Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Encuentro con la Historia

Artajona vuelve al medievo tras la pandemia

Artajona volvió a celebrar este sábado una nueva edición del famoso Encuentro con la Historia. Durante todo el día, los visitantes pudieron disfrutar del mercado medieval y diversas actividades organizadas por el Ayuntamiento del pueblo

Encuentro con la Historia de Artajona
Los bandeadores de Artajona hicieron sonar las campanas de la Iglesia de San SaturninoAlberto Galdona
  • Marta Iraola. Artajona
Publicado el 10/10/2021 a las 06:00
La villa medieval celebró la XX edición del tradicional Encuentro con la Historia. Después de un año y medio sin poder celebrarse, el Ayuntamiento y el Consorcio del Desarrollo de la Zona Media organizaron una versión reducida de este famoso día.
UNA FIESTA CASI NORMAL
Esta fiesta normalmente tiene lugar en verano, pero en cuanto se anunció el fin de las restricciones en Navarra, Iñaki Maiora, Concejal de Turismo, tuvo claro que algo había que celebrar. “Igual no viene mucha gente pero queríamos hacer esto por lo menos para los del pueblo”, comentaba al inicio de la jornada. Con solo una semana para organizar todo se celebró una versión reducida, durante un día en vez de dos y con menos actividades.
A las 11.00 de la mañana empezó la fiesta en la Plaza de los Fueros, con la inauguración del mercado medieval. Esta vez contó con ocho puestos repartidos por la plaza, en lugar de los más de veinte que otros años llenan diferentes calles del pueblo. Quienes se acercaron por allí pudieron encontrar diferentes productos artesanales como complementos, bolsos o juguetes. También se pudieron degustar fardelejos, talos y pestiños, dulce típico del pueblo.
Estos últimos eran unos de los muchos dulces que preparó Teresa García, del puesto que presentó la ONG Concordia. Esta organización, que tiene sede en Artajona, trabaja con los Misioneros de los Sagrados Corazones de Jesús y María. Todo el dinero ganado ayer irá destinado a proyectos de esta congregación. Voluntarios del pueblo sirvieron durante toda la mañana raciones de migas y diferentes pinchos, además de vino y cerveza. El aperitivo perfecto para los padres que acompañaron a sus hijos al espectáculo de marionetas que tuvo lugar en la misma plaza.
Los encargados de entretener a los más pequeños durante todo el día fueron tres grupos de teatro callejero, Birloque, Saltimbanqui y Teatraka la calle. “Es la primera feria medieval a la que venimos después de año y medio, teníamos muchas ganas de volver a la normalidad”, comentaba Elías Angulo, componente de Teatraka la calle. Junto con Javier Napal crea el decorado y el vestuario de todos sus espectáculos.
Quienes se acercaron al mercado pudieron disfrutar también del coro gregoriano compuesto por vecinos del pueblo. Vestidos de monjes medievales pasearon por las calles principales hasta llegar a la plaza, donde cantaron en la puerta de la parroquia de la Virgen de Jerusalén. “Teníamos muchas ganas y aunque no hemos tenido casi tiempo para ensayar nos hemos vestido y hemos salido a la calle”, explicaba José Javier Urdiroz, miembro del coro. “Esto es algo único de Artajona, muy distintivo de nuestras fiestas”, añadía.
Las actividades continuaron durante toda la tarde. La brecha final la pusieron el concierto de música sefardí a cargo de Julia León y el espectáculo de tambores y fuego de la compañía Baraka Circ.
Los vecinos que se acercaron a la fiesta tenían todos algo en común: ganas de normalidad. Y ayer durante todo el día esa fue la sensación que reinó en Artajona.

Las campanas pusieron banda sonora a la fiesta

A las 12.00 del mediodía las campanas sonaron desde la Iglesia de San Saturnino. Anunciaban el mercado, luego a la tarde, volverían a sonar para anunciar el inicio de la obra de teatro. El bandeo de campanas es una práctica que la Asociación de Bandeadores de Artajona quiere mantener viva y dar a conocer.
“Es una cosa especial de aquí del pueblo, hacemos el bandeo al revés que en cualquier otro sitio, siempre siguiendo el ritmo con las dos campanas a la vez”, explicaba Benito Lizoáin, presidente de la asociación y campanero desde hace más de cuarenta años. Las dos campanas, de 1.800 kg cada una, emiten un sonido ya conocido para los artajoneses, que las escuchan unos 45 días al año, en todas las fiestas y días festivos.
volver arriba

Activar Notificaciones