Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

IKEA

Ikea renuncia a abrir una tienda en Cordovilla en la antigua Súper Ser

La multinacional rompe su contrato con Nasuvinsa, la propietaria de los terrenos, y se abandona la creación de 275 empleos

Ikea renuncia a abrir una tienda en Cordovilla en la antigua Súper Ser
Ikea renuncia a abrir una tienda en Cordovilla en la antigua Súper Ser
Publicado el 12/07/2019 a las 11:13
Ikea no viene a Navarra. Por lo menos, tal como se pensaba. Ha dado calabazas a Nasuvinsa. Y ha roto el contrato firmado en 2016. Se esfuman los 275 puestos de trabajo que anunció en su día Manu Ayerdi, vicepresidente en funciones. La multinacional sueca no va a comprar los terrenos que Nasuvinsa (sociedad pública del Gobierno foral Navarra de Suelo Industrial) pensaba venderles, ubicados en la antigua fábrica de Súper Ser, a pie de la P-31 en su entrada a Pamplona por Cordovilla. Así lo confirmaron este jueves desde Nasuvinsa. El suelo era de titularidad foral desde 2006.
Ambas partes firmaron el pasado miércoles la resolución, por vía telemática, del llamado ‘contrato promesa’ que habían formalizado en 2016. Según este contrato, Nasuvinsa reservaba en exclusividad los 32.000 metros cuadrados de los terrenos que ocuparon la antigua Súper Ser. Además, también se encargaba de la urbanización de la parcela e Ikea se comprometía a pagar por la compra de los terrenos nueve millones de euros. Pero este ‘contrato promesa’ debía ser confirmado para materializar la compra. Y en lugar de eso hace dos días lo que se firmó fue la renuncia por parte de Ikea. Además de la necesidad de novación (confirmación) de este contrato, era necesario, para la materialización de la tienda, la tramitación de dos proyectos supramunicipales, uno para la ordenación de la zona y otro comercial. Ahora ya no son necesarios.
NASUVINSA NO RECLAMA
La sociedad pública no va a reclamar a la multinacional por los perjuicios que pueda suponer esta ruptura. Aunque el derribo de la fábrica y la urbanización del terreno era una tarea pendiente que tenía Nasuvinsa y continuarán con ella, la inminente llegada de Ikea contribuyó a acelerar el proceso. Ahora el plan de la sociedad pública pasa por terminar el derribo de las antiguas instalaciones, urbanizar el terreno y reparcelarlo para poder venderlo como varias parcelas.
Esta renuncia a la compra de los terrenos de Ikea materializada este jueves encaja con su política comercial de los últimos años. La multinacional está renunciando a abrir grandes tiendas en las afueras de las ciudades para hacerlo en establecimientos más reducidos en los centros urbanos. Este nuevo formato ya lo han incorporado en varias ciudades como Madrid, Barcelona, París, Salamanca... Este nuevo modelo de establecimiento, centrado en el asesoramiento digital sobre proyectos de amueblamiento, requerirá de dos o tres personas.
volver arriba

Activar Notificaciones