Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Ermitas

Patrimonio a la deriva en Sangüesa

La propiedad de 4 ermitas enclavadas en el municipio enfrenta en los tribunales a Ayuntamiento y Arzobispado. Entretanto, parte del tejado de uno de estos templos, la ermita de la Virgen del Camino, junto a Gabarderal, se ha venido abajo sin remedio

Miren Fernández Ripa y Alfonso Etxarte Sánchez, vecinos de Gabarderal (concejo de Sangüesa), ante la ermita de la Virgen del Camino.
Miren Fernández Ripa y Alfonso Etxarte Sánchez, vecinos de Gabarderal (concejo de Sangüesa), ante la ermita de la Virgen del Camino.
Actualizada 31/01/2021 a las 06:00

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Y la que se puede obtener asomándose a las pequeñas ventanas de la ermita de la Virgen del Camino de Sangüesa es bien clara. Vigas de varios metros del techo venidas abajo, grandes trozos de escayola rota diseminados por el suelo, polvo por todas partes... Los puntales metálicos que se colocaron hace una década para contener un posible hundimiento del tejado a la espera de una rehabilitación no han sido suficientes. La cubierta, en la parte más próxima a la puerta de entrada, se ha derrumbado. Una parte del patrimonio de Sangüesa que peligra mientras el Ayuntamiento y el Arzobispado siguen enfrascados en su disputa judicial por la propiedad de esta y otras tres ermitas del término municipal. En este contexto, ambas partes impidieron años atrás que la otra pudiera realizar obras para corregir estos daños.

“¡Madre mía, cómo está! Qué pena. De seguir así se vendrá todo abajo, y en estos edificios ya se sabe que si falla el techo, falla todo”. Alfonso Etxarte Sánchez y Miren Fernández Ripa, de 54 y 43 años, son dos vecinos de Gabarderal, concejo sangüesino junto al que se ubica la ermita de la Virgen del Camino. “Solemos pasear por aquí y desde lejos ya veíamos que la techumbre se iba hundiendo cada vez más. Lo que no sabíamos era el panorama que había dentro”, decían esta semana tras otear a través de las dos pequeñas ventanas del templo, ambas con los cristales y marcos rotos.

Echando la vista atrás, Miren Fernández evocaba cómo entre 1972 y 1975 el Club Montañero de Sangüesa afrontó la restauración total de esta ermita. “Somos miembros del club y aquí se hacía siempre la última salida antes del verano. Se subía a Peña, se celebraba misa y había un aperitivo y entrega de medallas”, recuerda. “Hará más de 10 años que eso ya se perdió y la ermita no se emplea para el culto”, añadía en un entorno lleno de maleza y basura donde “el pozo que hay se habrá secado”.

“Tras una de esas fiestas montañeras, junto con otra gente del club, yo mismo apuntalé esta parte del techo que se ha caído de forma provisional con la idea de que se arreglara, pero no ha servido de nada”, agregaba Alfonso Etxarte. “Es una pena que las instituciones no se pongan de acuerdo al menos para mantenerla. Se acabará convirtiendo en escombro. El hundimiento también está provocando grietas en el arco de entrada”, coincidían ambos.

LITIGIO DESDE 2012

La ermita de la Virgen del Camino se localiza a unos 300 m de Gabarderal. Según el Catálogo Monumental de Navarra, su origen se vincula al camino de peregrinación y de ella existe constancia documental al menos desde el siglo XVI. Es una de las cuatro ermitas que se conservan en Sangüesa (junto a las de San Babil, la Nora y la Virgen del Socorro, en buen estado). Templos que en el año 1999 inmatriculó el Arzobispado de Pamplona, acción frente a la cual el Ayuntamiento de Sangüesa acordó en un pleno de 2012, con los votos de APS y Bildu, iniciar acciones legales para reclamar en los tribunales su propiedad.

“Tenemos muy claro que hay que pelear, porque las ermitas son del pueblo”, refiere Lucía Echegoyen Ojer, alcaldesa de Sangüesa (APS). En 2017, tras celebrarse un juicio, la Justicia falló a favor del Arzobispado, y en 2020 desestimó un primer recurso de apelación interpuesto por el consistorio. En noviembre, se acordó presentar un recurso de casación. “Estamos en pleno proceso, y la pena es que en ello el patrimonio se vaya muriendo. Pero no queda otra que esperar a que el tema se aclare”, dice.

Desde el Arzobispado comparten el pesar por el mal estado de esta ermita. Aclaran que “evidentemente una obra es necesaria”, si bien “habrá que aguardar a resolver el tema de la propiedad”.

OBRAS IMPEDIDAS

A diferencia de otras ermitas que amenazan ruina, la de la Virgen del Camino de Sangüesa sí hubiera podido ser arreglada. De hecho, hubo dos intentos, impulsados por Arzobispado y Ayuntamiento, pero siempre la otra parte litigante se opuso, reclamando su potestad y propiedad.

Dio el primer paso el Arzobispado, que pidió al consistorio una licencia de obras que fue denegada en 2014. “Estábamos ya en el inicio del proceso judicial y les dijimos que no. Teníamos un proyecto para intervenir nosotros en 2016, y entonces ellos nos comunicaron que, como propietarios, no nos permitían acometerlo”, recuerda el entonces alcalde, Ángel Navallas (APS), quien cree que la situación generada es “una faena”.

Desde el Arzobispado recalcan que “el objetivo ha sido siempre atender esta obra” y que “no es tiempo de polemizar”. “La ermita es propiedad del Arzobispado a nombre de su parroquia local, pero el patrimonio es de todos. De los sangüesinos y de los navarros”.

Te puede interesar

Te puede interesar

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE