Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Libros

La Oliva saca a la luz los anales de siete siglos de su dilatada historia

El monasterio edita en un libro los registros anuales del abad y archivero de Dicastillo Gregorio Arizmendi (1773-1848) desde 1134 hasta 1834

Ampliar Aspecto que ofrecía ayer, la antigua bodega del Monasterio de La Oliva, que se quedó pequeña durante la presentación del libro
Aspecto que ofrecía ayer, la antigua bodega del Monasterio de La Oliva, que se quedó pequeña durante la presentación del librogaldona
Publicado el 24/04/2022 a las 06:00
Casi nueve siglos contemplaban esté sábado al público que llenó la antigua bodega del Monasterio de la Oliva, con su galería de arcos ojivales y sus muros poderosos de más de dos metros de porte, que demuestran la profunda vinculación de la histórica abadía cisterciense, de origen románico, austera y pacífica, con la cultura vitivinícola. Hoy, siguen elaborando vinos en una bodega exenta al complejo y venden sus productos en la web del monasterio.
El motivo de tal expectación no era otro que la presentación del libro Prontuario Histórico, o sea, Antigüedades del Real Monasterio de Nuestra Señora de La Oliva extraído del Archivo mismo (1134-1834), obra que recoge los anales, los hitos de la historia del monasterio año a año, en la pluma del monje de Dicastillo y abad del monasterio Gregorio de Arizmendi Navascués (1773-1848), cuya rúbrica puede verse sobre estas líneas.
El libro, hasta ahora inédito, ha contado con el patrocinio de la Comunidad de Bardenas Reales de Navarra y la colaboración del Centro de Estudios de la Merindad de Tudela. La presentación de ayer contó con representantes de las dos entidades -José María Agramonte Aguirre y Juan Manuel Garde Garde-, además del historiador y miembro de la Real Academia de Historia Luis Javier Fortún Pérez de Ciriza, del abad del monasterio, Francisco Javier Urós Murillo, y del prior y archivero, el padre Daniel Gutiérrez Vesga. Actualmente conviven en el monasterio 21 monjes trapenses, pertenecientes a la Orden cisterciense de la Estrecha Observancia, que siguen viviendo bajo el precepto de ora et labora.
“1134. El Real Monasterio de Nuestra Señora de La Oliva del Orden del Císter en el Reyno de Navarra y Diócesis de Pamplona fue fundado por el Señor Rey Don García Ramírez en dicho año de 1134...”. Así comienza la primera entrada del Prontuario (a la venta por 30 euros), con la fundación del monasterio, en una fecha discutida y que algunos historiadores sitúan años más tarde, en 1150.
TESTIGO DE LA EXCLAUSTRACIÓN
En su intervención, el historiador Luis Javier Fortún, repasó los casi nueve siglos de historia del monasterio en seis etapas, cinco de las cuales aparecen recogidas en el libro de Arizmendi, hasta 1834. De la última, en el siglo XIX, el abad de La Oliva fue “testigo destacado de tres desamortizaciones y de la exclaustración y disolución de la comunidad”, según Fortún. La comunidad trapense que ahora gestiona el monasterio recuperó la abadía en 1927. El historiador se refirió precisamente a esa “gran epopeya” de siete siglos de actividad monacal y a esa recuperación en el siglo XX, que en cinco años cumplirá un siglo.
Juan Manuel Garde, del Centro de Estudios Merindad de Tudela, apeló a esa efeméride de 2027 para culminar los dos siglos restantes de historia que no recoge el libro. “Hoy, el corazón de La Oliva sigue latiendo”, apuntó. El prior del monasterio, Daniel Gutiérrez Vesga, dibujó la figura de Gregorio Arizmendi a partir de las escasas observaciones del autor del Prontuario, “muy reservado para hablar de sí mismo”. “En sus escritos advertimos a un hombre humilde, disciplinado, y a la vez, laborioso, ilustrado y apasionado”, esbozó.

Tres fechas claves

Recogemos 3 fechas históricas y los comentarios de Gregorio de Arizmendi en su Prontuario.

Año 1244, donación real. “Don Teobaldo I, Rey de Navarra, dona a perpetuo al Monasterio (...) tres maravedíes de oro, pagaderos anualmente el día de San Miguel en el peaje de Tudela”.

Año 1807, ocupación francesa. “Cuando se conoció que los Franceses venían y procedían como enemigos, marchaban muchas gentes, así militares como paisanos (...) transitando por este Monasterio, quien a todos contribuyó con pan, vino y carne, en cuyo suministro gastó cien robos de pan, 280 cántaros de vino, sesenta reses de lana y pelo y 30 robos de cebada...”.

1834, peste. “Por los meses de agosto, septiembre y octubre (...) se propagó por en este Reyno de Navarra la peste cólera morbo, dando principio por los pueblos de la Ribera, Cintruénigo, Corella, Tudela y todos los pueblos de dicho Reyno hasta Pamplona, que en todos hizo estragos”... Se trata de la última entrada escrita por Arizmendi.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora