Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Toros

La noble novillada de Hermanas Azcona cerró la temporada

La novillada de Hermanas Azcona tuvo un componente de nobleza que prevaleció sobre las distintas condiciones de cada uno de los novillos lidiados

Diego García, que salió a hombros, da un pase por alto al novillo Barbero de Hermanas Azcona
Diego García, que salió a hombros, da un pase por alto al novillo Barbero de Hermanas Azcona ALBERTO GALDONA
  • Pascal Lizarraga
Publicado el 25/10/2021 a las 06:00
El último festejo de la temporada Navarra se celebró en horario matinal y bajo un agradable sol de otoño que templó los tendidos de la Plaza de Toros de Tafalla.
Al anuncio de los novillos de Olite, la presencia de un novillero de Pamplona y el poco tiempo que distó entre el encierro y la lidia, los tendidos rejuvenecieron y dotaron a la novillada de un ambiente amable con toros y toreros.
La novillada de Hermanas Azcona tuvo un componente de nobleza que prevaleció sobre las distintas condiciones de cada uno de los novillos lidiados. Ninguno anduvo sobrado de fuerzas pero su evolución en la lidia fue de menos a más. Destacó el primero por su clase, el segundo que no terminaba de entregarse por sus embestidas, la boyantía del excelente eral o la llamativa transmisión de un cuarto novillo que había saltado acalambrado al ruedo.
Distando mucho de ser perfecta, la genética que pasta en El Orfanato augura buenas tardes en un futuro difícil de predecir en el campo bravo, donde todos los hierros van a atravesar una dura reconversión postpandémica.
Diego García, novillero de San Sebastián de los Reyes, resultó el triunfador de la mañana gracias al oficio del que hizo gala en el ruedo. Banderilleó con éxito a su primero tras el que ejecutó una faena tan aseada como trivial, que culminó con un bajonazo de juzgado de guardia.
En el tercio de banderillas del 4º interrumpió el lucimiento en banderillas de Venturita pidiendo el cambio de tercio, provocando el mosqueo del público pagano. Como tuvo paciencia con los calambres del impresionante castaño, aunó en tres tandas y algún desplante, los momentos de mayor intensidad de la mañana.
Si Diego García aportó el oficio, Clemente Jaume aportó la estética en varias tandas de naturales robados al reservado segundo. El torero de Beziers mostró una personalidad reñida con la lógica falta de oficio de un novillero muy nuevo.
Supo alejar al mansito quinto de la querencia de tablas y pegarle estimables muletazos en los medios. Con la espada anduvo desdichado toda la mañana y no obtuvo mayor reconocimiento.
El novillero pamplonés Nabil Essoauri se lució pinturero en un personal recibo de capote comenzado por faroles de rodillas y terminado con varias medias verónicas de pellizco.
Con la muleta toreó de forma ortodoxa en dos primeras tandas tras las que, entre la disyuntiva entre apostar y romperse con el novillo o seguir pegando pases, pareció optar por la conservadora segunda opción.
“El Moro” dio algunos naturales estimables y se enredó con los aceros, dejando el resultado artístico en una ovación.

Ganado

Cuatro utreros y un eral de la ganadería de Hermanas Azcona (Olite). Bien presentados con pitones astifinos, nobles, ovacionados el primer y tercer utrero y el eral al arrastre.

Toreros

Diego García: oreja y oreja. Clemente Jaume: ovación con saludos tras aviso y silencio tras aviso. Nabil Essaouari “El Moro”: ovación con saludos tras aviso.

Presidencia

A cargo de Jacinto Goñi Irigaray y asesorado por Francisco Sagardía en el terreno artístico y Alberto Asiáin en el veterinario. Correctos en líneas generales.

Incidencias

Casi media entrada sobre el aforo total en mañana soleada. Ejerció de sobresaliente el novillero pamplonés Francisco Expósito que realizó un quite al eral.Saludó en banderillas tras un sólo par al 4º Miguel Ventosa “Venturita”.

El banderillero Rubén de León pasó a la enfermería con una herida en el párpado durante la lidia del último utrero.

volver arriba

Activar Notificaciones