Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fiestas de Tudela

Cantera de ‘divinos’

Los más pequeños disfrutaron de uno de los actos más entrañables de las fiestas tudelanas, el encierro simulado

Ampliar Cada mañana, decenas de personas, pequeños y mayores, participan en estos encierros por el Casco Antiguo
Cada mañana, decenas de personas, pequeños y mayores, participan en estos encierros por el Casco AntiguoBlanca Aldanondo
  • Quique Ruiz
Publicado el 30/07/2022 a las 06:00
La mayoría de las fiestas patronales en Navarra presentan un mismo decorado. El blanco y el rojo inundan las calles de muchas localidades unos días al año, y sus vecinos, en pleno apogeo de celebraciones, disfrutan de sus más nobles tradiciones acompañados de su familia y amigos.
Y, por supuesto, los niños también tienen su espacio en estas fechas tan señaladas, como ocurre con el encierro infantil en Tudela.
Cargados de ilusión , padres e hijos acuden a este entrañable acto en la calle Rúa, donde los segundos ansían emular a los mayores, a quienes ven todos los días arriesgando su físico delante de los morlacos del encierro.
Y los primeros, casi tan emocionados como los pequeños, acaban por quedarse sin aliento corriendo junto a ellos. Todo por verles sonreír.
Dos niños intentan evitar la ‘cornada’ de uno de los astados
Dos niños intentan evitar la ‘cornada’ de uno de los astadosBlanca Aldanondo
Un encierro para todos
Cualquiera tiene cabida en el encierro infantil. Los hay más mayores, que ya corretean solos delante de los toricos soñando con un futuro cada vez más cercano en el que son perseguidos por verdaderas reses bravas.
También los hay más pequeños. Los que ven los Sanfermines en la televisión y ahora no se resisten a poner en práctica esas carreras que aprendieron, aunque tengan que hacerlo agarrados de la mano de sus padres.
Incluso los hay muy pequeños, que prueban suerte por primera vez frente a los toros en brazos de sus padres o subidos a sus hombros.
Hay corredores y hay portadores de los toricos, claro. Cada uno con su rol, pero igualmente metidos en su papel, que a veces se intercambian.
Tradición arraigada
La Orden del Volatín de Tudela es la encargada de organizar este acto. Su presidente, Emilio Garrido Sáez, destacó la longevidad de esta tradición, que le trae grandes recuerdos de su infancia. “El encierro infantil es una tradición con mucha historia en Tudela. Tengo 53 años y ya se hacía cuando yo era pequeño, pero con novillas. Luego se prohibieron los espectáculos taurinos para niños y se empezó a hacer con toros simulados”. Y, mientras observaba el espectáculo, señalaba “la cara de emoción” de los pequeños que derrochaban ilusión por los cuatro costados.
“Es uno de los actos más bonitos de las fiestas porque vienen los niños como locos a pasárselo bien. Es como hacer cantera porque al final muchos de estos niños acabarán corriendo el encierro. Tener la oportunidad de vivir esta sensación que yo viví de niño es algo que no debemos perder”, declaró a la par que afirmaba que se trata de una experiencia “que no olvidarán”.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE