Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Foro de Barrio

La Rochapea, preocupada ante futuros desbordamientos del Arga

El temor a unas riadas como las del pasado 10 de diciembre inquietan al barrio, que tendrá la primera comunidad energética de Pamplona

Ampliar Cerca de 70 vecinos de la Rochapea acudieron ayer al Foro de Barrio con el alcalde Enrique Maya
Cerca de 70 vecinos de la Rochapea acudieron ayer al Foro de Barrio con el alcalde Enrique Mayagarzaron
Publicado el 26/10/2022 a las 06:00
El barrio de la Rochapea, en la parte más baja de la ciudad, está íntimamente ligado al río que atraviesa y baña Pamplona: el Arga. El Foro de Barrio celebrado este martes en al Civivox Jus la Rocha evidenció la preocupación de los vecinos rochapeanos ante nuevos desbordamientos del cauce pamplonés, con el recuerdo, todavía fresco en la memoria, de las inundaciones del pasado 10 de diciembre del 2021, las mayores desde que se tienen registros. Un error en la predicción de la CHE elevó el caudal del río hasta los 508 m3 por segundo cuando el pronóstico era de 300 m3.
Aquellas riadas dejaron imágenes desoladoras, con el agua entrando no solo en aparcamientos sino también anegando viviendas y locales comerciales. Este martes, Enrique Maya recordó que el Ayuntamiento creó un grupo de trabajo interno tras aquellas inundaciones históricas y que se activó una partida de 500.000 euros en subvenciones para hacer frente a los efectos de la crecida, cuya principal víctima es la población del barrio de la Rochapea.
“También estamos trabajando con la Confederación Hidrográfica del Ebro para actualizar los estudios hidrológicos. Se pasó de 300 metros cúbicos por segundo a 500 en muy poco tiempo. Y no tuvimos la información precisa cuando se necesitaba”, recordó.
INFORMACIÓN ANTE INUNDACIONES
Una vecina de la Rochapea se quejó precisamente de la falta de información por parte de la policía municipal. Según su parecer, “con poco coste” se podrían haber minimizado muchos de los daños que se registraron en aquellas riadas. “Hubo un coche de la policía municipal que fue avisando por las principales calles afectadas, pero tendría que haber pasado por todas y se hubiesen evitado muchas pérdidas materiales”, sostuvo esta vecina. También se quejó de las obras de la Mancomunidad que dejaban las calles “como si estuvieras en Sarajevo”.
Entre el público congregado ayer en el salón de actos de Civivox Jus la Rocha, se encontraba Javier Elizondo, experto tecnológico en la rama de Agua según el Instituto de Cualificaciones Profesionales (Incual) del Ministerio de Educación, que ofreció una solución técnica para el colector C2 del paseo del Arga. “Las inundaciones del año pasado fueron por un descuido de la CHE. Hay que mirar más al cielo que al río. El río no llegó a las calles, pero estaban inundadas”, observó para atribuir es efecto más allá de las zonas más próximas al río por “las pluviales que van directamente al río”.
Otro vecino, Dani García, del colectivo Arga Bizirik, reivindicó la eliminación del azud de Santa Engracia, la presa que se quebró en 2017 y que NA+ convirtió en uno de los caballos de batalla en la legislatura del cuatripartito. Pese a que siempre ha reivindicado su rehabilitación, la presa sigue rota. Y según el miembro de Arga Bizirik, “los daños por inundación son mayores con la presa que sin ella”. Maya rebatió la tesis de este colectivo y aseguró que se está trabajando para su recuperación desde el “valor patrimonial” de esta presa del siglo XIII.
El Foro contó con la participación de Carmen Alba (NA+), concejala de barrio de la Rochapea, y con la participación de Javier Zardoya, responsable de la agencia energética del Ayuntamiento de Pamplona, quien hizo una presentación de los proyectos previstos en la Rochapea en torno a la energía solar. La comunidad energética prevista en el antiguo edificio de Matesa -ahora IWER-, una de las principales herramientas para lograr un barrio de energía positiva, capaz de generar suministro para todo el barrio.
Tras su intervención, la concejala Carmen Alba respondió a las preguntas y quejas que llegaron al Ayuntamiento por correo electrónico. Entre otras, la anchura de las plazas de aparcamiento, por debajo de 2,30 metros, el malestar de varios vecinos por el exceso de grafitis y pintadas en las fachadas, o el futuro derribo de varios edificios de Matesa que la concejala anunció para marzo del próximo año.

Otras inquietudes

Seguridad en el Grupo San Pedro. Una vecina de la Rochapea se quejó de los problemas de seguridad que se están generando en las viviendas sociales -de propiedad municipal- del grupo San Pedro. “Se forman guetos. Y hay peleas a cuchilladas o tiran la comida a la calle por la ventana. Tienen derecho a vivir como todo el mundo, pero que respeten a los demás”, pidió.

Las quejas de la Asociación de Comerciantes. Fermín Damborenea enumeró una larga lista de quejas de este colectivo que aglutina a 60 comercios del barrio. Desde el “abandono” tras las inundaciones, los fallos en la logística de artículos de la campaña de Navidad, el precio de la tarjeta de la zona azul para comerciantes (que bajará un 20% en 2023) o el tamaño de las plazas de la OTA.

Un nombre para la plaza. Otra comerciante pidió a Enrique Maya que se ponga nombre a la conocida popularmente como “plaza Roja”, dado que muchos clientes no pueden encontrarla al carecer de nomenclatura.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora