Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Verano

El Pulguer, la “piscina” de la Ribera

El Pulguer, balsa situada entre Tudela y Cascante, es la única zona de baño natural en la Ribera. Con muchas piscinas de pueblos cerradas o con limitaciones de aforo por la pandemia, se ha popularizado entre familias y amigos para combatir el calor

Muchas cuadrillas y familias disfrutan de bañarse y tomar el sol en hamacas y toallas a la orilla de la balsa El Pulguer, única zona de baño natural en la Ribera.
Muchas cuadrillas y familias disfrutan de bañarse y tomar el sol en hamacas y toallas a la orilla de la balsa El Pulguer, única zona de baño natural en la Ribera.
  • Leyre Estévez Coloma
Actualizada 27/06/2020 a las 06:00

La balsa del Pulguer, reconocida como Reserva Natural desde 1987 y ubicada entre Tudela y Cascante, es una de las 11 zonas de baño Natural que hay en Navarra y la única de ellas localizada en la zona de la Ribera. Conocida popularmente como “la playa de la Ribera” por su orilla de arena y el color azul del agua, muchos habitantes de la zona y turistas de otras provincias acuden a este paraje todos los años atraídos por la calidad de sus aguas, calificada como excelente, y el enclave natural en el que se encuentra.

La temporada de baño 2020 arrancó el pasado 26 de mayo y seguirá hasta el día 1 de septiembre. La balsa, que se caracterizaba por ser un remanso de paz y un lugar tranquilo sin masificaciones de gente, ha visto cómo se multiplicaba considerablemente su número de visitantes debido al cierre o limitaciones de aforo en las piscinas municipales como medidas de seguridad por la pandemia.

UNA PISCINA IMPROVISADA

La balsa, que hasta la fecha se caracterizaba por ser un remanso de paz y un lugar tranquilo sin masificaciones de gente, ha visto cómo se multiplicaba considerablemente su número de visitantes debido al cierre o limitaciones de aforo en las piscinas municipales como medidas de seguridad por la pandemia. Desde esta semana en la que se ha notado una subida importante en las temperaturas, han sido muchas las cuadrillas y familias que se han ido sumando a desplazarse en coche o en bici hasta El Pulguer para disfrutar del baño, la libertad y la naturaleza en los primeros días de verano tras una primavera confinada. Jóvenes saltando en fila al agua, familias con hamacas leyendo y hasta gente practicando paddle surf son algunas de las escenas típicas que se pueden visualizar durante estas calurosas tardes en El Pulguer.

Álex Tantos Gómez, tudelano de 15 años, ha empezado a venir con su cuadrilla desde hace poco, ya que no sabían de la existencia de este lugar, pero lo han descubierto a través de las redes sociales. “Estos días estábamos yendo a pasar las tardes a la orilla del Ebro, pero aquí se está mejor porque te puedes bañar”, afirmó Tantos. Aunque algunas de sus amigas aseguraban que no volverán cuando puedan ir a la piscina, Tantos ve la ventaja en que “aquí no hay turnos y hay mucho espacio, por lo que no hay problemas de aforo”.

Junto con su mujer y su hijo pequeño paseaba el cascantino Luis Arnedo Miramón, que se había acercado a la balsa para “ vigilar al hijo mayor, que es de las primeras veces que viene solo con los amigos”, contó entre risas. “Cuando yo era joven y no había tantas piscinas veníamos hasta con los padres a comer en familia, pero ahora, con esta situación, se está volviendo a poner de moda entre los más jóvenes”, recordó nostálgico Arnedo, que considera que es “un buen sitio para los adolescentes porque es un lugar apartado y pueden tener su espacio”.

CON AMIGOS O FAMILIA

Raquel Ullate Hernández, natural de Cascante pero residente en San Sebastián desde hace años, se encontraba sentada con los pies sumergidos en la orilla y vigilando a sus hijas y algunas amigas, que jugaban felices en el agua. “Como no están las piscinas abiertas venimos aquí, para las niñas está muy bien para despejarse ahora con tanto calor”, afirmó Ullate.

Rodeadas de toallas, bolsas de patatas y bocadillos se encontraban Marina Pinilla Coscolín y sus amigas, de 14 años, que aprovechan que este es el verano en el que “empiezan a salir”. “Se está muy bien, es gratis y podemos venir a comer y pasar el día juntas”, contó Pinilla, que afirmó: “ya hacía falta pasar tiempo al aire libre todas después de tanto tiempo encerradas y separadas”.

COMO SI FUERA UNA PLAYA

Sin embargo, la balsa cuenta con fieles que vienen regularmente desde hace tiempo independientemente de la situación de las piscinas. Un ejemplo son Luisa Pérez Blanco y sus amigas, una cuadrilla de veinteañeras de Tudela que llevan varios años viniendo todas las semanas. “Aunque estén abiertas las piscinas me quedo aquí”, aseguró convencida. Prefieren venir a la balsa porque “aquí te sientes más conectada con la naturaleza”. El grupo de chicas se desplazó a la balsa en coche “porque está aquí al lado y es un lujo, como si tuviéramos playa aquí en la Ribera”, contó Luisa Pérez.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE