Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Entrevista
Directora de la unidad de negocio eólico de Ingeteam

Ana Goyén: "No es exagerado pensar en Navarra como un Harvard de las renovables"

Teleco por la UPNA de brillante expediente, dirige a sus 39 años la unidad de negocio eólico de Ingeteam. Un equipo de 350 personas repartido entre Sarriguren y la fábrica en Sesma de este proveedor tecnológico para renovables. Es, en sí misma, el ejemplo perfecto de que se puede ser alguien en la eólica mundial sin salir de Navarra, de que ‘Harvard de las renovables’ que predica algún veterano es posible. Hasta el inglés aprendió aquí.

Ana Goyen Pérez, directora de la Unidad de Negocio Eólico de Ingeteam Power Technology en uno de los despachos de la empresa en Sarriguren.
Ana Goyen Pérez, directora de la Unidad de Negocio Eólico de Ingeteam Power Technology en uno de los despachos de la empresa en Sarriguren.
Actualizada 13/12/2018 a las 17:25

El lunes 12 de noviembre quedará grabado en la memoria de sus dos hijas, Ane y Noa. A su madre le daban un premio por su trabajo: “Fabricar unos armaritos que están dentro de los molinos de viento”. Y ahí estaban también sus padres. Con ellas, cómplices, ensayó el discurso. A ellos les agradeció todo. Ana Goyen Pérez es la responsable de la unidad de negocio eólico de Ingeteam, una empresa de ingeniería que suministra tecnología a los principales operadores en Energías Renovables (EE RR) del mundo. La Asociación de Mujeres Empresarias y Directivas de Navarra (Amedna) la escogió para otorgarle el Premio Directiva 2018.

¿Qué supone para usted ese reconocimiento? ¿Cómo se sintió?

Es un premio a un directivo y un directivo por sí mismo no es nada. Estás dando la cara y te dan la enhorabuena a ti, pero el trabajo es del equipo. Somos todos juntos los que hemos conseguido los resultados. En cuanto a filosofía y valores femeninos, yo ya me integré en una empresa donde la preocupación por las personas y la igualdad ha sido muy firme desde su origen. Entonces, el premio es un reconocimiento al equipo y a la empresa. Y después, una visibilización de la mujer en un entorno laboral en el que no estamos acostumbrados.

¿Qué cargo ostenta en la empresa?

Soy directora de la unidad de negocio Eólica. Ingeteam inicialmente eran dos empresas, Ingelectric y Team, que no es la palabra ‘equipo’ en inglés, sino unas siglas. Fue fundada por cuatro ingenieros bilbaínos focalizados en la electrónica hacia la industria. A partir de ahí, se diversificó, tanto en sectores, aquí en Sarriguren fijó la parte de renovable, como a nivel internacional.

Por situarnos, en la parte navarra trabajan en eólica, fotovoltaica, vehículo eléctrico...

Todo eso está aquí en Sarriguren, sí. Ingeteam es un grupo que tiene dos cabeceras: Ingeteam Power Technology, que es una empresa como tal, con su CIF, y otra que es Indar, con su CIF. Indar se dedica a las máquinas eléctricas (generadores, motores, etc.) en Beasain. Y Ingeteam Power Technology se dedica a la electrónica. Está en Zamudio, los headquarters (oficinas centrales). Aquí tiene la división de energía: eólica, fotovoltaica, vehículo eléctrico y automatización de plantas de generación (ppa). Porque Ingeteam nos dedicamos a otros sectores: tracción, marina, etc...

Entonces, su ámbito son solo los molinos.

Eso es. Me quedo ahí, en los ‘molinicos’.

Miro su currículo y me agrada comprobar que se ha formado usted como directiva en renovables sin salir de casa.

No he salido, no (ríe). Si tienes inquietud, claro que puedes formarte. Sin duda.

¿Como directiva internacional?

Es que en el mundo de las renovables no existe otra cosa que el mundo. Suelo viajar una semana al mes, más o menos. Tampoco demasiado.

¿Estuvo usted el 30 de octubre en Baluarte, en el I congreso de Enercluster, de empresas renovables de Navarra?

Sí. Intervine en la última mesa, la de proveedores.

En la conferencia final, Esteban Morrás, tachado de visionario, habló de hacer de Navarra un Harvard de las renovables. Su caso se ajusta perfectamente.

Esteban ha sido el espejo en el que nos miramos toda la gente que empezamos en la industria eólica navarra. Escucharle es siempre una gozada. Y no es una exageración. Tenemos aquí dos OEM (fabricantes de aerogeneradores) que están dentro del top ten mundial -Gamesa y Nordex-Acciona- que la mayor parte de su personal se ha formado aquí. Fuente para generar cantera tenemos más que de sobra.

Pero ¿hace cuánto que no plantamos un molino, ya no en Navarra, sino en España?

Hemos tenido unos años de sequía horrorosa, sí. Con lo cual, tiendes a cargarte la industria doméstica. Sin un mercado doméstico sobre el que apalancarte, es difícil crecer hacia fuera. Pero creo que el sector privado lo hemos hecho bastante bien, con mucho esfuerzo, saliendo fuera -muchas veces, sintiéndonos muy solos- y permitiendo mantener la actividad en renovables y los centros de decisión aquí en gran medida.

Igual no somos del todo conscientes de la dimensión del sector que aquí tenemos.

Nosotros somos componentistas. Pero el 8% de los aerogeneradores que están instalados en el mundo están con nuestros convertidores; con nuestra tecnología.

Tecnología, que se fabrica en...

El grueso de la actividad está en Sesma. Después, tenemos actividad productiva en Brasil y en la India, motivada porque son países con mucha demanda interna y unas barreras de entrada enormes. O localizas o te olvidas de esa parte del pastel.

No es por costes, quiere decir.

A día de hoy, todavía no se ha dado un paso en ese sentido. No está en los planes. Se ha ido porque era la única manera de atender esos mercados.

¿Cómo trabajan en Sesma? Parecen tener una plantilla base y, de pronto, grandes puntas de contratación temporal.

Sí, es una zona en la que hay también mucha actividad agrícola y gente que combina en un momento dado. Nos permite tener gente comprometida, preparada y que a la vez tiene otras actividades.

¿Tan puntual es esta industria?

Pueden darse picos grandes, sí. Sobre todo, con fotovoltaica mucho. En eólica, somos algo más estables. Al menos, intentamos homogeneizar. Pero, a veces, es difícil. Por ejemplo, hemos tenido mucha variabilidad con la planta de la India. Había mucha actividad. De repente, se quitaron las ayudas y se fue a subastas. Bajaron los precios terriblemente. Se paró todo el sector. Ahora parece que se reactiva. Pero es un sube y baja.

El subsidio es siempre la puerta de entrada de las renovables en los mercados.

Pero, a día de hoy, la energía renovable es rentable en sí misma.

¿Todas?

La eólica y la fotovoltaica, sí.

Me llama la atención ese discurso común entre los operadores en renovables sobre “democratizar” la energía. ¿Por qué?

Porque viento, sol y agua hay en todos los sitios. Y petróleo, sólo hay en ciertos países. Es garantía de acceder a un recurso que resulta necesario para la vida.

¿No será como con la movilidad, que la tecnología renovable no se ha impuesto porque no ha sido barata precisamente? Tal vez, es más cómodo, más fácil y menos caro tirar del recurso contaminante.

Hoy no es así. Estamos consiguiendo hacer bajar el precio de la energía, que no se ve en el consumidor final, pero sí en el coste de la energía para el país. A un Iberdrola le cuesta menos generar con una eólica o una fotovoltaica que en un ciclo combinado. Lo que pasa es que ahora toca hacer toda la transición energética.

¿Qué opina del horizonte 2040 como fecha límite para comercializar coches contaminantes? ¿Tiene visiones distintas como trabajadora del sector y como ciudadana?

En todas me convence el paso a vehículo eléctrico. Como trabajadora del sector renovable, no cabe duda, porque nos genera actividad. Pero, como ciudadana, entiendo que en ocasiones hay que asumir costes para obtener beneficios sociales mayores. Esto es como cuando te suben el IRPF.

¿También lo asume así de bien?

Sí. Si es para invertir en cosas en las que creo, como la Educación y la Sanidad, encantada. Si es para que se lo lleven crudo, pues no. Me duele más que suban el IVA que el IRPF, porque ese lo pagamos todos por igual.

Aparte de Acciona y Nordex, ¿qué otros clientes tienen?

La eólica son dos mercados. Por un lado, el mercado chino, que ellos se lo guisan y ellos se lo comen. No entra ningún OEM europeo. Y no salen ellos, de momento, hacia afuera. Ahí se instala entre el 35% y 40% del total mundial. En el resto del mundo, hay 7 fabricantes que se reparten el 97,5% de las instalaciones. Para que vea el grado de concentración de nuestro mercado. De estos siete, trabajamos con cuatro.

En España, el Gobierno ha anunciado la instalación de 50.000 MW más en renovables hasta 2030. ¿Qué parte puede ser eólica? ¿Asistiremos a otra ola de plantación de molinos?

Si se quiere llegar a ese porcentaje, seguro que va a haber actividad eólica. Confiamos que eso de estabilidad a nuestros clientes para permanecer con sus centros de decisión y de I+D en el país.

En Navarra, el parón eólico en España sí que nos afectó como industria.

Como manufacturera, sin duda.

En cambio, para la pervivencia del sector ha sido clave que la tecnología esté aquí.

Son cosas distintas. La industria manufacturera necesita implantación, sí o sí. En cambio, en la I+D y la gestión, lo que necesitamos son apoyos para que se desarrolle aquí: teniendo buenos centros de investigación, de experimentación buenas universidades ayudas a la I+D... Que no se pierda eso, porque, al final, es lo que genera arraigo y son trabajos de alto valor añadido. Por eso, tanto Gamesa como Acciona, despertaron en su momento ese interés en empresas alemanas de cara a la fusión. Tenemos poco de lo que acomplejarnos.

Martín Ibarra, jefe del Servicio de Energía del Gobierno de Navarra, comentó al presentar el Plan Energético que cabía instalar aquí otros 1.000 MW eólicos. Eso es duplicar la capacidad instalada que no se ha movido en 20 años. ¿Es poco? ¿Mucho?

Está muy bien. Hace falta darle ‘vidilla’ a esto. Aunque, en los dos o tres últimos años, nos hemos sentido bastante arropados por el Gobierno en su interés por relanzar y tener ese sentimiento de sector eólico en Navarra.

¿Qué esperan de la futura ley de Transición Energética?

Que afronte el reto de la temporalidad de la generación -la fotovoltaica genera de día, la eólica cuando hay viento...- con una compensación entre las energías. Sería implanteable que las subastas de renovables fueran a parar, por criterio únicamente de coste, a una energía que funcione solo en unas determinadas condiciones. Tiene que haber una planificación y coherencia. Subastas, no libres, sino enfocadas en función de las necesidades del país, para tener un compendio de generación adecuado. No cambiar las reglas de juego a posteriori, como se hizo en el pasado. Y queda el reto tecnológico del almacenamiento.

DNI

Pamplona, 22 de julio 1979. Hija de Juan y Gloria. Tiene una hermana menor, Leyre. Casada con David Solé -le conoció en la carrera y trabaja en Ingeteam como ella- son padres de Ane (7) y Noa (5). Estudió en Ursulinas. Fue premio navarro en Bachiller y segunda en la Olimpiada de Matemáticas, que le encantan. Se graduó en Telecomunicaciones en la UPNA. Allí se diplomó luego en Empresariales. Y cursó un MBA en ESIC en Mutilva. Entró a Ingeteam en 2005. En 2007, ascendió a directora comercial. En 2015, a jefa adjunta de la unidad de negocio eólico. Desde enero de 2017 la dirige ella.

 

“Rompí aguas en la oficina”


Cumple los 40 en 2019 y anticipa sonriente el forty trip a Formentera que prepara con las amigas de su quinta. Madre de dos niñas, de 7 y 5 años, “no ha sentido que se le impusiera ningún techo de cristal”. Como jefa, percibe que “funcionan mejor los grupos mixtos, de hombres ymujeres”. Y coincide con otras mujeres con altos cargos en valora la dimensión social de su trabajo: “Lo que puedes aportar en tu entorno para mejorar la sociedad” porque “si no, el salario no te compensa por sí mismo”.

¿Su marido concilia?

Es corresponsable totalmente. Todo, a medias. Si no, no podríamos llevar el ritmo de trabajo exigente que los dos llevamos. Los abuelos también echan una mano.

Cuando intervino en el congreso de renovables, ¿echó la vista al público en Baluarte? Todo varones de mediana edad.

Somos muy poquitas, sí. ¿Por qué? A las mujeres no se nos inculca esa ambición por lo técnico. Y el sector energético nos llama poco. Una vez dentro, somos más inseguras para dar un paso al frente. Nos cuesta vendernos más. No sé por qué. Nos cuestionamos más nuestra valía de manera continua. Luego está la presión social y cultural en cuanto a asunción de responsabilidades que en un momento de nuestra vida profesional pasa factura porque decidimos priorizar otras cosas o no nos sentimos lo suficientemente acompañadas.

¿A usted le ha pasado? En los embarazos o la primera crianza de sus hijas...

Es que yo... (le entra la risa). Con Ane rompí aguas en la oficina.

Será un decir...

No, no. Rompí aguas en la oficina con la mayor. Tuve suerte, dos embarazos muy buenos. Viajé hasta el séptimo mes y trabajé hasta el último momento. Y he compartido todo con mi pareja fifty-fifty. Compartimos la primera baja maternal. Yo tuve tres meses y el último, él. La segunda baja me la quedé entera. Eso de no dormir no lo llevaba bien.

¡Vaya! Justo ahora que se intentan equiparar las bajas de padre y madre.

Eso yo lo plantearía como un derecho del niño. Sé que no es algo compartido con todas las mujeres, ni muchísimo menos. Pero, quitando un periodo de recuperación de parto -que debería ser una baja médica como otra cualquiera- el niño tendría derecho a estar por igual con el padre y con la madre, en el orden que se establezca. Así, el padre no puede renunciar a la baja. Y la madre, tampoco.

Esta visión de la conciliación no es suya. Bebe del ejemplo de su padre que, de paso, le inculcó la pasión por Osasuna. “Mi hermana y yo nos criamos prácticamente en Tajonar. Mi madre trabajaba en horario partido y mi padre nos llevaba a ver los entrenamientos”. Sigue siendo rojilla y socia. “Ahora voy cuando puedo ir con las niñas”.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE