Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Coronavirus

Hoteles de Estella siguen abiertos como servicio al cliente de empresa

Trabajadores de paso o que se quedan un tiempo en la ciudad son hoy casi las únicas reservas

Amaia García Elcano y José Antonio Sanz Mosquera, en la Hostería de Curtidores.
Amaia García Elcano y José Antonio Sanz Mosquera, en la Hostería de Curtidores.
  • M. P. Amo
Actualizada 14/01/2021 a las 06:00

Los clientes de empresa que ya en años anteriores reforzaban la temporada de invierno en los alojamientos de Estella constituyen hoy, en estos meses de restricciones sanitarias, prácticamente las únicas reservas en sus hoteles y hostales. Con una parte del sector cerrado esperando hasta que al menos se levante el cierre perimetral de Navarra, los que han optado por seguir mantienen el servicio para trabajadores de paso o profesionales que se quedan un tiempo en la ciudad porque pernoctaciones de visitantes de otros puntos de la Comunidad foral y peregrinos han pasado a ser, en el mejor de los casos, apenas testimoniales.

En una ciudad con tres hoteles, el Tximista se encuentra en estos momentos cerrado después de trabajar solo durante tres meses a lo largo de 2020. Este miércoles, desde este alojamiento se explicaba que al cerrar las fronteras no han podido venir sus clientes potenciales, muchos de ellos de empresas. Aunque les gustaría reabrir en marzo, todo dependerá de las decisiones que se tomen desde el Ejecutivo. Cerrado también se encuentra igualmente en este momento, el establecimiento de la cadena Alda, una de las últimas incorporaciones que abrió sus puertas en la plaza de Santiago a finales de 2018.

Entre los establecimientos de la amplia red existente en Estella que sí mantienen la actividad en estos momentos, el Hotel Yerri, el Chapitel, la Hospedería Curtidores y los hostales El Volante y Área 99. Además, aunque en este caso en la vecina localidad de Ayegui, el Hotel Casa Luisa que inició su andadura en verano.

Tras el paréntesis de Navidad, el hotel Chapitel explica que ha retomado el servicio aunque con la parte de restauración cerrada de cara al público y también para ese cliente ligado a la actividad económica de la zona como demanda principal. Antes del invierno -señalan desde el hotel- aún se movió algo en un año en el que llevan tiempo sin ver peregrinos. Con similar perfil en sus pernoctaciones trabaja también el Casa Luisa de Ayegui, que el pasado otoño orientó hacia visitantes de la Comunidad que querían conocer su territorio promociones especiales de los fines de semana.

Propietario del Hostal Volante, Carlos Aramendía Arregui contaba este miércoles que abren cada día, pero sin clientes, con jornadas que se suceden sin apenas reservas en una situación que se torció de nuevo en octubre, cuando el turismo se encontró con el cierre perimetral de Navarra. “Casi se trata para nosotros de una cuestión psicológica porque necesitas salir de casa. Organizarte para trabajar y dar el servicio, pero la verdad es que estamos teniendo muy poco movimiento y abrir resulta complicado”, subraya.

Hotel Yerri: sin turismo, la semana se mueve de lunes a jueves

 

En el Hotel Yerri, Lola Ripa Ripa, propietaria junto a su hermano Javier del establecimiento abierto en 1995, explica que la única actividad para ellos se está produciendo de lunes a jueves pero resulta inexistente los fines de semana. Cuando se marchan los comerciales, los trabajadores desplazados a empresas de la zona para labores técnicas -desde tareas de mantenimiento a otros cometidos que les exigen viajar desde sus lugares de origen- o personal ligado a la enseñanza o la salud, el movimiento se apaga hasta que llega un nuevo lunes.

Lola Ripa cuenta que la pasada primavera, durante el confinamiento, llamaba mucha gente a la que no se pudo entonces atender y a la que sí han querido hacerlo ahora. “No hay turismo, nada desde octubre y lo mismo ocurre con los peregrinos, pero hemos preferido no estar cerrados para dar ese servicio mientras podamos. Al menos atender a los que nos llaman”, explica desde este alojamiento que cuenta también en la avenida Yerri de la ciudad con bar restaurante. “Mientras no se nos obligue por normativa a un cierre general, nosotros vamos a seguir así porque al menos ese personal relacionado con temas de empresa y trabajo nos está funcionando. Pero, sobre todo, por prestar esa atención y porque para nosotros es muy triste no poder hacerlo”.

Lo indica así en los primeros días de un 2021 en el que ellos y sus compañeros de sector siguen con la incertidumbre que marcó la práctica totalidad del año pasado. “Al ser Año Santo Jacobeo y aunque con todas las dudas por la situación que vivimos, algunas reservas ya se están haciendo también para el Camino de Santiago. Luego iremos viendo cómo queda al final todo y qué va a ocurrir cuando llegue la temporada”, argumenta.

Cambios para abrirse a un nuevo segmento

 

En otro extremo de Estella, la Hostería de Curtidores, ligada al Camino de Santiago y al turista, ha introducido cambios en estos meses de pandemia hacia otro segmento de clientes. José Antonio Sanz Mosquera, propietario del establecimiento junto a Amaia García Elcano, apuntaba a un nuevo perfil de trabajadores, técnicos, comerciales, profesores e incluso sanitarios vinculados temporalmente a la ciudad entre los alojados en este periodo. Personas que necesitan quedarse en Estella por unos días o por un tiempo más prolongado y optan por esta alternativa frente a otras como el alquiler de un piso.

Perteneciente a un equipo de profesionales con larga trayectoria en los servicios al turismo de la ciudad, señala que ideas como ofertar algún tipo de plan para familias con actividades por la zona se encuentran también pendientes de las restricciones y de cómo afectan tanto a la propia hostelería como a las opciones de las visitas guiadas. Sanz Mosquera, en la gestión desde la empresa Escur del albergue municipal de Oncineda, indica que en este caso sí se encuentra temporalmente cerrado al faltar los grupos escolares de los que procedía buena parte de su demanda cada invierno, cuando llegaba la temporada baja del Camino de Santiago y del turismo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE