Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Retos y Palancas de la Industria 4.0

La cultura interna y las personas, principales frenos a la industria 4.0

Baluarte acogió el martes una jornada sobre los desafíos que enfrentan las empresas ante la digitalización

La cultura interna y las personas, principales frenos a la industria 4.0

De izquierda a derecha, José María Borda, Luis Miguel del Saz, Javier Elizalde, Ignacio Marco y Alberto Barquín.

José Antonio Goñi
13/05/2018 a las 06:00

El problema son las personas. Aunque los desafíos tecnológicos centran buena parte de las discusiones en torno a la implantación de la industria 4.0 y la digitalización, la gestión del capital humano es el principal desafío al que se enfrentan las empresas en plena vorágine transformadora de sus modelos de negocio. Fue la conclusión unánime de los cuatro ponentes que el pasado martes participaron en la jornada ‘Retos y Palancas de la Industria 4.0: Más allá de la Digitalización’ que organizó en Baluarte el grupo Sisteplant, especializado en mejorar la competitividad de empresas tanto industriales como de servicios.


“En la cuarta revolución industrial, claro que va a haber mucha gente penalizada. Colectivamente debemos ser conscientes de que es necesario un enorme esfuerzo institucional, educativo y, sobre todo, humano”, expuso sin paños calientes Luis Miguel del Saz, responsable de la cadena de suministro de Airbus España. En su opinión, no se está planteando con la suficiente crudeza el impacto que tendrá la digitalización en la sociedad y el empleo, labor que encomendó a todos los asistentes: “Debemos salir de aquí y decírselo a todo el mundo, a nuestras familias y amigos. No hay tiempo que perder”.


En la misma línea se expresó Javier Elizalde, director de operaciones de Delphi, multinacional con una planta en Navarra que ha afrontado un duro plan de adaptación en los últimos cinco años. “Tuve un par de años que pensaba que predicaba en el desierto. Era muy complejo darle la vuelta a la organización”, confesó al público asistente. Con la necesidad de cumplir el objetivo global de reducir un 20% los gastos y aumentar un 20% la facturación, Elizalde reconoció que este planteamiento afectaba directamente a las personas, que por su experiencia son “muy reactivas al cambio”. Este obstáculo se concretaba en el convencimiento de los trabajadores y mandos intermedios de que perdían “poder y capacidad” porque se estaba trasvasando “el conocimiento al sistema y la compañía”.


Una idea que también corroboraba Ignacio Marco, director industrial de Cinfa. “La información es poder”, sintetizaba respecto los cimientos culturales que las empresas deben combatir para implantar los proyectos de digitalización e industria 4.0. Marco describía que el personal que trabaja en línea acostumbra a tener en un cuadernillo que contiene los secretos para ajustar una máquina: “Hay que decirles que se tienen que olvidar, que se deben atenerse a los datos que nos proporciona el sistema para hacer los ajustes. Y eso cuesta”.


PERDIDA DE EMPLEOS


Una mentalidad que no solo afecta al área industrial, sino también al resto de la compañía. Según relató, el 80% de lo que Cinfa vende cada jornada lo desconoce el día anterior, lo que les obliga a trabajar con una previsión que hace comercial. “Hemos desarrollado un sistema para que esa previsión sea lo más fiable posible. Y lo hace mejor que los comerciales, pero les cuesta dejar sus hábitos porque si les quitas esa responsabilidad, ¿qué van a hacer? Son frenos. Hay que decirles que van a dejar de dedicarse a una cosa para hacer otra”, explicó.


Y en muchas ocasiones, la digitalización y la industria 4.0 impacta directamente en el empleo. “En estos procesos siempre acabas hablando de personas, de menos masa salarial”, reconocía Elizalde para añadir que Delphi siempre había tratado de afrontar este problema “con medidas no traumáticas”. “Cuando entré en Delphi éramos 700 y ahora quedamos 100. Aunque se intenta priorizar a las personas, cuando tienes que sobrevivir hay que elegir entre lo malo y lo menos malo”, argumentó.


La empresa conservera Gutarra se encuentra precisamente en esa tesitura, según describió su Alberto Barquín, gerente de la marca integrada en el grupo Riberebro. Afincada en Villafranca, esta compañía está inmersa en “su proyecto más disruptivo de los últimos 20 años” con la puesta en marcha de una “nueva línea inteligente” que entrará en producción a partir de septiembre. “Nuestro negocio se basaba en mano de obra poco cualificada y esto supone un cambio radical del modelo. Nos va a sobrar más del 50% de la plantilla y tendremos que empezar a prescindir de eventuales”, reconoció como muestra del desajuste de plantilla que provocará.


No obstante, no en todos los casos la transformación digital termina en destrucción de empleo. Marco puso como ejemplo un proyecto de automatización en unas líneas de empaquetamiento de productos de Cinfa en la que sobraban 27 personas. “No echamos a nadie porque pusimos en marcha otros proyectos. Si la empresa hace el máximo esfuerzo por formar y reubicar, sin despedidos, la gente ve bien la automatización y la digitalización”.

 

“Los sindicatos en España son una delicia en comparación con Alemania”

 

Los ponentes discreparon sobre el papel que juegan los representantes de la plantilla a la hora de facilitar la transformación digital

Uno de los temas que más interés suscitó entre el público asistente a la jornada ‘Retos y Palancas de la Industria 4.0: Más allá de la Digitalización’, celebrado el pasado martes en Baluarte y organizado el grupo Sisteplant, fue la actitud que adoptan los sindicatos ante el avance la transformación de los modelos de negocio. Dos de los cuatro ponentes ofrecieron visiones discrepantes respecto al papel que juegan estas organizaciones en el seno de la compañías.


Javier Elizalde, director de operaciones de Delphi, destacó que su experiencia profesional le había demostrado que la representación social de las empresas resulta tan “reactiva” al cambio como el resto de la plantilla. “Cuesta mucho convencerles”, sentenció ante una pregunta planteada desde el público asistente al evento.


Por el contrario, Luis Miguel del Saz, responsable de la cadena de suministro de Airbus España, aseguró que “los sindicatos en España son una delicia comparados con los de Alemania”. Aunque reconoció que el país germano cuenta con una gran ventaja en el terreno industrial respecto a España, la predisposición de los sindicatos al cambio es, según su punto de vista, mucho más rígida. No obstante, del Saz vaticinó que estas organizaciones terminarán por adaptarse por una simple cuestión de “cambio generacional”.


José María Borda, vicepresidente ejecutivo de Sisteplant que actuó como moderador, aportó al debate un extenso informe realizado por “un importante sindicato nacional” en el que precisamente abordaba la importancia de no quedarse al margen de la digitalización y la industria 4.0. “El documento refleja la preocupación que sienten por lograr que la transformación no se traduzca en pérdida de puestos de trabajo, al tiempo que dejan claro que sus reivindicaciones pasan por exigir recursos para garantizar la adaptación de los trabajadores. Son conscientes de la realidad y que de nada sirve oponerse o levantar barricadas”, sintetizó.

 

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra