Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Reciclaje

La Mancomunidad Ribera iniciará ya la instalación del 5º contenedor

Se han adquirido un total de 1.058 contenedores para la recogida en exclusiva de materia orgánica

Imagen de los asistentes a la asamblea de la Mancomunidad de la Ribera que se celebró ayer
Imagen de los asistentes a la asamblea de la Mancomunidad de la Ribera que se celebró el miércolesBlanca Aldanondo
Publicado el 04/11/2021 a las 06:00
La Mancomunidad de la Ribera iniciará de forma casi inmediata la instalación del denominado 5º contenedor, el de color marrón y que solo admite materia orgánica como restos de comida. El objetivo principal es cumplir con la normativa vigente, que fija a partir del 1 de enero la obligatoriedad de la recogida selectiva de la fracción de materia orgánica de los residuos domésticos y comerciales y que marca varias etapas para que sean convertidos en compost o tratados en la planta de biometanización, que produce energía.
Para 2020, algo que no cumplió la Mancomunidad, se fijaba tratar el 50% del total, con un máximo del 20% de material impropio (el que no es orgánico), y del 70% para 2027 con un máximo del 10% de impropios. Además, la ley dice que en 2022 no se podrá superar el 15% de impropios.
PRIMERAS LOCALIDADES
La instalación de estos contenedores comenzará por Tudela, Cintruénigo, Corella y Fitero, que suman 51.000 de los 88.800 habitantes totales de la Mancomunidad y que generan 16.100 toneladas de residuos de resto, de las que unas 8.000 son materia orgánica. Solo se está a falta de concluir el montaje de los nuevos contenedores y de concretar los puntos donde se van a colocar, que inicialmente serán los mismos que en el lugar donde están el resto.
A partir de ahí, se extenderá al resto de localidades, algo que el presidente de la Mancomunidad, Fernando Ferrer, aseguró que será también muy rápido, entre este año y principios del que viene. La idea es que para entonces esté implantada la recogida selectiva en el 100% de la Mancomunidad y cumplir así con la Ley de Residuos.
Para abrir estos nuevos contenedores no hará falta llave ni tarjeta, como ocurre en otros lugares. Una decisión que, según explicó Ferrer, se ha tomado porque se considera que lo más importante es que la gente se conciencie de que hay que utilizarlos y no poner trabas. “Para nosotros sería un error cerrarlos porque la gente los usaría menos”, dijo.
Además, también está previsto que la recogida pase en todas las localidades a camiones de carga lateral (ahora está en Tudela, Corella, Cintruénigo y Fitero) y retirar la carga trasera, ya que los costes son inferiores. “Lo haremos aprovechando más los camiones que ya tenemos y hará falta comprar alguno más”, apuntó Ferrer.
PRIMERA EXPERIENCIA FALLIDA
La Mancomunidad ya inició en 2014 una primera experiencia de recogida selectiva de materia orgánica para grandes productores y los vecinos que se quisieran sumar. Se colocaron 67 contenedores en Tudela, Fontellas, Ribaforada, Buñuel, Fustiñana y Cabanillas, que para los vecinos funcionaban con una llave, pero la experiencia no fue satisfactoria y no se lograron los objetivos buscados. El plan era implantar una nueva ruta en 2016 y extenderla al resto de municipios, pero en esos años la Mancomunidad, dada su situación económica, se vio obligada a llevar a cabo un plan financiero que le impidió realizar inversiones hasta 2020.
COMPRA DE CONTENEDORES
Precisamente este miércoles, la Mancomunidad aprobó modificaciones presupuestarias para adquirir 479 contenedores para la recogida de materia orgánica con un coste de 232.035 euros, de los que 141.592 aporta el Gobierno foral y 139.632 la Mancomunidad, a través de remanente de crédito.
Esto se suma a la reciente compra de más de 1.054 contenedores, de los que 579 son para materia orgánica, a los que se añadieron 152 de papel y cartón, 271 de fracción resto, y 52 de envases.
El coste total de toda la operación asciende a 759.515 euros y para la compra de los casi 479 últimos se ha hecho una ampliación del contrato inicial, algo que permite la ley. Del suministro se encargan las empresa Jcoplastic y Contenur y de los 1.533 contenedores que se han comprado en total, 1.058 son para la materia orgánica.
DEBATE EN LA ASAMBLEA
En el debate, el alcalde de Castejón, David Álvarez, que precisamente este miércoles tomó posesión del cargo en sustitución de Sergio González, que ha dimitido como concejal, mostró sus dudas de si esta ampliación de contrato cumplía la Ley de Contratos Públicos, ya que consideró que quizás no concurre el interés público. También habló de las diferencias entre el informe del gerente y el interventor en cuanto a la citada ampliación.
El interventor, Jesús Rosón, respondió que la única discrepancia con el gerente fue que este calculó la ampliación del contrato sobre el precio de licitación, cuando lo correcto es hacerlo sobre el de adjudicación, como se ha hecho.
Por su parte, la secretaria, Izaskun Zozaya, señaló que se aprobaban las modificaciones presupuestarias y que luego habrá que ampliar el contrato. Sí apuntó que hay causas sobrevenidas y objetivas, como que no se conocía la cuantía que iba a llegar de subvención del Gobierno y que en la situación actual hay escasez de materias primas que sustentan el interés público.
El punto se aprobó con todos los votos a favor, salvo la abstención de Olga Risueño (I-E) y del alcalde de Castejón, David Álvarez.
TASAS PREPANDEMIA
Por otro lado, también se aprobó, con los mismos votos, volver en 2022 a las cuantías de las tasas de recogida de basura que había antes de la pandemia, después de los descuentos aplicados los dos últimos años.

Sanciones para los que no depositen los residuos en sus contenedores

Los ciudadanos están obligados a depositar cada residuo a su contenedor, según marca la ordenanza de la Mancomunidad que se aprobó en junio de 2020 y también las de algunos Ayuntamientos.
Las infracciones leves (de 60 a 2.000 euros de sanción) incluyen desde depositarlos sin separar por fracciones a incumplir los horarios establecidos con tal fin, entre otros aspectos.
Las graves (de 2.000 a 10.000) contemplan, además de la reiteración de las leves, otros aspectos como el abandono o vertido incontrolado de cualquier tipo de residuos sin que se haya puesto en peligro grave la salud de las personas o el medio ambiente; dañar o realizar pintadas en los contenedores; causar daños en los puntos limpios; obstruir la actividad de control de la Mancomunidad; o evacuar residuos por la red de alcantarillado, entre otras.
Y las muy graves (de 10.000 a 45.000), la reiteración de las graves o el vertido incontrolado de residuos cuando se haya puesto en peligro grave la salud o se haya producido un deterioro para el medio ambiente; abandonar cadáveres de animales sobre cualquier terreno o inhumarlos en terrenos de propiedad pública; depositar residuos peligrosos o clínicos no susceptibles de recogida, etc.

Cada contenedor.

Contenedor de materia orgánica (marrón): restos de fruta y verdura; alimentos cocinados, arroz, restos de carne o pescado; restos de frutos secos, pipas, pan troceado, cáscaras y conchas; posos y filtros de café; plantas verdes o secas; corchos (no de silicona), serrín natural y cenizas de madera.

Contenedor de resto (verde): espejos y vidrio plano; copas o vasos rotos; pañales y compresas; tampones y preservativos; mascarillas; barro, cerámica y corchos de silicona; cepillos de dientes, maquinillas de afeitar y otros útiles de higiene; restos de barrido; toallitas húmedas, lentillas y bastoncillos.

Envases (amarillos): briks; papel de aluminio; plásticos; tapones de plástico; tapas metálicas; latas; pequeños envases de plástico; bandejas y empalajes de porexpán.

Papel y cartón (azules): hueveras de cartón; periódicos, revistas y propaganda; cajas de cartón plegadas; papel de oficina y sobres; pequeños envases de papel y cartón.

Vidrio: botellas de vidrio; frascos y tarros de vidrio; otros envases de vidrio (en todos los casos sin tapas, tapones o corchos).

Ropa y textil: trapos, toallas, sábanas y similares; camisas, pantalones, vestidos y abrigos; peluches; calzado en buen estado.

volver arriba

Activar Notificaciones