Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Tudela

Alimento para el alma, la mente y el intelecto

La pandemia mermó la salud psicológica, varió la metodología educativa e, incluso, trastocó las tradiciones, pero los tudelanos se repusieron a todo

Alberto Cornago Guillén y Ubalda Álvarez-Cabono Morinico.
Alberto Cornago Guillén y Ubalda Álvarez-Cabono Morinico.B.A.
  • M.T. / D.C.C.
Publicado el 30/06/2021 a las 06:00
La pandemia ha provocado un importante y, en demasiados casos, irreparable daño en el aspecto físico de la población, pero también ha mermado la salud psicológica de muchas personas afectadas por las consecuencias de tan largo confinamiento o, incluso, por la pérdida de seres queridos.
Para hacer frente a esta situación, en Tudela se creó una red de apoyo psicológico formada por 40 profesionales que, voluntariamente, ofrecieron sus servicios a aquellos que lo necesitaran. Así, este equipo de psicólogos, pedagogos, coaches y especialistas en mindfulness atendió a más de 100 personas de forma telefónica.
El programa ‘Impulsar Navarra’ contó ayer con la presencia de dos de estos profesionales, Ubalda Álvarez-Cabono Morinico y Alberto Cornago Guillén. “Nos tuvimos que adaptar a realizar nuestro trabajo de una forma más telemática, pero aprendimos sobre la marcha”, indicaron estos dos voluntarios, quienes señalaron que los principales casos a las que se enfrentaron fueron de “miedo, soledad, ansiedad y estrés”.
DEL AULA..., A LA PANTALLA
Otro colectivo que tuvo que adaptar su forma de trabajar ante el confinamiento fue el educativo. Las clases presenciales se amoldaron al formato online. Un cambio que llegó de forma repentina.
La directora del Colegio San Francisco Javier (Jesuitas) de Tudela, Nieves Mora Rubio, explicó el modo en el que el centro logró amoldarse a esta nueva situación para mantener el ritmo de las clases. “Las claves fueron la actitud de los alumnos y de las familias, que pusieron los medios y el tiempo necesarios; y la labor del profesorado que ha trabajado sin horarios para poder atender cualquier duda de los alumnos”, dijo Mora.
Junto a ella acudió a la cita la orientadora del centro, Cristina Villafranca Gómez, quien resaltó que la mayor dificultad fue realizar la labor de acompañamiento de los estudiantes. “Utilizar la mascarilla oculta la mitad del rostro, y ese es una barrera muy importante”, afirmó Villafranca, quien apuntó cómo a los jóvenes, “que ahora empiezan a vivir su libertad, se les cortó de raíz, y pasaron de una vida real a una virtual”.
Estos testimonios se completaron con los de María Arancón Rodríguez y su hija, Eva Bayo, quienes, ante la suspensión de la tradicional Bajada del Ángel que Tudela celebra en Semana Santa, realizaron una recreación del mismo con un muñeco que simbolizó al Ángel y que hicieron ‘volar’ gracias a una cuerda que cruzó de su balcón al del vecino de enfrente.

La planta de tratamiento de aceite de SKF, para fin de año

SKF Tudela espera tener en marcha a finales de 2021 su nueva planta de tratamiento de aceite industrial , con capacidad de procesar entre 6.000 y 8.000 toneladas de aceite al año. Así lo afirmó Julián Jiménez, director general de esta fábrica tudelana especializada en rodamientos para el sector de la automoción, durante la mesa redonda empresarial que mantuvo junto con David Sola, gerente de Ríos Renovables; y Manuel Romeo, director de la oficina de Tudela de Laboral Kutxa. Una planta en la que, como se recordará, SKF ha invertido 3 millones de euros y cuyo proceso de tratamiento permitirá que “las personas que tengan un aceite industrial podrán usarlo de por vida sin tener que comprar nuevos”, añadió Jiménez.
Respecto al tejido empresarial de Tudela y la Ribera, Sola indicó que “en lo que se refiere a nuestro sector, que es el de energías renovables y eficiencia energética, la verdad es que hay un impulso importante”. “Hay una concienciación de apostar por instalaciones que nos permitan ser más eficiente y contribuir así al medio ambiente”. Jiménez añadió que “tenemos empresas importantes y nosotros mismos tampoco estaríamos donde estamos ahora si no fuese porque hay muchas pequeñas o medianas empresas aquí que nos están ayudando a estar donde estamos”. Añadió que el componente humano de la fábrica que dirige “es lo que nos está haciendo adoptar una posición de liderazgo en el Grupo SKF”. Romero apuntó que “hay muchas fortalezas en esta zona, no solo el sector agroalimentario, que es muy potente”.
ADAPTACIÓN Y RETOS
Sola, tras destacar la necesidad de que “los fondos europeos sean ágiles”, consideró que Tudela y la Ribera está preparada para adaptarse, ser flexible y ‘coger el tren’ de las ayudas Next Generation y del cambio energético. “Lo que hemos vivido con la pandemia ha sido muy difícil y hemos demostrado que somos capaces de adaptarnos, ya que los cambios a nivel industrial han sido fuertes porque, de repente, todo se complicó. Ahí está la capacidad de adaptación”, dijo.
Jiménez añadió que “todavía hay mucho por hacer “en el concepto que llamamos inteligencia artificial, que en ese sentido nosotros somos líderes en la Comunidad foral; en la digitalización; y en el campo de compartir la forma de trabajar y, en definitiva, hacernos más competitivos”.
Romeo señaló que en la zona hay emprendedores, sobre todo en el sector servicios. “Últimamente también hay más mujeres que emprenden”, señaló.

Bardenas, un “eje vertebrador de la Ribera, Zona Media y Pirineo”

El presidente de la Comunidad de Bardenas, José Mª Agramonte, no dudó en calificar al territorio bardenero como “un eje vertebrador de la Ribera, Zona Media y Pirineo”. En cuanto a la aportación de la entidad que dirige al desarrollo de la Ribera y Navarra, consideró que Bardenas no es solo el polígono de tiro, “pero sí a través del mismo, desde 2018 a 2028, van a entrar directamente a los pueblos congozantes 90 millones de euros”. Dijo que el 50% de esta cantidad, “tiene que ir alienado, sobre todo, en proyectos como mejoras de residencias, calles e infraestructuras” de las 22 entidades congozantes. “Todo esto es para uso de los Ayuntamientos, que no me cabe duda de que lo hacen de maravilla”, añadió.
Respecto a la trascendencia del turismo en Bardenas, señaló que antes de la pandemia “teníamos más de 30.000 visitas al año”, lo que sumado al potencial en este campo y el de la gastronomía de Tudela y la Ribera “nos hace un punto de referencia”. Entre los retos, destacó desde un proyecto LIFE “de naturaleza 100% que estamos a punto de esperar que nos confirmen de Europa”; el desarrollo del plan de turismo de Bardenas; y los de sostenibilidad y de eficiencia energética.
Tras destacar el “enorme” capital humano de la comarca, dijo que “estamos en una posición de liderar desde Bardenas y desde Tudela y la Ribera un movimiento social en Navarra”. “Para el desarrollo de la zona sur de Navarra necesitamos agua, porque tenemos grandes empresarios, capital humano y técnico. Un agua que nos pertenece porque ya hemos puesto una superficie compensatoria para el resto de desarrollo de Navarra”, comentó.
volver arriba

Activar Notificaciones