Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Covid-19

San Jerónimo reabre su puerta 7 meses después de autoconfinarse

La residencia permite salir por Estella pasados 15 días de la segunda dosis de la vacuna

Este viernes ha tenido lugar la primera salida al exterior de los ancianos de la residencia San Jerónimo de Estella, que han permanecido sin salir del centro desde el pasado mes de julio.
Primera salida al exterior en meses de los ancianos de la residencia San Jerónimo de Estella
Primera salida al exterior en meses de los ancianos de la residencia San Jerónimo de Estella 23 Fotos
Primera salida al exterior en meses de los ancianos de la residencia San Jerónimo de Estella
Este viernes ha tenido lugar la primera salida al exterior de los ancianos de la residencia San Jerónimo de Estella, que han permanecido sin salir del centro desde el pasado mes de julio.
Montxo A.G.
  • M. Puy Amo
Actualizada 12/02/2021 a las 22:04

Después de casi siete meses y en una jornada lluviosa que no les echó atrás, los residentes de San Jerónimo de Estella recuperaron este viernes el contacto con la ciudad. Los días han trancurrido puertas adentro desde que el 20 de julio decidieran por votación -cuando habían transcurrido solo cinco semanas desde que se levantó el primer confinamiento- volver a quedarse dentro ante los brotes de coronavirus que comenzaban a proliferar por Navarra y dada la proximidad de las “no fiestas” de la localidad. No sabían entonces hasta cuándo. Pero la evolución de la pandemia alargó cualquiera de sus previsiones y el tiempo pasó igual para ellos. Hasta este viernes. Hace 15 días recibieron la segunda dosis de la vacuna, así que por fin la situación cambió y la verja de su residencia se abrió de nuevo.

Las salidas se organizaron por la puerta trasera ajustadas a unos horarios de apertura -el primero a las 10.15- tanto por la mañana como por la tarde. Ir al banco, ponerse guapa en la peluquería, tomar un café en una terraza o, simplemente, pasear fuera de los jardines de San Jerónimo. Todo con las mismas restricciones que los demás. Mascarillas, distancias de seguridad, gel desinfectante y el resto de indicaciones sanitarias.

ACOMPAÑANTES HASTA LA PUERTA

Sonia Cabrero del Amo y Mayte Tellería Álvarez de Eulate, personal de la residencia, explicaban que de víspera, a lo largo del jueves, se habían celebrado asambleas por unidades de convivencia para tratar las franjas horarias y la manera de organizarlo. “En principio consultamos con el Gobierno de Navarra y nos transmitieron que la eficacia máxima se adquiría a los 15 días y eso hemos hecho. Como actualmente por la normativa en Navarra ante el covid no se pueden celebrar reuniones fuera de las unidades de convivencia y los interiores de la hostelería están cerrados, el criterio es organizar esos horarios fijos de salida y regreso. Iremos viendo luego progresivamente cómo va transcurriendo todo. De momento, con mucha precaución y cautela. Pero a la vez muy contentos porque había muchas ganas de salir”, argumentaban desde este centro con 62 plazas en el edificio central y diez en las casas exteriores.

Los residentes que estrenaron la medida lo hicieron en su mayor parte con hijos, familiares o conocidos. De momento, todos los acompañantes se quedan a las puertas porque las visitas a la residencia siguen por el momento derivándose a la caseta instalada con este fin meses atrás para evitar el acceso al complejo de la residencia.

SOLO UN MES DE PARÉNTESIS

Las cuentas de los residentes llevaban ayer a un periodo real más largo de confinamiento desde que tomaron la decisión en julio.

Mª Jesús San Martín Aramendía lo explicaba al mediodía, de regreso junto a su hijo tras pasarse por la Caja e ir a la peluquería. “Primero fueron tres meses, de marzo a junio. Pudimos salir unas semanas, pero duró poco. Así que, descontando ese tiempo que sí nos movimos por fuera, confinados hemos pasado diez meses. Teníamos muchas ganas porque no nos podíamos imaginar entonces que iba a durar tanto”, aseguraba.

Por eso, cuando llegó el día no lo dudó y aprovechó la posibilidad pese a la lluvia que no paró en toda la mañana. “Tenemos peluquería aquí, pero estoy acostumbrada a una que además es amiga y me he ido con ella. Aún con nieve, hubiera salido igual”, decía tras un tiempo en el que ha echado sobre todo de menos estar con sus hijos más allá de las visitas autorizadas.

Como ella, la amescoana Mª José García de Eulate alargó dos horas un paseo que tanto había deseado estos meses. “Muchas, muchas ganas por fin de que llegara este día. Me sentía harta, cansada, aburrida, ya no dormía. A ratos deprimida porque te levantabas y pensabas que otro día igual que el anterior. Yo he sido de salir y se me ha hecho muy largo”, relataba con dos allegados tras tomarse un café y hacer unas compras en un supermercado de Estella.

Entre quienes dejaron también San Jerónimo durante un rato se encontraba José Lezáun Zugasti, casi centenario y natural de Grocin que aprovechó -contaba- para poner por fin las cartillas al día. “Tenía muchas ganas de hacerlo y se me han pasado muy rápido las dos horas”. También Carmelo Ganuza Ilarduya, oriundo de Abárzuza, se acercó hasta su entidad bancaria. A sus 81 años, explicaba que no ha sufrido durante unos meses en los que ha intentado con otros compañeros hacer grupo para que les resultara lo más llevadero posible.

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE