Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fiestas patronales

Berbinzana se abrocha a sus fiestas

Música y sonrisas. Las fiestas de agosto regalan esa añorada magia perdida que tanto importa. Y lo mismo vale un vermú en compañía que la jota a San Fermín versionada con cariño para la ocasión

Ampliar El sentimiento de los auroros contagió a decenas de vecinos en el día grande de las fiestas.
El sentimiento de los auroros contagió a decenas de vecinos en el día grande de las fiestas.EDUARDO BUXENS
Actualizado el 17/08/2022 a las 09:06
Puede que sea cierto y que la felicidad no tenga límites. Puede que sea real y que, aunque no la veamos, ella siempre elija esperar paciente, a la espera de poder presentarse como debe. Y puede que dentro de toda esta hipótesis, ese bienestar subyacente vaya despertando poco a poco, apresurando el paso cuando se necesita.
De idéntica manera a cómo lo hace Berbinzana. Con el ruido de un balón rebotando en los porches de la plaza, a los pies del consistorio; con un ‘buenos días’ algo soñolientos a pesar de que el reloj ya señala el mediodía; con el estruendo de un petardo camuflado por la inocencia de un chaval que todavía agarra a su abuelo de la mano. Instantáneas que, siendo fiestas, todavía merecen más.
180 Y ALGO MÁS
Agosto despierta sonrisas a cada paso, ya sea en el día grande o en un martes dedicado a las mujeres. Sin edad ni contratiempos. Eso sí, con música. Mucha música. La que regalan los auroros. Toda una vida entre compases y un repertorio de más de 180 canciones. Lo mismo un bolero que una habanera. Por que, como dice Jesús Duque, “en realidad se trata de eso”. De divertir a la gente, de pasarlo bien, de simplemente vivir.
Berbinzana rezuma a festejos por los cuatro costados, bien lo sabe Diego Jiménez Salinas, párroco desde hace un año, además de en Miranda de Arga y Larraga. “Es una explosión de costumbres, de volver a retomar el momento con fuerza, con añadidos incluso”, valora el religioso.
Una visión que quiso compartir en estos días de felicidad veraniega. “Fe y valores, creo que es el mensaje que debemos transmitir”, reiteraba en la Asunción. Y mientras las fiestas siguen alzando la voz, Berbinzana continúa dispuesta a disfrutar de esa cercanía que regalan los pueblos pequeños. Una complicidad que se siente a cada paso, en cada casa. Alegría vecinal ataviada en blanco y rojo.

Fieles a su grupo de Whatsapp

Reza el letrero que perfila la puerta de acceso a la iglesia de Berbinzana que todo aquel que quiera ser conocedor de avisos parroquiales, fiestas, fallecidos, horarios y tradiciones puede sumarse al nuevo grupo de whatsapp que Diego Jiménez, párroco desde hace un año, ha puesto en marcha. “Pensé que era una buena manera de conocernos, de hacer grupo, de darle difusión a los avisos de la parroquia”, explica minutos antes de dar comienzo la procesión.
Una cita que, quizá por regresar de nuevo tras dos años complicados, aúna a decenas de vecinos a las puertas de la iglesia. “En los pueblos pequeños también se vive esa emoción de normalidad”, reflexiona el sacerdote. El mismo que minutos antes, departe con la magia que envuelve al grupo de auroros. Con Pablo Abril Lus como solista y la implicación de José Guembe, estos amantes de la música no necesitan nada más. “Nos gusta hacer partícipe a la gente, que se animen y canten con nosotros, y la misma pasión ponemos en las fiestas de Berbinzana, que las sentimos muy nuestras, que en salidas a otras localidades”, sonríe, feliz, Jesús Duque. ¿Cantamos otra?
Más noticias sobre fiestas en Navarra:
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE