Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Crematorio

Incertidumbre al recibir las cenizas de su madre

Al levantar la tapa de la urna entregada por el consistorio, el nombre correspondía a otra mujer, incinerada media hora antes

Ampliar Pamplona prevé licitar un nuevo horno crematorio para reducir las demoras
Imagen de crematorio de PamplonaJosé Carlos Cordovilla/archivo
Actualizado el 10/11/2022 a las 20:58
En ocasiones, la vida nos pone pruebas difíciles. Perder a un ser querido es una de esas situaciones en las que sacar fuerza interna, aprender a gestionar el dolor y seguir adelante forma parte de los pasos a seguir. Aunque no sea sencillo en absoluto. Por eso, cuando al duelo se añaden cargas extraordinarias, la tesitura termina por desbordarse. 
Es precisamente lo que le ha pasado a una familia de Pamplona. Según explican los afectados, que todavía no pueden creerse la experiencia que están atravesando, las dudas se han convertido en el pan de cada día. Fue este miércoles cuando los Grau-Irigoyen acudieron al crematorio municipal para recoger las cenizas de su madre, Antonina Irigoyen Aizpún, con intención de depositarlas en el columbario del cementerio. 
Fue a ir a dejar los restos en la lápida familiar cuando se dieron cuenta de que los nombres marcados en la funda y la urna que contenía las cenizas no coincidían. Es decir, que las dos etiquetas identificativas eran diferentes. "En la exterior ponía en nombre de mi madre, pero en la urna estaba impreso el de otra persona, que había sido incinerada media hora antes", explicaba, visiblemente dolida, Ana Grau, hija de la fallecida. 
Un cóctel de decepción, incertidumbre y desconcierto se adueñó del momento. La familia, que no sabía qué hacer, recurría al operario municipal, que tampoco entendía la situación. "Es muy duro", aseguraba una de las hijas. 
Para tratar de esclarecer lo ocurrido, el empleado cogió la urna y se dirigió a las oficinas del cementerio. "A los pocos minutos estaba de vuelta con la misma urna, asegurándonos que se había tratado de un error de impresión y que las cenizas eran las correctas", relatan los familiares, quienes, sin embargo, siguen albergando dudas sobre la certeza de sus afirmaciones. "¿Quién me dice a mí que verdaderamente son las cenizas de mi madre?", se cuestiona Ana Grau. 
Una duda que, sostiene, no puede volver a revivir cada vez que acuda al cementerio de Pamplona. "No puedo traerle flores a mis padres con esta sensación cada vez", indica. 
De ahí que la familia exija al Ayuntamiento de Pamplona un documento que acredite que las cenizas son las que deben ser. "No puede ser que un error de impresión, humano, suponga tanto dolor e incertidumbre", expresan. Y aunque ya se han puesto en contacto con el responsable del área de Sanidad del Ayuntamiento, Carlos Eguizábal, la incertidumbre no desaparece. 
Mientras esperan, la familia desea que situaciones como la suya no vuelvan a suceder en Pamplona. "Queremos conocer de qué manera se comprueba la trazabilidad, el trato de las cenizas de cada persona incinerada. Lo necesitamos por todo lo que perder a alguien significa", afirman, solicitando que el proceso del crematorio sea "especialmente escrupuloso". 
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora