x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
DN más cerca

Una amistad 'Mayor' y deportiva

Las vidas del senegalés Moussa Diop y la del adrianés Noel Goñi ya se habían cruzado en la calle Mayor, pero fue el gimnasio el que las unió definitivamente, hace más de un año. Hoy comparten cañas y horas de deporte

Noel y Moussa: Del gimnasio al trabajo
Noel y Moussa: Del gimnasio al trabajo

DN más cerca en San Adrián: Moussa Dip y Noel Goñi nos cuentan cómo se conocieron en el gimnasio de San Adrián

Begoña Goitiandia
El senegalés Moussa Diop posa junto a su amigo Noel Goñi en el bar The Place de San Adrián.

El senegalés Moussa Diop posa junto a su amigo Noel Goñi en el bar The Place de San Adrián.

Actualizada 30/05/2019 a las 11:38
A+ A-

Acaba de atravesar la puerta del bar The Place de San Adrián y ya ha tenido que pararse a saludar. “Le encanta charlar”, aclara Noel. Escasos minutos después, Moussa esboza una sonrisa a modo de disculpa. “Tengo muchos amigos”, nos cuenta. Con la calle Mayor como segunda casa y el gimnasio como escenario “clave” para conocer gente, el senegalés Moussa Diop ha hecho de San Adrián su sitio. Lleva 12 de sus 32 años en la localidad y, tal y como revela su amigo Noel Goñi Puerta, que le espera en la mesa del bar ante un refresco, su carácter abierto ha hecho que la gente le vea “como uno más”. “Muchas veces me digo: ¿cómo puede ser que Moussa llegue y de repente hable con gente con la que yo no me he parado en la vida?”, se pregunta el adrianés de 32 años, entre risas.

Tal y como relatan después, la calle Mayor y el gimnasio han sido escenario de la mayor parte de las amistades de Moussa, y con Noel no fue diferente. Quizá añadirían un ingrediente más: el Pub Txoko, del que es propietario Noel. “Conocía a Moussa del pueblo, de salir de fiesta y de que viniese a mi bar. Siempre que entraba por la puerta venía a saludarme, pero no teníamos una relación de amistad. Al final conoces a todo el mundo, pero no llegas a interactuar”, explica Noel.

El azar hizo el resto. Hace algo más de un año, ambos tuvieron el infortunio de lesionarse al mismo tiempo: Noel se partió la pierna y Moussa tuvo un problema de rodilla. Y, para dos amantes del deporte y la vida sana, el gimnasio fue el lugar donde iniciar la rehabilitación. “Moussa es muy sociable, y siempre que entraba al gimnasio se acercaba a preguntar qué tal iba. Con el paso del tiempo, era un horror encontrarnos porque no hacíamos nada de deporte y pasábamos el rato hablando”, cuenta Noel. Y de ahí, a ser compañeros de trabajo. “Al tiempo, Noel me contó que iba a empezar a trabajar donde yo estaba”, termina Moussa.

Noel: El gimnasio es clave, muchas veces vas y lo que haces es socializar porque estás con gente con la que no coincides.

Moussa: Yo entro ahí y en lugar de dedicar una hora a hacer deporte, voy dos y paso una hablando. Mi carácter hace que la gente me conozca de estar en el gimnasio o de salir por ahí.

N: Ocurre lo mismo con la calle Mayor y la plaza Fructuoso Muerza; son lugares donde compartes ratos con gente.

Según sostiene Moussa, el carácter abierto de los vecinos de San Adrián también ha sido uno de los recursos del éxito de su integración. ¿La convivencia? Con gente abierta, dice, siempre resulta más sencillo. Para Noel, sin embargo, no es un tema tan fácil. “La gente tiende a estar sola, a irse a su casa y a vivir cada vez más aislados, así que me parece un asunto difícil de tratar, ya entre gente de San Adrián de toda la vida o incluso entre familias”, argumenta. “Quizá, organizando actividades en las que el pueblo salga a la calle se pueda incentivar”. A través del deporte, opina, también se pueden dar pasos. “Los equipos como el de atletismo o el del fútbol, que están formados por niños y tienen más predisposición a relacionarse y a convivir, son un buen ejemplo. Entre gente más mayor es un poco más difícil; somos más reacios a sentarnos con otros y compartir ”, concluye.

Te recomendamos

 

LA BARRERA DEL IDIOMA

Moussa pasó los primeros seis meses en España en Cádiz, junto a su familia. Con tan solo 19 años, su primo le propuso ir a San Adrián a trabajar y ahora afirma sentirse “mejor que nunca”. Aun así, el inicio no fue sencillo. El idioma fue uno de los obstáculos más importantes para una persona cuyo carácter es su mejor arma.

M: No hablaba nada de castellano y, como tenía ya 19 años, tampoco fui al colegio. Empecé a trabajar y tuve que aprenderlo hablando junto a los compañeros de trabajo y en la calle, con mis amigos.

N: Tienes mucho mérito. ¿Cómo entraste en tu cuadrilla?

M: Como siempre me ha gustado hacer deporte, lo primero que hice al llegar a San Adrián fue apuntarme al gimnasio. Todo el mundo estaba con el cachondeo: “Este negro, qué fuerte está”. Y un día un chico se acercó a preguntarme cómo me llamaba, de dónde venía y dónde trabajaba. Fue mi amigo Javier López.

N: No sabía que había sido él.

M: Sí, le conté mi vida y vimos que éramos de la misma edad, así que me dijo que podía quedar con él para salir. Fui y me presentó al resto de sus amigos; desde entonces estoy con ellos en la cuadrilla.

N: Es un luchador; que alguien deje su país y se atreva a ir a vivir a otro sitio, ya dice mucho del carácter de esa persona. Y luego es muy trabajador, se ha integrado perfectamente, tanto en la cultura de las empresas en las que ha estado como con la gente del pueblo.

 

VIAJE A SENEGAL

Pese a haber pasado casi la mitad de su vida en San Adrián, Moussa mantiene intactas algunas tradiciones senegalesas, sobre todo las gastronómicas. En estos 12 años no ha cambiado de plato favorito: el thieboudienne, una receta de la cocina senegalesa formada por arroz con pescado y verdura. Además, dice, la prepara para sus amigos siempre que quiere que conozcan un poco más sobre su cultura.

M: Cuando los invito a comer a casa, alguno me dice: “Tenemos que ir a ver Senegal”. Eso sería lo suyo, que conociesen mi país y su cultura.

N: ¿Te gustaría ir con ellos?

M: Sí, claro; y algún día iremos, estoy seguro. Hay unos cuantos que quieren ir, seguro que se animan.

N: ¿Y te preguntan cómo se vive allí?

M: Sí, sobre todo cómo es mi país, cómo vivimos ahí. Si viniesen, les enseñaría la lucha senegalesa, los bailes tradicionales…

N: Es que el choque cultural es enorme.

NOEL GOÑI PUERTA
Me llamo Noel Goñi Puerta y nací hace 32 años en San Adrián. Soy propietario del bar The Pub Txoko y además trabajo en una empresa del grupo Láser Ebro S.L. Me gusta el deporte, y en especial el running. Si tuviese que quedarme con un lugar de San Adrián sería la calle Mayor.

 

MOUSSA DIOP
Me llamo Moussa Diop, tengo 32 años y llegué a San Adrián hace 12. Tengo un hijo de 6 años. Actualmente trabajo en una empresa de San Adrián que pertenece al grupo Láser Ebro S.L. Respecto a mis aficiones, me gusta mucho el deporte y salir por ahí con mis amigos.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra