Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Solidaridad

Mucho más que un partido en Artajona

Mayores de la residencia acudieron a ver un partido de fútbol que sirvió para conocer historias guardadas en su memoria

Ampliar Los mayores de la residencia posaron junto a los jugadores veteranos de ambos equipos en el campo de fútbol
Los mayores de la residencia posaron junto a los jugadores veteranos de ambos equipos en el campo de fútbolCEDIDA
Publicado el 14/07/2022 a las 06:00
Con los nervios propios de quien sabe que tiene por delante un día diferente. Así vivieron diez de los mayores de la residencia de Ancianos Virgen de Jerusalén de Artajona la jornada que, con motivo del día del Donante, se celebró en la localidad y a la que el centro se sumó participando en las diferentes actividades organizadas como fueron un partido de fútbol entre conjuntos veteranos de Artajonés y Osasuna o una paellada popular con el resto del pueblo.
La directora del centro, Yaqueline Maestre, explicaba que los mayores que mantienen su autonomía salían de la residencia a su ritmo hacia el campo de fútbol mientras que para quienes necesitaban apoyo de un vehículo tenían esperando a la responsable de la furgoneta. “Y quien solo necesitaba de una mano o un brazo, salía con profesionales y voluntarias haciendo el caminito con sillas de rueda, andadores o lo que quiera falta”, indicaba. Recordaba la directora cómo la llegada al campo de los mayores fue “maravillosa” con todos los vecinos y vecinas allí congregados saludándoles y cediéndoles los sitios con más sombra. Además, posaron con los futbolistas en el césped portando una pancarta que instaba a hacerse donante.
Esta salida a las actividades fuera de la residencia dejó numerosas historias especiales. Como la de Inés, que acudía todos los fines de semana con su marido a ver los partidos de fútbol del Artajonés, equipo en el que jugaba su hijo. Años después, pudo volver a verle disputar un encuentro. O la historia de la religiosa Mª Cruz que a sus 102 años presenciaba un partido de fútbol por primera vez.
Otra de las vidas que han cambiado ha sido la de Joaquín, Antes de la pandemia acudía solamente a la residencia para comer ya que el resto del día lo pasaba fuera relacionándose con la gente del pueblo. Desde la pandemia no había vuelto a salir hasta que fue a este partido de fútbol, lo que para él supuso un reencuentro con muchos vecinos a los que antes veía a diario. Esta jornada en Artajona sirvió también para conocer historias hasta ahora desconocidas como la de Mª Luisa Magallón, que acompañaba a sus sobrinos desde pequeños a los partidos en que jugaban. Era una gran forofa y llegaba al campo provista de un cencerro que hacía sonar cada vez que el equipo de sus sobrinos marcaba un gol. Este día volvió a ver jugar a su sobrino y fue una gran sorpresa para ambos ya que ninguno sabía que se iban a encontrar aunque, esta vez, Mª Luisa no había llevado el cencerro.
Además de ver el encuentro, los residentes compartieron mesa en la paellada popular con los vecinos y participaron en los sorteos. “Una salida, una entrada, un abrazo, una conversación, una historia antigua.... todo esto es parte de la atención centrada en la persona que va más allá de ir al campo. Van quienes quieren ir, como quieren y cuando lo desean. Se reencuentran con el vecindario, establecen conversaciones nuevas y se recuerdan historias de antaño manteniendo así las relaciones de toda su vida”, concluyen desde el centro.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE