La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
Ablitas

Un chupinazo 'centenario' en Ablitas

Los hermanos Francisco y Ángel Serrano Alegría, de 103 y 100 años de edad, respectivamente, lanzarán mañana sábado el cohete de las fiestas de Ablitas, un momento que vivirán con ilusión y para el que ya tienen preparada la ‘chuleta’

De izda. a dcha., Ángel y Francisco Serrano Alegría, lanzadores del cohete de Ablitas.

De izda. a dcha., Ángel y Francisco Serrano Alegría, lanzadores del cohete de Ablitas.

CEDIDA
01/09/2017 a las 06:00

Los hermanos Francisco y Ángel Serrano Alegría, de 103 y 100 años, respectivamente, serán los protagonistas de un inicio festivo muy especial en Ablitas. Y es que mañana, a las 12 horas, serán los encargados de lanzar el cohete de sus fiestas, una designación provocada porque “tenemos la fortuna de poder contar con dos hermanos centenarios y, aprovechando su buena salud, se lo propusimos”, indica el alcalde, Cecilio Antón.


Para ello, los vecinos más longevos de la villa ya tienen preparada la ‘chuleta’ con lo que tienen previsto decir. En ella, los vivas a la Virgen del Rosario y a Ablitas destacan por encima de todo. El viernes, minutos antes de las 12 horas, sus hijos los acompañarán al balcón del antiguo Ayuntamiento porque sus piernas hace un tiempo que les dijeron ‘basta’. Es el único problema que tienen junto a los de audición, que también les ha llegado en las últimas fechas. Por lo demás, tienen una memoria privilegiada y una vitalidad envidiable. “Me encuentro bien, sin molestias y todavía no me he puesto unas gafas”, reconoce Francisco, nacido el 7 de noviembre de 1913 y el cuarto de ocho hermanos; una afirmación a la que se suma Ángel, nacido el 1 de octubre de 1916 y el quinto de los hermanos.


Cuando el alcalde les trasladó la posibilidad de tirarlo dudaron. “Pero le vi con ilusión y le dije que hiciera lo que quisiera. Y ya no he vuelto a hablar con él”, indica Francisco. Ángel explica que el primer edil le dijo que su hermano le había dado la palabra. “Y le dije que, como no te la dé yo, vaya precedente dejo... y no tuve más remedio que aceptar”, cuenta.

 

POCOS RECUERDOS FESTIVOS


Después de más de un siglo de vivencias, trabajo y dificultades, muchas de ellas en años de guerras, no hay lugar para los nervios. Ni siquiera algo tan extraordinario como tirar el cohete se los provoca. “Después, volveré a cuidar el sillón”, bromea el mayor, que asegura que, en su juventud, “de bailar y eso, poco”. Y es que ninguno de los dos guarda recuerdos de las fiestas. “Tenía un amigo que me dijo un día que llevaba 40 años sin pisar la plaza en fiestas... ¡y se murió hace 30!”, recuerda entre risas con una voz firme, impropia de alguien que en poco más de 2 meses cumplirá 104 años. “Nunca lo he visto en el bar, ni asomarse a las vacas, jamás en la vida”, cuenta su hija Pilar. “Ha sido un hombre muy listo y mañoso, sensato, de palabra, ahorrador y con mucho amor propio”, añade Pilar, unos halagos a los que se suma Esther, su nuera. “Es una buena persona. Como si fuera mi padre, porque ha sido un hombre extraordinario”, dice.


“De muy joven bailaba cuando tocaba la banda, y también corría el encierro, que era una ‘pavada’, pero era joven y me gustaba correr”, rememora Ángel.

 

UNA VIDA DE TRABAJO


Y es que sus vidas han estado marcadas por el trabajo hasta hace escasos años. “Mi vida ha sido la música, la carnicería y la caza”, cuenta Francisco. A los 9 años ya se iba con sus padres, Santiago y Vicenta, a por cerdos a Pamplona, y los traían andando. Después heredó el oficio de carnicero, que luego dejó en manos de sus hijos y cerró el 30 de junio de 2013. Hasta entonces, Francisco se ocupó de llevar la contabilidad. No obstante, señala que su vocación era ser cura. “Pero no me dejaron porque era el primer hijo”, afirma entre risas.


“Teníamos dos rebaños, campo y la carnicería”, recuerda su hermano Ángel, que iba a Soria a comprar corderos en bicicleta. La caza también fue su pasión, así como el fútbol -jugó en el Ablitense-, recuerda Ángel, que hasta hace escasos años iba al campo a trabajar.


Ahora, sus vidas son calma y sosiego. “¿Qué voy a hacer? Me aburro de todo, hasta de leer, que me ha gustado mucho”, asegura Francisco. Por su parte, su hermano se declara asiduo lector de Diario de Navarra y seguidor del Real Madrid. Hoy, ambos aguardan con ilusión el viernes, cuando tendrán a todo el pueblo esperando para dar rienda suelta a las fiestas. Algo que nunca imaginaron.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra