Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Pamplona

El Ayuntamiento de Pamplona se plantea prohibir la alimentación de los patos

El Ayuntamiento de Pamplona se plantea prohibir la alimentación de los patos por ser peligroso para su salud y los pamploneses lo comprenden

Una pareja de jóvenes observa a una familia de patos en el lago de Barañáin.
Una pareja de jóvenes observa a una familia de patos en el lago de Barañáin.
  • Laura Villanueva
Actualizada 23/05/2021 a las 06:00

Dar de comer a los patos en los lagos de Pamplona es una actividad con la que disfrutan muchos ciudadanos, sin embargo el Ayuntamiento se plantea prohibirla. Para prevenirlo quieren modificar el artículo 8 de la ordenanza municipal de Sanidad que permite alimentar a las aves que viven en el medio urbano en parques públicos, pero no en el centro de la ciudad y desde terrazas, balcones e inmuebles.

Los motivos principales, según explicó el concejal responsable del área de Salud, Fernando Villanueva, son la obturación del fondo de los lagos, la pérdida de calidad en el agua y los problemas alimenticios de los animales. “El pan supone un 60% de la dieta para estos animales y provoca deshidratación ya que dejan de comer otro tipo de alimentos de flora y fauna de su hábitat, indispensables para su desarrollo”, explicó el concejal apoyándose en un informe de los técnicos de Zoonosis, un servicio que depende del área de Salud.

Una modificación que, según los vecinos de Pamplona, es necesaria si mejora la vida de las aves. “Si han comprobado que resulta problemático darles de comer pues no lo haremos porque es importante conservar las especies. Es razonable, aunque ahora somos los padres los que tenemos que gestionar esto con los pequeños ya que les encanta”, explicaba Leticia Medina mientras paseaba con sus dos hijos, Paula y Lucas Hernández por el parque de Yamaguchi. Aunque, como explicó la pamplonesa, le resultará complicado. “A mis hijos les encanta venir aquí a darles de comer a los patos. Es más, todo el pan de casa es para los patos de Yamaguchi y ahora va a ser difícil hacerles ver que es perjudicial para los animales... Pero, es lo que hay”.

Con Leticia también coincidía Yolanda Blanco Muñoz, que paseando con su hija por Yamaguchi entendía que la modificación de la ordenanza tiene un fin lógico: mejorar la vida de las especies. “Si es mejor no echar comida habrá que evitarlo porque lo que nos gusta es venir a ver a los patos y no queremos perjudicarles. Nosotros no solemos venir por Yamaguchi, pero en Mendillorri sí y les solíamos echar gusanitos, pero si ahora vemos que es perjudicial para ellos no lo haremos”, contaba Yolanda. Aunque, no cree que se produzca obturación en el fondo de los lagos. “Entiendo que lo importante son los animales porque creo que para que se estanque un lago hay que arrojar mucha comida y no es el caso... Además, se comen todo...”, determinaba.

¿ES PERJUDICIAL?

La medida ha sorprendido a muchos pamploneses que desconocían que alimentar a las aves pudiera ser perjudicial para ellas. “No nos habíamos planteado nunca que fuera algo que pudiera suponer un problema para las aves y creo que es porque nunca hemos visto que sea una actividad masiva”, confesaba Laura Armendáriz. Además, la pamplonesa añadía no tener costumbre de alimentarlos. “Nunca venimos a darles nada, solo venimos a verlos porque a mis hijos, Leyre y Oihan, les encantan. Aunque, me ha sorprendido la medida porque nunca he visto a ningún responsable alimentando a los patos y creo que el problema sería si ya tienen una alimentación pautada y se les da comida de más”, argumentaba.

Su padre, Francisco Armendáriz, también confesaba tener la misma sensación que Laura. “No tenemos costumbre, venimos a verlos, pero tampoco he visto a nadie alimentándolos nunca. Aunque, para mí, estos animales no aportan mucho a la sociedad y son para que mis nietos los disfruten”, explicaba mientras jugaba con sus nietos Leyre y Oihan Ruiz.

Juan Llera Arteche también compartía el pensamiento de Laura y Francisco y admitía no saber si realmente la alimentación es perjudicial. “Lo desconozco, aunque nosotros solo solemos hacerlo con nuestra nieta pequeña y ella les echa trozos muy pequeños...”, contaba. Así lo confirmaba su mujer Dora Clemente que añadía que es solo una forma de que su nieta disfrute.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE