Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Agricultura

La truficultura como apuesta forestal, en la sierra de Santiago de Lóquiz

La Junta Administrativa de la Sierra de Lóquiz ha puesto en marcha una nueva zona de cultivo del hongo negro para dar una alternativa agroforestal al terreno que, además, contribuye al desarrollo de la zona rural de forma sostenible

Foto del presidente de la Junta Administrativa, José Miguel Lander, y el ingeniero de montes David Pascual, encargado del proyecto.
El presidente de la Junta Administrativa, José Miguel Lander, y el ingeniero de montes David Pascual, encargado del proyecto.
MTX
Actualizada 28/05/2020 a las 08:49

La sierra de Santiago de Lóquiz, ubicada al oeste de la Comunidad Foral, en la merindad de Tierra Estella, ha encontrado en la truficultura una alternativa agroforestal que puede contribuir al adecuado desarrollo de esta zona rural de una manera sostenible. La Junta Administrativa encargada de su gestión, compuesta por 25 localidades, ha apostado por una nueva reforestación en su terreno comunal plantando 396 nuevos ejemplares de encinas micorrizadas, es decir, que el trasplante ya se realiza con una combinación simbiótica entre la raíz del árbol y los micelios de un hongo. En este caso, del Tuber Melanosporum, más conocido como la trufa negra.

El objetivo es dar un uso forestal a un terreno agrícola destinado tradicionalmente a cultivos de herbáceas de secano, que en los últimos años han sufrido una notable disminución de su rendimiento y rentabilidad, y así contribuir y favorecer la financiación de la junta de administración mediante la subasta de estos terrenos comunales. El ingeniero de montes David Pascual ha sido el encargado de llevar a cabo el proyecto de reforestación, subvencionado con las ayudas forestales a entidades locales otorgadas por el departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra.

La plantación las nuevas encinas micorrizadas se ha efectuado en el término de Gogorra, en la muga con Murieta, y se espera que, en unos ocho o diez años, aproximadamente comience a dar las primeras trufas del hongo, con gran demanda y valor en el mercado. “Se trata de incrementar la superficie y de revalorizar los recursos que ya tiene la sierra a través del uso del propio medio”, explicó David Pascual. Además, se potencia un recurso no maderable y muy apreciado ecológica y socialmente.

El presidente de la Junta Administrativa, José Miguel Lander, señaló que la reforestación no solo impulsará la financiación de la entidad. También la vegetación natural de la zona, declarada de especial conservación (ZEC), al hacer uso de especies autóctonas adaptadas al entorno como la encina.

RESISTENCIA DEL ÁRBOL

La encina es un árbol que se adapta adecuadamente a este medio, con uniformidad en la producción, durabilidad micorrícica y resistencia a hongos competidores de la trufa negra. “El objetivo es potenciar un producto que prolifera muy bien en este espacio como hemos podido comprobar en los últimos años”, indicó el ingeniero David Pascual.

La nueva superficie trufera, de aproximadamente una hectárea, se añadirá a las cerca de 200 hectáreas dedicadas a este producto en Tierra Estella. El Tuber Melanosporum es un hongo que ha ganado en extensión en esta zona de la merindad con iniciativas similares emprendidas hace más de una década en los comunales de municipios como Zúñiga, Ancín o Acedo.

Hace dos semanas, se llevó a cabo el cierre perimetral de la finca para proteger la zona repoblada hace un año e impedir el acceso de animales que puedan causar daños en la plantación. “También se ha realizado una limpieza para evitar la proliferación de otras plantas que puedan competir con las encinas micorrizadas”, apuntó Pascual.

CLAVES

1. Encinas. Se han plantado 396 ejemplares micorrizados. Esto quiere decir que se les ha asociado Tuber Melanosporum a la raíz del árbol. Se trata de una unión simbiótica entre dos especies diferentes en la que ambos organismos salen beneficiados. Se escoge la encina porque es una de las especies autóctonas, con uniformidad productiva, durabilidad y resistencia.

2. Hectáreas. La última actuación se ha realizado sobre una superficie de aproximadamente una hectárea. En total, son cerca de 200 las hectáreas dedicadas a este producto en Tierra Estella.

3. Periodo de producción. Es un cultivo a largo plazo. La plantación dará las primeras trufas en unos ocho o diez años.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE