Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Pamplona

Una mujer permanece cinco horas junto a un peral en la Milagrosa para evitar su tala

Cinco horas permaneció ayer una mujer junto a un árbol en la Milagrosa para evitar su tala. La habilitación de un aparcamiento terminaría con un ejemplar, dice, “de los de toda la vida del barrio”

Silvia de la Gala Antón, junto al peral que se prevé retirar con las obras del aparcamiento del solar.
Silvia de la Gala Antón, junto al peral que se prevé retirar con las obras del aparcamiento del solar.
Actualizada 18/05/2021 a las 06:00

Diez y media de la mañana del lunes. Los operarios vallan los algo más de 6.500 m2 cuadrados de una parcela municipal en el barrio de la Milagrosa, llamada a convertirse en la solución a la pérdida de unas 200 plazas de aparcamiento por la peatonalización de las calles Manuel de Falla, Río Urrubi y Río Irati. Trabajos que cuentan con el beneplácito de los vecinos, que ven cómo el terreno entre Blas de la Serna y Río Ultzama se preparará para acoger 234 estacionamientos.

Pero la previsión de, en apariencia, una obra plácida gracias a ese respaldo vecinal se rompe cuando Silvia de la Gala Antón, una fotógrafa de 36 años que, si bien tiene su casa en el Casco Viejo, ha vivido toda la vida en la Milagrosa, pregunta si van a talar el peral de la esquina. “Me da pena que desaparezca cualquier árbol. Pero éste es como un emblema del barrio. De él muchos hemos comido peras. Y además, quedan muy pocos autóctonos en Pamplona , sólo a las orillas de los ríos”.

Cuando le dicen que, efectivamente, el árbol se corta, comienza su periplo de llamadas. “Primero al 010, al del Ciudadano, que no saben ni dónde mandarme. De ahí a Jardines, a Obras, a Urbanismo... y todos diciéndome que haga una instancia. ¿Para qué? No da tiempo. Así que he aviso a Policía Foral, que me recomienda ponerme en contacto con los municipales por ser un tema dentro de Pamplona”, narraba.

Silvia desvela a los agentes que va a hacer una sentada y ellos le contestan que entonces tendrán que llevársela detenida. Habían pasado ya dos horas cuando apareció el portavoz de la asociación ecologista Gurelur, Toño Munilla. “Me ha alertado un vecino y como nuestra sede está aquí mismo he venido en cuanto me he enterado”. Munilla llamó a su vez al Ayuntamiento. “Me han dicho que ya se lo iban a transmitir al concejal”.

Y el concejal es Fermín Alonso (NA+), responsable de Proyectos Estratégicos, Movilidad y Sostenibilidad. “Vamos a estudiar si es factible mantenerlo. Pero estamos hablando de un lugar que, nada más cruzar la acera, tiene un parque inmenso. Y estamos hablando de un lugar que los vecinos han reclamado como respuesta a la supresión de muchos aparcamientos por la peatonalización de sus calles. ¿Transplantarlo a otro lugar? Eso se hace con árboles singulares, que no es el caso, y lo cierto es que el índice de resultado es muy pequeño”.

Después de cinco horas, Silvia ponía fin a su protesta. “He cogido siete esquejes grandes y diez más pequeños por si acaso lo talan para que podamos plantar parte de él. Y si se queda, que le ponga una placa como a otros en Lezkairu. Se lo merece; conforma el paisaje propio de este barrio”.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE