Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

EVAU

Notas de la selectividad 2020 en la Ribera: Algunos de los alumnos con mejores calificaciones de la EvAU

Con más incertidumbre que nunca y un tercer semestre marcado por la docencia online y el confinamiento, los alumnos que han obtenido la mejor nota en la EvAU de cada centro de la Ribera cuentan cómo han vivido enfrentarse a la ‘famosa’ prueba

  • Leyre Estévez Coloma
Actualizada 14/07/2020 a las 11:15

Como cada año, los estudiantes de segundo de bachillerato de la Ribera se enfrentaron al acabar el curso a la EvAU, es decir, la prueba de acceso a la universidad que definirá, junto con la media de los dos últimos cursos, la nota de corte con la que se jugarán entrar en la carrera que desean. Sin embargo, este año, debido a la cuarentena por la crisis del coronavirus, la preparación para estos exámenes ha sido muy distinta a todos los años anteriores. El confinamiento obligó a que prácticamente la totalidad del tercer trimestre se cursara de forma online, y la incertidumbre sobre cuándo y de qué forma se realizarían dichas pruebas se alargó durante semanas. Finalmente, la prueba se realizó a finales de junio, dos semanas más tarde que de normal y, eso sí, acompañados los alumnos de mascarilla para entrar en las aulas y gel hidroalcohólico, además de los bolígrafos y apuntes para el repaso de última hora.

LA MEJOR NOTA DE CADA CENTRO

Sin embargo, en tiempos de crisis viene la inspiración. Ejemplo de ello son los alumnos que han obtenido la mejor nota de cada uno de los 7 centros que constituían el tribunal de la Ribera. Ellos son Javier Sanz Irisarri (13,817), del IES Ribera del Arga, de Peralta; Sheila Soria Redrado (13,689), del Colegio San Francisco Javier, de Tudela; Irene Sanz Serrano (13,678), del IES Benjamín de Tudela; Carla Alcalde Jimeno (13,600), del IES Ega, de San Adrián; Ana Gallo Peña (13,569), del IES Alhama, de Corella; Ainara Pérez Casajús (13,375), del IES Valle del Ebro, de Tudela; y Miriam Sánchez Oliván (8.813), de la EASDi, de Corella.

Javier Sanz Irisarri (13,817). IES Ribera del Arga (Peralta)

“Antes del confinamiento jugaba a fútbol en el Azkoyen, y después me ayudó a relajarme ir por el monte"

Javier Sanz Irisarri, de Peralta, ha elegido doble grado internacional de ADE y Economía en la UPNA, con un 10,1 de nota de corte. “Quiero ir a Pamplona porque ese grado no lo tienen muchas universidades y la ciudad me gusta por la cercanía”, explicó el peraltés. Para sobrellevar el curso, lo que más le ha ayudado ha sido, sobre todo, escuchar música. También toca el piano. En la recta final, se despejaba saliendo a pasear y leyendo. Antes de la crisis del coronavirus jugaba a fútbol en el Azkoyen y hacía natación. Pero con el confinamiento ha tenido que cambiar de hábitos. “Desde que empezó la cuarentena he cogido más la bici y he ido al monte desde que se pudo”, contó Javier Sanz, que empezó a repasar a fondo en las tres semanas previas.

Sheila Soria Redrado (13,689 ). Colegio San Francisco Javier (Tudela)

“Una antigua alumna nos habló del doble grado de Biotecnología y Farmacia. Ahí dije: esto es lo mío”.

La tudelana Sheila Soria quiere hacer el doble grado de Biotecnología y Farmacia en la USAL de Salamanca, en el que sólo hay 10 plazas y pedían un 13,1 de nota de corte el año pasado. Decidió que le gustaba la parte de Biotecnología en 4º de la ESO porque le encanta la investigación, y justo en ese curso salió el doble grado. “Una antigua alumna de Jesuitas lo estaba cursando y vino al colegio a hablarnos sobre el grado. Ahí dije: esto es lo mío”, afirmó Sheila Soria. En cuanto al confinamiento, reconoció: “La preparación ha sido difícil, pero los profesores nos han ayudado mucho y se han portado genial”.Añadió que le “sirvió mucho el repaso presencial”. Para desconectar, le ha ayudado bailar Hip Hop en el gimnasio Fitness Tudela.

Irene Sanz Serrano (13,678). IES Benjamín de Tudela (Tudela)

“En verano quiero aprovechar para estar en Roncal, el pueblo de mi familia, al que no he podido ir casi”

Irene Sanz, natural de Tudela, quiere cursar el grado de Matemáticas en la Universidad de la Rioja, aunque también se planteó estudiar Física. Logroño le gusta como ciudad porque está cerca y no es muy grande. Acerca de la preparación, explicó: “Me suelo hacer resúmenes. Estudio muchas horas en las que hago bastantes ejercicios prácticos, pero también respeto mis descansos”. Con la tarea hecha, este verano espera “aprovechar para estar en el pueblo de mi familia, Roncal, y andar por el monte”, ya que, con el confinamiento y el nivel de estudio, no ha podido ir mucho. Sobre la situación atípica vivida, apuntó: “Las clases online no han sido tan duras como parecía, porque nos han preparado bastante bien en el instituto durante el curso”.

Carla Alcalde Jimeno (13,600). IES EGA (San Adrián)

 

“Me gustaría hacer Medicina para contribuir a mejorar la calidad de vida y la salud de las personas”

Carla Alcalde, de Andosilla, tenía un objetivo claro al comienzo de curso: conseguir la nota necesaria para “hacer Medicina y poder contribuir a mejorar la calidad de vida y la salud de las personas”, confesó emocionada. Para ello se hizo un horario estricto que cumplió a rajatabla: “Dejaba la teoría para la mañana y las asignaturas más prácticas para la tarde. Por la noche repasaba lo que no me había dado tiempo durante el día. Estudiaba todo el día: paraba solo para comer y merendar. No descansaba mucho porque sabía la nota que quería sacar y estudiar era lo que tenía que hacer”, explicó. Durante este curso intenso dice haberse sentido muy arropada por “el apoyo incondicional de sus padres” y el ánimo que le han dado sus amigos.

Ana Gallo Peña (13,569). IES Alhama (Corella)


“Quiero estudiar algo con lo que pueda ayudar a la gente desde una organización gubernamental”

Ana Gallo es de Corella y sueña con estudiar Relaciones Internacionales en modalidad de inglés, para, al acabar, hacer el grado de Sociología convalidando asignaturas que ya haya hecho en la otra. Su primera opción es la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, que tiene de nota de corte un 11.074. “Quiero hacer algo con lo que pueda ayudar a la gente desde alguna organización gubernamental”, comentó Ana Gallo. También se planteó estudiar Psicología, pero como destino tiene claro Madrid porque ya tiene ahí casa y conoce a mucha gente. “Me hace ilusión poder vivir sola y empezar a trabajar”, apuntó la corellana, que va a pasar el verano entre su pueblo y la capital, donde vive gran parte de su familia.

Ainara Pérez Casajús (13,375). IES Valle  del Ebro (Tudela)

“Ha sido más difícil, porque al estar tantos meses sin hacer un examen presencial, cambia la rutina”

Ainara Pérez, natural de Ribaforada, inicialmente quería hacer Matemáticas o Bioquímica, pero este año ha descubierto que le gusta más el grado de Farmacia. Lo quiere hacer en la Universidad Complutense de Madrid, donde el año pasado pedían un 11,003. Además, apuntó que le encanta la ciudad y quiere “cambiar un poco de aires”. Con respecto al final de curso atípico, reconoció: “ Ha sido más difícil, porque al estar tres meses sin hacer un examen presencial, cambia el método de estudio, pero los profesores han estado ahí siempre”. En el confinamiento ha descubierto “lo relajante que puede llegar a ser la pintura”. Este verano, para celebrar el final de etapa, se va a ir a Peñíscola a mitades de julio con sus amigas del pueblo.

Miriam Sánchez Oliván (8,813). Escuela de Arte y diseño (Corella)


“Siempre me ha encantado la música y tocar el piano, así que quiero dedicarme a eso”

Miriam Sánchez, de Tudela, no quiere estudiar en la Universidad, sino el Grado Superior de interpretación de piano, para lo que no necesitaba hacer la EvAU, porque se entra mediante una prueba de acceso en cada conservatorio. Se ha presentado a cuatro, por lo que afirmó: “En el que me cojan, iré, ya que es muy difícil ser aceptada”. Sin embargo, decidió presentarse a la fase obligatoria de la EvAU para “no cerrarse ninguna puerta”, aunque tiene bastante claro su futuro: “Siempre me ha encantado la música y tocar el piano, así que durante la ESO decidí que quiero dedicarme a eso. No me veo en ninguna otra carrera”. Este verano irá a la montaña de camping y aprovechará para leer y aprender a tocar la guitarra.

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE