No se me ha dicho: ‘Queremos ir a Valladolid’, que es algo muy típico en una empresa. La denominación Navarra tiene una serie de temas que hay que analizar en profundidad.

Le escucho...
Uno, una cantidad de vinos elaborados con cabernet sauvignon, merlot y chardonnay que, aunque sean muy buenos, que lo son, son uvas que no están de moda en el mundo. Dos, hay mucha identificación con el rosado. El rosado puede dar ventas pero no da prestigio. ¿Alguien sabe decir una zona del mundo con rosados de prestigio? Tres, en tanto en cuanto esto ha ido avanzando en el mercado, Navarra ha vendido mucha diversidad. Y es verdad que Navarra es muy diversa, muy bonita, pero en el mundo del vino se quiere identidad, no diversidad. Por último, no ha habido un buen relevo familiar en algunas bodegas, aunque eso ha ocurrido aquí, en Cataluña, en La Rioja, etc.

Vamos al otro lado de la balance, ¿qué tiene de bueno Navarra?
Que Navarra suena muy bien a todo el mundo. Suena a buena vida, buena gente, buena gastronomía. Es una zona que suena bien. Suena ‘top’. Se me ha dicho que Navarra ha entrado en bucle, aguantando como puede y sería bonito que tuviera un proyecto más concreto, más conciso, más contundente, más reconocible y más valorizante. Un proyecto en el que la gente pudiera identificar al vino de Navarra.

Vamos, que impulse la denominación.
Sí, pero con fundamento: sabiendo a dónde ir.

¿Y a dónde vamos?
A ver, las ventas de Rioja cayeron un 10% el año pasado. Y el anterior, un 8%. Navarra, el año pasado cayó un 1% y el anterior, un 3%. Navarra se está defendiendo mejor que Rioja incluso. Ahora la cuestión es la gran proliferación de vinos regionales en España. En Cataluña, hace veinte años, se consumía el 20% de vinos catalanes y ahora es el 50%. Y dentro de poco será el 75%. Hay que salir a vender al exterior.

No queda otra. El consumo interno está paralizado.
Navarra tiene una gran vocaciones exportadora. Ribera del Duero solo exporta el 12% y Navarra un tercio de su elaboración. Estamos en niveles casi de Rioja en exportación.

¿Qué proyecto trae Javier Santafé?
No puedo avanzar todavía muchos detalles porque llevo poco tiempo. Está en mi cabeza. Desde el principio, cuando hablé con los representantes de las bodegas y de los viticultores en el Consejo Regulador en una entrevista, les expuse qué pensaba hacer y les gustó. Ahora, hay que llevar ese plan a un pleno, hablar con las bodegas, con los viticultores y elaborar una hoja de ruta.

¿Qué plazos tiene su plan?
Como una maratón. El mundo del vino es para corredores de fondo. A la propietaria de Château Margaux, de Burdeos, le preguntaron en una entrevista, cuánto tiempo lleva hacer un mito. Respondió: “Los 200 primeros años son duros. Los demás, no tanto”. ¿Se entiende qué quiere decir a largo plazo? El consumidor se aprende las cosas a largo plazo.

Tiene 1.900 viticultores que cobran la uva a 40 céntimos y sus colegas de Rioja a un euro. ¿Qué les dice?
Que tienen que producir calidad, que la base es el viñedo.

¿Si les pide calidad es porque no la produce?
Habrá gente que sí y gente que no. Primero hay que producir la calidad y luego ya te la pagarán. Nadie te va a pagar la calidad antes de que la produzcas. Pero ellos ya saben de sobra que tienen que producir calidad.

Dice usted que tiene un plan, pero no sé si tiene dinero.
Los planes no necesitan dinero. Necesitan imaginación.

Cuando alguien habla de imaginación suele ser porque no hay dinero...
No he dicho eso. El Gobierno de Navarra nos apoya de una manera tímida, porque trata al vino igual que si fuera tomate o judía verde. ¿Qué sería La Rioja sin el vino? Pues, con todo mi respeto, sería Cuenca. ¿Qué pone a La Rioja en el mapa? El vino. El mundo del vino es el único cultivo que fija gente al territorio rural, de verdad, para que vivan bien. ¿Cuánta gente se va al campo a elaborar vino? Mucha. ¿Cuánta gente deja la ciudad para ir a cultivar tomate? Y luego otra: atrae mucho turismo. ¿Por qué Tafalla no tiene turismo?

¿Va pedir más dinero al Gobierno de Navarra?
Vamos a reivindicar todo lo que creamos necesario. Vamos a solicitar ayuda porque Navarra puede estar en otra dimensión. Y eso exige un esfuerzo por parte de todos: bodegas, viticultores, Gobierno de Navarra, etc. Cada uno tiene que jugar su papel. Si lo jugamos todos, saldrá bien. Si lo jugamos dos tercios, saldrá un poquito peor y si lo jugamos solos, saldrá mal.

¿No asume demasiada responsabilidad? Su último trabajo fue en Cataluña. Sabe bien lo difícil que es vender fuera de Rioja.
¿Y lo difícil que es vender Rioja? En Rioja hay veinte marcas que han trabajado bien, pero el 70% de Rioja es vino del año, vendido a precio justillo. Prefiero hablar de bodegas. En genérico, no es más fácil vender un Rioja que un Navarra. Lo que hay es un mercado más grande.

Se refiere a marcas pero la denominación es un paraguas, una marca común.
Es que quien tira del Consejo Regulador son las grandes marcas. El mensaje es que la denominación Navarra será lo que quieran ser sus bodegas. Aquí hay grandes vinos que habrá que convertir en grandes marcas porque, evidentemente, no se ha trabajo el mercado como Rioja.

¿Cómo se cambia eso?
En Navarra ha tenido mucha fuerza el sector cooperativo que no ha tenido mucho interés en crear nada, sino en quitarse el vino de encima. Ahora eso se ha minimizado y las bodegas están cogiendo fuerza. Otra cosa importante que se debe tener en cuenta es que Rioja tiene un tercio del mercado español. Eso no se puede cambiar. El problema es que Navarra está en otra categoría, con Ribera de Duero y Rueda. Mire, me he preocupado de mirar cuántas botellas de vino se venden. Rioja venden 351 millones de botellas, cava está en algo más de 300 millones, Rueda está en 75 millones, Ribera del Duero alrededor de 80 millones, Cataluña alrededor de 60 millones y Navarra, alrededor de 50 millones. ¿Ve? Rioja es otro mundo. Lo que planteo es ver qué están haciendo las denominaciones emergentes, como Monsant, Rías Baixas, Jumilla y Terra Alta porque parten de mucho más abajo que Navarra pero entusiasman a la crítica y, poco apoco, van ocupando más mercado.

¿A Rioja no le vamos a quitar nada?
Nada. En Rioja se muerden entre ellos. Canibalismo. Hay que mirar a los competidores que están trabajando muy bien. Tenemos que hacer que pequeños viticultores tengan la valentía de ponerse a sacar vinos de buen nivel y apreciados por la crítica. ¿Sabe decir alguna bodega de Jumilla o de Rías Baixas? No, pero son denominaciones que han cogido prestigio porque hay gente haciendo bien las cosas. Y cuando cojan prestigio llegará el volumen. Sin prestigio no hay volumen.

La teoría que usted expone suena bien. Otra cosa es la práctica.
El problema es que tenemos que dotar de prestigio a la denominación de origen de manera que los pequeños productores se sientan con la ambición de decir: “Voy a hacer 15 o 20.000 botellas y vivir de ello”. ¿Sabe? En Navarra, con 11.000 hectáreas, hay 85 bodegas. En la Rioja alavesa, con 12.000 hectáreas, existen 340 bodegas. Y todas viven. Hay muchas familias en los 30 pueblos de Álava viviendo muy bien. Muchos elaboran su propio vino y les da un nivel de vida bueno. ¿Por qué no aquí?

¿Bebe todos los días vino?
No. Bebo algunos días y, sobre todo, los fines de semana. En casa bebo todos los viernes y sábados. Bebo con mi mujer una botella de vino. Pruebo de todo, aunque ahora más de Navarra para conocerlos.

¿Tiene alguna preferencia?
Me gusta mucho los vinos de cabernet sauvignon, pero entiendo que ahora es más complicado este mundo. Me gustan también los de garnacha. Los de Priorato y Terra Alta son todo garnacha. Creo que podemos hacer una garnacha diferente.

¿Navarra se ha dejado adelantar en los rosados por otras denominaciones?
El rosado es una palabra que se identifica con Navarra. Otra cosa es que en Navarra hay un debate del sector: quienes son pro rosado y quienes son antirosado. No soy ni pro ni anti. Soy pragmático y entiendo que si Navarra vende mucho rosado y muy buen rosado, tiene que seguir haciendo. No tienes que renunciar a lo que haces bien, pero tiene que establecer proyectos que te permitan ofrecer a la gente cosas que te identifiquen.

¿La garnacha de Navarra se diferencia de la de otras zonas?
Es más fresca. En la zona de San Martín tiene una acidez y una delicadeza que no tienen la garnachas catalanas.

“La venta de vino a China en enero ha sido desastrosa”


El vino no se escapa al coronavirus. Si la gente reduce su vida social, se bebe menos.
El coronavirus es una ‘infodemia’. Es una pandemia, pero en lugar de por un bicho por información. Es una sobreactuación del mundo. Gripe hemos tenido todo el mundo, muere gente mayor, porque el virus reduce las defensas. Esto nos tiene que llevar a una reflexión: ¿Si realmente la sobreinformación es necesaria? Hace unos días le pregunta a mi mujer: ¿Te acuerdas cómo vivíamos hace 25 años, cuando quedábamos con los amigos para tomar unos vinos? Ahora tenemos un estilo de vida, en ocasiones, muy presuntuoso. Todo el mundo sobreactúa de todo.

La Feria Prowine, la feria más importante del mundo del vino, se ha suspendido.
Llamaron para consultar qué fecha creíamos sería positiva para trasladarla. Creo que la van a cancelar definitivamente, aunque hablan de que se aplaza. Son tres días de feria, cuatro de preparación y dos de desmontaje. Es muy difícil encontrar otro hueco. Iban a ir unas treinta bodegas. Que la hayan suprimido es una faena, sobre todo para los pequeños productores porque era su punto de encuentro con los clientes, aprovechaban para enseñar las nuevas añadas y los nuevos vinos con un coste reducido.

China es un mercado emergente e importante para Navarra.
Sin duda. Navarra es uno de los grandes proveedores de China. El año pasado Navarra vendió cuatro millones de botellas. Cataluña, por ejemplo, ni un millón de botellas.

¿Se está notando?
Sí, claro. El primer mes del año, enero, ha sido desastroso. Y ahí estamos. China es un mercado opaco. No hay mucha información de lo que ocurre. No suele haber estadística. La verdad es que pinta mal.

¿Será temporal?
No tengo una bola de cristal, pero pinta muy mal. Está el coronavirus, está en Brexit, están los aranceles de Estados unidos y la recesión que va a haber en España en breve...

La configuración de los planetas no acompaña.
Hay coronavirus nos perjudica la venta de vino en Asia. Está claro que Asia es un mercado que absorbe mucho vino porque son millones de consumidores. Lo que nos encontramos es que Navarra está muy expuesta al mercado asiático y nos perjudica y nos perjudicará. Otras zonas están expuestas a otros problemas. Luego no hay que olvidar que Europea es el mercado por excelencia del vino. El 80% del vino que sale de España va a Europa. La cornisa cantábrica, Alemania e Inglaterra se ‘chupan’ dos terceras partes del Rioja. Y nos creemos que venden en Singapur y por todo el mundo. No. En Estados Unidos hay dos denominaciones que venden más vino que Rioja. La sensaciones que tenemos son unas y los números te dicen la realidad: hay campo de crecimiento para Navarra.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra