Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Volkswagen Navarra

Volkswagen parará otros dos días por falta de motores

Los dos días más de cierre se confirmarán definitivamente la próxima semana

Trabajadores de Volkswagen Navarra en el montaje del nuevo polo.
Trabajadores de Volkswagen Navarra en el montaje del nuevo Polo.
Archivo
Actualizada 15/11/2018 a las 10:40

Nuevo revés para Volkswagen Navarra. La dirección de la factoría de Landaben comunicó el miércoles al comité la necesidad de parar otros dos días más por la escasez de motores que llegan de Alemania. Si no se producen más novedades, la cadena de montaje terminará el año produciendo casi 24.000 coches menos de los previstos, una caída del 8% sobre los 297.097 programados inicialmente, y restando veinte jornadas de trabajo al calendario de 2018. Lo que inicialmente era un retraso temporal en las entregas causado por las nuevas normas de homologación para motores conocidas por las siglas WLTP, que colapsaron a la autoridad competente en Alemania y que provocó un cierre de tres días de la fábrica navarra en agosto, derivó en septiembre en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) de ocho días más para toda la plantilla.

Los problemas de suministro de motores continuaron en octubre y, a finales del pasado mes, se anunciaron otros cinco días sin producción que, posteriormente, se ampliaron a siete y, finalmente el miércoles, a nueve jornadas más sin trabajo antes de finalizar este año. En total, la fábrica acumulará veinte días menos de actividad. Los responsables de la factoría no facilitaron al comité más información de las razones para explicar la escasez de motores y se ciñeron escuetamente a que, sencillamente, no se asignan desde Alemania en número suficiente para atender la producción programada para Landaben, que actualmente acumula 55.116 pedidos del nuevo Polo.

Esta falta de explicaciones está provocando una creciente incertidumbre en la plantilla, a la que en septiembre se dijo que para noviembre la situación estaría normalizada. Lejos de remitir, la escasez de motores parece ir a más sin que desde la marca se ofrezca ninguna explicación y los rumores sobre más días de paro para el año que viene cobran fuerza día a día. Fuentes sindicales señalaban a dos proveedores de componentes para la fabricación de los motores, Magneti Marelli y Delphi, como los embudos que están ralentizando su producción en las plantas alemanas, aunque nadie podía entender que, medio año después del inicio de esta situación, el gigante automovilístico todavía no haya encontrado una solución definitiva.

De esta última tanda de nueve días sin producción, ya se han cumplido cuatro (26 de octubre y 2, 5 y 9 de noviembre) y se conocen otros dos (16 y 23 de noviembre), por lo que quedan tres por definir. Fuentes sindicales especulan que podrían corresponder al 4, 5 y 7 de diciembre, pero estas fechas no se confirmarán, según se prevé, hasta el próximo lunes.

Seat Martorell terminará el año con 20.000 coches producidos menos
 

El racionamiento de motores de gasolina en el grupo Volkswagen también está afectando a la planta de Seat en Martorell, que prevé terminar el año con 20.000 coches producidos menos de los asignados. Fue a comienzos de septiembre cuando la marca española propiedad del gigante automovilístico alemán anunció que la escasez de motores iba a obligar a recortar la producción en 10.000 coches hasta final de año. El plan inicial era detener una de las líneas durante cuatro sábados y, en turno de noche, dos domingos, además de otros tres días entre semana. La segunda línea pararía otros dos sábados.

A finales de octubre se comunicó que iba a resultar necesario parar varios días más y recortar la producción en otros 10.000 coches. Para ello, se desconvocaron los turnos de trabajo adicionales para fines de semana y se comunicó que no se produciría el 7 y 21 de diciembre, así como el 2, 3 y 4 de enero del año que viene. La crisis de los motores también ha pasado factura a la planta de producción de Volkswagen en Palmela (Portugal), que permaneció inactiva una semana entre finales de octubre y comienzos de noviembre. A ello habría que sumar las propias factorías alemanas del grupo, que también han afrontado en los últimos meses recortes de producción con jornadas semanales de cuatro días.

CAÍDA DE LA DEMANDA

La causa detrás de todas estas paradas de producción hay que buscarla en la escasez de motores de gasolina, cuya producción se centraliza en Alemania para todas las marcas del grupo, pero no en una caída de los pedidos. Por el contrario, algunos fabricantes con presencia en España han anunciado en los últimos meses recortes de la producción motivados por una caída de los pedidos. El caso más reciente se ha producido en la planta de Citroen en Vigo, donde se está negociando un Expediente de Regulación Temporal de Empleo para 400 empleados durante 50 días debido a la menor demanda de los modelos clónicos Citroen Elysee y Peugeot 301. Otra situación similar se produjo hace unos días en la factoría de Ford en Almussafes (Valencia), que el 22 de octubre comunicó que el descenso en las ventas obligará a detener la producción de coches durante nueve días. Las instalaciones de Mercedes en Vitoria sufrirán un parón de diez días hasta final de año por la menor demanda de furgonetas.

Las plantas productivas de otras marcas no están registrando problemas e incluso algunas prevén alcanzar el 100% de su capacidad a partir de enero, como sucede con las instalaciones de Opel en Figueruelas (Zaragoza). Lo cierto es que el bache previsto por la entrada en vigor de la nueva normativa de emisiones y consumos WLTP. que provocó desajustes en la producción en la mayoría de las marcas, ya ha quedado atrás y los problemas que registran algunas factorías españolas que no pertenecen al grupo Volkswagen, como Mercedes, Ford o Citroen, están causados por el descenso de la demanda de algunos modelos.

¿A qué se debe la falta de motores de gasolina en VW?

 


Aunque inicialmente se culpó a la nueva normativa WLTP para homologar los coches, más farragosa y lenta, la escasez de motores de gasolina solo se explica por el abrupto desplome en la venta de turismos diésel. A falta de una explicación oficial que no llega, fuentes consultadas sostienen que este trasvase de la demanda ha sido tan rápido e imprevisto para el grupo Volkswagen que no cuenta con capacidad industrial para readaptar con suficiente agilidad la producción de motores en Alemania. Ademas, muchos componentes para completar los motores están externalizados en proveedores con contratos que contemplaban unos volúmenes de entregas que ahora se han quedado pequeños. En cualquier caso, nadie se atreve a pronosticar el final de esta crisis.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE