Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

De verano por Navarra

El encanto natural de Isaba

El covid-19 afectó de forma considerable a la economía del Ayuntamiento de Isaba por la suspensión de la temporada de esquí y Semana Santa, sin embargo el turismo rural ha sido una nueva inyección.

Vista de Isaba (Navarra).
Isaba es un pueblo de 400 habitantes que se encuentra inserto en el noroeste de los Pirineos, lo que le hace un paraje atractivo.
  • Iranzu García Vergara
Actualizada 25/07/2020 a las 06:00

Esquís, nieve y un gran trasiego de gente suele ser la estampa típica que se repite cada año en Isaba. Además de los aficionados que se acercan los fines de semana a las inmediaciones de esta localidad, son casi 4.000 niños los que en la temporada invernal acuden a iniciarse en esta práctica que combina deporte y ocio.

Pero, este año las calles estaban vacías, el ritmo frenético que se produce con el trasiego de gente que sube y baja de las pistas de esquí había desaparecido. Fue el covid-19 el que invadió todos los espacios.

Además, su larga estancia ha tenido graves consecuencias económicas para el pueblo: “El coronavirus ha destrozado todo nuestro presupuesto local”, afirma el alcalde, David Baines de la Agrupación Independiente Seisa.

Esta localidad se ha visto muy afectada, ya que tal y como comentaba el alcalde, no sólo no hubo turismo, una de las principales fuentes económicas, sino que han sido muchos los servicios que se quedaron paralizados o perdieron valor: "Es un pueblo muy ligado al turismo. La afección ha sido grande. Nos hemos quedado sin Semana Santa y la campaña de esquí no pudo terminar”, comenta Baines.

Entre ellos se perdieron los ingresos de arrendamiento del Camping Municipal Asolaze: “Estaba cerrado y nos parecía mal cobrarle a Oier, el chico que lo lleva, el alquiler”. Además, los ingresos de la central eléctrica, que son una de las mayores aportaciones a las arcas municipales, también cayeron: “El precio del megavatio se desplomó y cayó a la mitad”, un duro golpe para la localidad, según comenta el alcalde.

Por eso, aunque la localidad está apenada por la suspensión de las fiestas, destinarán ese presupuesto para desahogar un poco la economía local.


REGRESA EL TURISMO

El desconfinamiento, junto con la llegada del verano y la apuesta por el medio rural, ha convertido a Isaba en un punto de referencia donde pasar las vacaciones estivales.

El ‘boom’ de las autocaravanas también se ha instalado en esta localidad navarra que cuenta con casi 26 km de entorno natural. Pero el gran número de vehículos preocupa al ayuntamiento: “Hay que regular las autocaravanas porque nos está sobrepasando”, comenta el alcalde y añade que aunque “el término municipal es muy extenso, hay que trabajar para controlarlo”.

Su localización en el nordeste del Pirineo le da un gran atractivo y ha servido para atraer a turistas: “Es el lado positivo y bonito del covid-19”, comenta el alcalde y añade que “hay verdaderas joyas naturales como cascadas o pozas, pero necesitan que se limpien para poder disfrutarlas”, comenta Baines. Este es el objeto de disputa entre el Ayuntamiento de Isaba y el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra.

Según Baines, se necesita talar algún árbol que cierra el cauce del río y de otros parajes naturales para poder disfrutarlos. Algo que choca con la visión de Medio Ambiente que, según Baines, opinan que es vegetación de ribera y no se puede talar. Pero, el alcalde, considera que hay que hacer una limpieza y dejar el entorno en las mejores condiciones: “La gente no quiere estar hacinada, busca oxígeno. Podemos ofrecer mucho en cuanto a naturaleza. Pero, necesitamos la compresión de la política medioambiental”.

 

EL CAMPING, COMPLETO TODO EL VERANO

 

 

El covid-19 ha hecho que aumente la demanda de turismo rural llenando los bungalows del camping de Isaba durante el verano

La gran afluencia de turistas que buscan oxigenarse en el medio rural y huir de las grandes aglomeraciones de gente han hecho que se llene al completo durante los dos meses de verano el Camping Municipal Asolaze.
La demanda ha sido tal que desde que se abrió el camping el día 1 de julio hasta el 28 de agosto, que coincide casi con el fin de la temporada estival, el camping está completo.

Sin duda se trata de un verano atípico: “Hay más gente que otros años. De momento pinta bien. Se está moviendo todo el turismo”, afirma el gerente del camping, Oier Iruaregi Isaba.

Además, apunta que “están acercándose muchas personas del País Vasco, Navarra y Cataluña” e incluso “durante la semana de San Fermín el camping estuvo lleno”, un hecho inédito ya que según cuenta otros años en esas fechas suele haber una bajada en la ocupación.

Aunque normalmente hay más demanda de bungalows que de tiendas de campaña, Oier asegura que “este año está habiendo bastante movimiento”.

 

EDUARDO ANAUT BESCOS

"NO SE PUEDE PERDER LA HISTORIA. TENÍA QUE HABER EMPEZADO ANTES"

Eduardo Anaut Bescos es un vecino de Isaba que desde el año 2015 lleva haciendo un rastreo y recopilación de fotografías, testimonios, documentos, archivos... para reconstruir la historia de esta localidad. Entre la información incluye: número de inmuebles, partidas de nacimiento desde 1847, defunción (1878) y matrimonio (1885) o el libro de abolengo (transacciones de casas y de dotes), así como las emigraciones a América . Así descubrió que hubo un gran número de emigrantes a Nuevo México gracias al rastreo del apellido Ezker.

Además, Anaut es un gran apasionado: “ Me empecé a aficionar a los parentescos. Indagas con los apellidos y vas tirando hacia atrás en busca de los antepasados y así se averigua qué hicieron y quiénes eran. La cantidad de información es brutal”.

Entre los tesoros se encuentran algunos hitos que han quedado grabados en la memoria de Eduardo: “Napoleón quemó en 1814 el pueblo y quedaron 8 o 9 casas”, relata. Aunque, lo que más le marcó fue cuando descubrió “ tres maquis muertos en el monte, uno de ellos eslovaco y otro francés”.

Un proyecto que forma parte de Kurrska y con el que pretende seguir en el futuro si hay colaboración de los vecinos.

 

 

DAVID BAINES PILART, ALCALDE DE ISABA

"NECESITAMOS QUE EL GOBIERNO NO ASFIXIE AL MEDIO RURAL"

 

El alcalde de Isaba, David Baines, es un enamorado de su municipio. Por eso lucha contra cualquier adversidad que se le presenta para tratar de mantenerlo en las mejores condiciones.

-¿Qué tal se vive en el pueblo?
- Soy un enamorado de Isaba, tengo esa filosofía romántica de que la calidad de vida en un pueblo no se puede comparar con la de una ciudad. Para mí Isaba lo es todo.

-¿Cuál es ese encanto especial?
- Es un concepto en el que prima la tranquilidad y la serenidad. Además, aquí tenemos bastantes servicios.

- ¿Y no cree que le falta nada?

- Quizá un poco de alegría. Echo en falta que haya más armonía en el pueblo, que la gente se tenga más cariño. No sé, la unión.

- ¿Tiene algún proyecto para mejorar el pueblo?
- Mi empeño es la coherencia. El día de la investidura la gente preguntaba sobre esto. Siempre he dicho que me conformo con mantener lo que tenemos, que no es poco. Mi compromiso es de honradez, entrega y buena voluntad con los vecinos.

- ¿Han hecho alguna obra reciente?
- Hemos inaugurado la farmacia. Estaba cerrada y consideramos que es un servicio básico.

- Pero algo tendrá en mente
- Tenemos pensado iluminar algunos puntos oscuros del pueblo. Además, mi empeño es que el pueblo esté limpio en todos los sentidos, también en el que corresponde al conflicto sobre la limpieza del entorno del río.

- ¿Qué problemas o necesidades tienen?
- Necesitamos que la gente que aplica normativas no sean robots, que sean personas y no asfixien al medio rural que necesita gente que comprenda nuestras necesidades. Si no llega el desánimo y nadie querrá formar parte del Ayuntamiento. Además, queremos mantener la Central Eléctrica, ya que es una concesión de la Confederación Hidrográfica del Ebro que vence en 8 años y según el contrato revierte al estado.

-¿Cuáles son los principales ingresos de Isaba?
- Es un pueblo que vive del sector servicios, pero principalmente del turismo. El covid-19 ha hecho que se mueva mucho el turismo rural, en ese sentido es algo positivo que deja.

- ¿Cómo se ha notado en el turismo?
- Hay más turismo que otros años. La gente no quiere estar hacinada en sus casas, busca espacios naturales y abiertos. Hay muchas personas de la Ribera de Navarra que están descubriendo su propia Comunidad Autónoma y eso es lo bonito.

El encanto natural de Isaba

EL ENCANTO DE UNA SALA DE CINE CON CASI UN SIGLO DE HISTORIA

 

 

El cine de Isaba, desde que abrió sus puertas en 1930, no ha parado, albergando en cada sesión a 180 personas

La pequeña taquilla cerrada con dos puertas de madera y empapelada con antiguas carteleras transporta a una época en la que el cine era la atracción más importante. Son decenas los carteles que cuelgan de sus paredes y han sobrevivido al paso de los años. Entre ellos se encuentra una de 1956 o la original de Lo que el viento se llevó. Isaba fue pionera instalando un pequeño cine que cautivó el corazón de sus habitantes y, todavía hoy, sigue enamorando a todo el que se adentra en él. Podría decirse que forma parte de su ADN.

Fue en torno a 1930 cuando abrió sus puertas por primera vez , y todavía hoy es un espacio romántico lleno de encanto, que conserva la estructura de la reforma que se hizo en 1969: una sala principal y un palco de butacas en la parte de arriba.

En esa época Damián Gorria, el alguacil de Isaba, solía frecuentar el cine y, aunque ahora hay butacas, recuerda cómo “los chicos se sentaban en una parte de la sala y las chicas en la otra. Todos sobre bancos de madera”.

Además, en esa época el cine era del cura, así que los niños se escondían tras las cortinas de la salida de emergencia cuando eran películas para mayores de 14 años.

Entonces a Isaba llegaban los negativos de los estrenos en grandes cajas con las bobinas dentro del autobús que iba desde Pamplona. Pero, el cine esconde una ley no escrita: “Tú sabes dónde se sienta cada vecina del pueblo y, ojo, no le quites el sitio, eso era intocable”, recuerda Gorria entre risas.

Aunque ahora el cine está digitalizado, siguen conservando el antiguo cinematógrafo, las bobinas y negativos.

 

 

CLAVES


Alcalde: David Baines (Partido Independiente Seisa).

Habitantes: 400.

Población activa por gremios: 15 ganaderos (8.77%), 102 hostelería (59,65%), 2 forestal (1,17%), 42 servicios (24,56%), 8 construcción (4,68%), 2 profesionales (1,17%). Total de 171 personas forman parte de la población activa .

Escuela o Instituto: No posee ninguna de las dos. Los niños van desde los 2 años al colegio del Roncal.

Extensión: 150 km2.

Agricultura y ganadería: Actividad residual.

Servicios: Es un pueblo volcado en los servicios ya que posee dos temporadas fuertes a lo largo del año: Esquí en invierno y turismo de verano. Camping Municipal, Hotel, Refugio de Belagua.

Centro médico: Isaba cuenta con un centro médico en el que cuenta con el servicio de 1 médico y 1 enfermera que también se desplazan a la localidad de Ustárroz.

Otros servicios: Piscinas, ludoteca, jubiloteca, frontón, cine.

Presupuesto 2020: 650.000 €.

Fiestas patronales: 24-27 de julio en honor a Santiago.

 

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE